¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

La estafa de 'la hija ilegítima del rey Juan Carlos I y Franco'

© Foto : Guardia Civil de EspañaDinero incautado en la Operación Oportunidad 2020
Dinero incautado en la Operación Oportunidad 2020 - Sputnik Mundo, 1920, 20.02.2021
Síguenos en
Ana María Bea Jiménez es una estafadora profesional. Lleva más de 20 años en el negocio y centenares de víctimas de sus artimañas. Engaños que perpetra bajo identidades distintas, algunas de ellas, pintorescas. La Guardia Civil la ha arrestado una vez más.
Se la conoce como Mercedes de Lanas Chivite y Borbón. También como María Mercedes de Borbón Pina de Orleans Cirite. Una lista de apellidos que no coincide con lo que reza su DNI. En realidad, su nombre es Ana María Bea Jiménez. Nació hace 50 años en Tudela y padece una minusvalía física que le obliga a ir en silla de ruedas. Pero, jamás se presenta con su verdadera identidad
Ana María ha sido abogada, bróker, heredera de las bodegas Chivite y persona acaudalada. Incluso, hija ilegítima del rey emérito Juan Carlos I o nieta del dictador Francisco Franco. Personajes nacidos de una desbordante imaginación. Talento que, junto a una gran capacidad de convicción, empleaba para desplumar a familias de toda España. La Guardia Civil la detuvo en diciembre en Alicante, acusada de ser la líder de una estafa piramidal de más de cuatro millones de euros. En total, más de dos décadas dedicadas a la estafa y el engaño.
Comenzó con sus triquiñuelas en 1997, junto a su tío, Ángel Pina Chiviteu, un militar retirado y mutilado en la guerra. Ana María hacía creer a sus víctimas que pertenecía a una familia adinerada y sabía cómo invertir en Bolsa. Estos le entregaban dinero para adquirir supuestas acciones de distintas multinacionales, con la promesa de que la cifra dada se quintuplicaría en un mes. Con este método, la pareja estafó a decenas de vecinos de Tudela, Zaragoza, Corella y Cintruénigo.
En 1998 fue detenida y juzgada por sus actos. Tenía 27 años cuando ingresó en prisión por primera vez. Al salir, en el año 2000, varios ciudadanos de Castro Urdiales (Cantabria), antiguos empleados suyos, la denunciaron porque no les pagaba y les debía 23 millones de pesetas. Una vez más, volvería a cumplir condena. Sin embargo, esto no detendría sus artimañas.

Operación Oportunidad 2020

Los siguientes años, Ana María se dedicó a recorrer España en búsqueda de nuevas víctimas. Pero, no iba sola. Junto a ella, un grupo criminal que operaba en Madrid, Barcelona, Tarragona y Alicante, pero también en países como la República Checa y Suecia. Una banda en la que ella estaba al frente, según la Guardia Civil.
La estafa se centraba en el sector inmobiliario. Los delincuentes buscaban en Internet propiedades que después ofrecían al 20% de su valor en el mercado. Los interesados debían formalizar la reserva lo antes posible, sin la posibilidad de tan siquiera poder visitar la finca o inmueble. Ana María era la persona encargaba de atraer a compradores. Para ello, se hacía pasar por una persona adinerada y mediante su discapacidad se ganaba la confianza de los futuros damnificados.
Un teléfono Android - Sputnik Mundo, 1920, 12.02.2021
Tecnología
Cómo los estafadores pueden aprovecharse de la "información básica" de tu teléfono
Captada la víctima, el grupo criminal reservaba la propiedad con la inmobiliaria o promotora que realmente la estaba publicitando. Así, garantizaban el dominio temporal del bien, mientras los estafados les abonaban la cantidad requerida. Hecho el pago, Ana María y el resto de implicados desaparecían. Para no ser localizados, todos utilizaban identidades falsas. Además, mediante un despacho de abogados de Guardamar del Segura, tapadera de la estafa, gestionaban sus actuaciones.
Trampa que funcionó hasta diciembre de 2020. La Guardia Civil de Alicante detuvo a 10 personas en el marco de la Operación Oportunidad 2020. Se practicaron ocho registros, en los que se han intervenido 60.000 euros, dos vehículos de alta gama, 50.000 euros en joyería y gran cantidad de aparatos tecnológicos. Además, se han bloqueado 10 cuentas bancarias empleados por la organización para blanquear el dinero obtenido.
Ana María entró provisionalmente en el centro penitenciario de Foncalent, en concreto al módulo de enfermería. Ha sido acusada de apropiación indebida, blanqueo de capitales, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. En prisión, cuenta con el apoyo de una interna asignada las 24 horas. Nada que ver con los 15 empleados que desempeñaban todo tipo de servicios personales para ella. Un ejemplo del elevado tren de vida que llevaba. Una existencia comparable a los personajes que ella misma encarnaba.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала