Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Maximiliana, el móvil español pensado para personas mayores

CC BY-SA 2.0 / Steven Lilley / Old & NewPersona mayor hablando por teléfono
Persona mayor hablando por teléfono  - Sputnik Mundo, 1920, 01.03.2021
Síguenos en
Jorge Terreu, estudiante de Erasmus en Francia, quería ver a su abuela Maximiliana. El ingeniero informático ideó un móvil que la anciana podía manejar sin ayuda. El invento ha comenzado a expandirse por España como solución al aislamiento que sufren miles de mayores.
Como hacen muchos estudiantes universitarios, Jorge Terreu decidió hace dos años embarcarse en la aventura del Eramus. Este joven aragonés optó por Francia, en concreto por Lyon. En el país vecino cursó tercero de Ingeniería Informática, grado que había comenzado en la Universidad de Zaragoza. Durante su estancia fuera de España, frecuentemente, hablaba con su familia. El avance de las telecomunicaciones ha permitido que las distancias se reduzcan. Ya no solo se escucha la voz, también se puede ver a la persona. Los casi 1.000 kilómetros que separan Zaragoza de Lyon se reducen a un par de tonos.
Una suerte para aquellos que abrazan las nuevas tecnologías. No tanto para aquellos que pelean con ellas. Aunque el número de personas de más de 65 años con móvil y conexión a Internet va in crescendo en España, todavía existen hogares a los que no llegan. En numerosas ocasiones, por incomprensión. Era el caso de Maximiliana, la abuela de Terreu. Su nieto quería hablar con ella, pero la mujer, de 86 años, no se manejaba con la telefonía móvil. "Se hacía mucho lío, incluso cuando tenía que tocar una única tecla. Busqué si había alguna herramienta que le facilitara utilizar este tipo de aparatos, pero no había nada", comenta el joven a Sputnik Mundo.
Un anciano (archivo) - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
España
"Nos hacía falta estar con alguien": al coronavirus en España se le suma la pandemia de la soledad
Las ganas de ver a su abuela hicieron que el ingeniero informático se pusiera a trastear con un smartphone. En tres meses, Terreu mandó a Zaragoza un dispositivo reprogramado para contestar automáticamente a las llamadas y videollamadas, pasados unos cinco segundos. Pero, no se quedó ahí. El entonces estudiante añadió más funciones al teléfono. Primero, un localizador para saber si su abuela se encontraba de paseo. Después, una alerta que indicaba cuanta batería le quedaba al aparato y si es necesario ponerlo a cargar. Además, le introdujo una funcionalidad mediante la cual el móvil leía en voz alta los mensajes que mandaba a Maximiliana. "Esto es útil si quieres decirle a alguien que se tiene que tomar un medicamento a una hora concreta", añade Terreu.

"El teléfono lo hace todo solo. No hay casi ni que tocarlo".

Jorge Terreu
Director de Maximiliana
Su invento fue acogido con agrado por su abuela. En su honor, el ingeniero bautizó a este sistema con el nombre de Maximiliana. Una creación que ayudaba a su receptora, pero que podía servir a más gente. Tanto para salvar la batalla existente entre algunos miembros de la tercera edad y la tecnología como para facilitar el cuidado de miles de ancianos.
Entonces, llegó la pandemia. Un escenario que Terreu aprovechó para comprobar si gustaba su obra. Para ello, donó cinco teléfonos con el sistema Maximiliana al Hospital Clínico de Zaragoza. En las habitaciones del centro sanitario se acumulaban los pacientes con COVID-19. Muchos de ellos, aislados. Las personas mayores que tuvieron los prototipos pudieron ver a sus familias a través de la pantalla. Mientras los facultativos combatían contra la enfermedad, Maximiliana repelía la soledad.

Presente y futuro de Maximiliana

El producto gustó en el hospital, pero también atrajo la atención de otro tipo de público. Un inversor apostó por el invento de Terreu y convirtió a Maximiliana en una empresa. La inyección económica situó a la iniciativa en una oficina de la plaza de San Francisco de la capital aragonesa. Además, permitió aumentar la plantilla. Ahora son seis personas las que trabajan en los móviles, tres contratados y tres en prácticas. Todos ellos veinteañeros. Al frente, Jorge Terreu, de tan solo 22 años. "Es un nombre un poco serio, pero sí, soy el director", dice entre risas el joven.
El equipo labora por mejorar y acercar este producto al público. Conseguir un móvil Maximiliana implica pagar una cuota mensual de 19,90 euros. El aparato no tiene que ser comprado, ya que los provee el gigante Xiaomi. "Utilizamos un modelo concreto de teléfono porque sino sería muy complicado. Funcionar con distintos sistemas y software cada vez, nos dificultaría mucho el trabajo", asegura Terreu. La tarifa de datos se puede contratar con Maximiliana, que cuenta con un acuerdo con la operadora Simyo, o de manera independiente. Eso sí, no hay permanencia y las funciones se pueden personalizar.
Los usuarios de los aparatos de la entidad zaragozana solo ven la interfaz de Maximiliana y no pueden salir de ahí. En esta, se pueden ver las caras de los contactos y solo con pulsar dos veces encima de una de ellas el teléfono comienza a llamar. Además, el propio dispositivo lanza una señal de socorro si se agita durante cinco segundos. "Aparece una cuenta atrás por si lo ha movido sin querer", puntualiza el director de la corporación. Es lo único que pueden hacer los ancianos. Al otro lado de la línea, los familiares pueden hacer llamadas y videollamadas a través de la web del sistema, donde también comprueban la batería o la localización del propietario del instrumento. En caso de apagarse, tiene programado un reinicio a las siete de la mañana.
Mientras, se continúa con el desarrollo del sistema. Por ejemplo, hace poco introdujeron un teclado para poder llamar directamente, sin utilizar la agenda de rostros. Además, entre las nuevas funcionalidades, los programadores de la empresa trabajan en un detector de caídas. Los propios sensores del móvil serán capaces de detectar variaciones en el giroscopio y en el acelerómetro. Con estas mediciones, podrán determinar si una persona se ha caído o no y por ende lanzar un mensaje de auxilio.
© Foto : Cortesía de MaximilianaInterfaz cliente
Interfaz cliente  - Sputnik Mundo, 1920, 01.03.2021
Interfaz cliente
Actualizaciones de las que goza inmediatamente cada usuario. Actualmente, 105 clientes, distribuidos por todo el país. Cifra que no para de subir. "Es cierto que durante la pandemia hemos notado un aumento. Podemos ayudar a muchas personas que están aisladas, como los ancianos de las residencias. Este servicio ayuda a que estén mucho mejor cuidados", asevera Terreu.
El coronavirus ha separado a las familias de manera irremediable. Distancia que la brecha digital no debe agrandar. "Maximiliana les da unas facilidades increíbles", concluye su creador. Simplicidad que protege a los más mayores no del veloz avance de la tecnología, sino de algo más peligroso. La soledad.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала