¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Estilo de vida
Lo más actual e interesante para tu salud, ocio y entretenimiento.

Guayasamín: potencia de la obra y el mensaje del pintor ecuatoriano

© Sputnik / Marco TeruggiObra de Oswaldo Guayasamín sobre Quito moderna
Obra de Oswaldo Guayasamín sobre Quito moderna - Sputnik Mundo, 1920, 20.02.2021
Síguenos en
Oswaldo Guayasamín fue uno de los pintores más importantes del siglo XX. Nacido en Quito, reconocido en el mundo, en la casa donde vivió funciona la Fundación que lleva su nombre: allí está parte de su obra artística, la Capilla del Hombre, el mensaje que construyó a lo largo de su vida, la historia del siglo XX.
La casa donde vivió Oswaldo Guayasamín está situada en lo alto de Quito. Desde allí se ve la ciudad, las montañas, el pino bajo el cual está enterrado junto a su amigo Jorge Enrique Adoum, y el techo de la Capilla del Hombre, la gran creación que el pintor ecuatoriano soñó, diseñó, pero no llegó a ver terminada.
© Sputnik / Marco TeruggiLa casa de Guayasmín, ahora Fundación
La casa de Guayasmín, ahora Fundación - Sputnik Mundo, 1920, 21.02.2021
La casa de Guayasmín, ahora Fundación
Entrar a la casa es abrir la puerta sobre su vida, la historia de Ecuador, de América Latina y del mundo. Las habitaciones tienen cuadros, esculturas, cerámicas antiguas, obras de pintores ecuatorianos como Rafael Troya, Juan Villafuerte, chilenos como Roberto Mata, cubanos, como René Portocarrero, españoles como Pablo Picasso, Francisco de Goya, o argentinos, como Antonio Berni.
"Son los cuadros con los que él quiso convivir", cuenta su hijo, Pablo Guayasamín, mientras enseña cada parte de la casa que fue terminada en 1976: la sala principal, el comedor, la habitación, el baño, el taller. "Lo mantenemos tal cual él vivió, con sus propias colchas, almohadas", dice, y muestra las camisas y pantalones con pintura que usaba su padre.
Por esa casa pasaron hombres y mujeres como Fidel Castro, líder de la revolución cubana, Rigoberta Menchú, premio nobel de la paz, guatemalteca, François Mitterrand, presidente francés, o Atahualpa Yupanqui, compositor y guitarrista argentino. Las fotos de Guayasamín lo muestran con algunas de las personas más importantes del siglo pasado: Mao Tse Tung, líder de la revolución china, Gabriel García Márquez, escritor colombiano, David Siqueiros, el pintor mexicano, o Salvador Allende, presidente de Chile.
© Sputnik / Marco TeruggiEl taller donde pintaba Guayasamín
El taller donde pintaba Guayasamín - Sputnik Mundo
1/2
El taller donde pintaba Guayasamín
© Sputnik / Marco TeruggiPablo Guayasamín, en la sala principal de la casa
Pablo Guayasamín, en la sala principal de la casa - Sputnik Mundo
2/2
Pablo Guayasamín, en la sala principal de la casa
1/2
El taller donde pintaba Guayasamín
2/2
Pablo Guayasamín, en la sala principal de la casa
La vida de Guayasamín, que nació en 1919 y murió en 1999 es un recorrido por el siglo XX, y su obra, la expresión del hombre y la mujer en ese siglo. "Yo soy un indio, carajo, yo soy un indio, me llamo Guayasamín, quiero pintar en esta Capilla del Hombre toda la tragedia que nosotros hemos tenido a través de nuestra vida y a través de nuestra historia", dijo.

Su obra

En la escuela "los chicos no querían jugar con el indio Guayasamín", contó Oswaldo Guayasamín en una entrevista. Su madre era mestiza, su padre indio, tractorista primero, taxista luego, y, finalmente, carpintero.
© Sputnik / Marco TeruggiObra de Oswaldo Guayasamín de la Edad de la Ira
Obra de Oswaldo Guayasamín de la Edad de la Ira - Sputnik Mundo, 1920, 20.02.2021
Obra de Oswaldo Guayasamín de la Edad de la Ira
Guayasamín, "de una familia muy humilde" estudió en dos escuelas "regentadas por sacerdotes", luego "se pasó a una escuela de artes de oficios, Bellas Artes, a los 18 termina su educación, a los 22 hace una exposición en Guayaquil", cuenta Pablo, el hijo del pintor que es parte de la Fundación Guayasamín que se ocupa de la casa, la Capilla y las obras.
La primera colección de Guayasamín llevó por nombre Huacayñam, que significa "camino del llanto" en quechua. Con esa obra, cuyas temáticas eran la opresión sobre el indio, el mestizo y el negro, ganó la bienal de San Pablo, de México y de Barcelona.
© Sputnik / Marco TeruggiObra en homenaje a Playa Girón
Obra en homenaje a Playa Girón - Sputnik Mundo, 1920, 21.02.2021
Obra en homenaje a Playa Girón
Su segunda colección se tituló La edad de la ira, compuesta por cerca de 200 cuadros. Allí el pintor desarrolló una obra sobre el siglo XX, "el siglo más terrible que ha vivido la humanidad", como afirmó. Las obras muestran la tortura en Cuba bajo la dictadura de Fulgencio Batista, los rostros de quienes estuvieron en campos de concentración del nazismo en la segunda guerra mundial, retratos de dictadores, o una obra en homenaje a Allende, Víctor Jara, cantor chileno torturado y asesinado por la dictadura, y Pablo Neruda, poeta, exiliado.
Luego, Guayasamín trabajo sobre la época sobre la ternura, donde, explica Pablo, el pintor "retoma todos los colores de la paleta". Además de las colecciones, la obra del pintor ecuatoriano está compuesta por cuadros sobre Quito —la antigua ciudad y la que vivió—, retratos, como del guitarrista español Paco de Lucía, Castro, o la cantante argentina Mercedes Sosa, naturalezas muertas, autorretratos, u obras hechas especialmente para la Capilla del Hombre, destinadas a quedarse allí.

La capilla

"Lo que quería tener era un pedacito donde uno entrara a meditar, de dónde venimos, qué nos sucedió históricamente, y hacia dónde vamos, es un sitio de meditación sobre una realidad, no sobre dioses que no sabemos si existieron o no existieron, acá es una realidad que nos ha tocado vivir, que estamos viviendo, es un espacio de meditación con una llama eterna en defensa de los derechos humanos y la paz, eso es la Capilla", cuenta Pablo.

La obra arquitectónica comenzó a ser construida en 1996 y fue finalizada en el 2002. "Es un espacio único, un sitio donde se medita cuáles son nuestras raíces, marcando nuestras culturas, nuestros conflictos, nuestra lucha social".
La Capilla tiene una sola puerta y una sola entrada de luz, arriba y en el centro, a través de un pequeño domo. Allí, en búsqueda de la luz, están pintados hombres y mujeres con las manos tendidas, una representación de los mineros del cerro de Potosí, en Bolivia. La obra está incompleta, parte del trabajo que no logró ser terminado por Guayasamín quien, en los últimos años de su vida, comenzó a tener problemas de vista.
© Sputnik / Marco TeruggiLa Capilla del Hombre desde fuera
La Capilla del Hombre desde fuera - Sputnik Mundo, 1920, 21.02.2021
La Capilla del Hombre desde fuera
En la parte de debajo de la Capilla se encuentra la llama eterna, obras como Toro y cóndor, una pieza "para que no se mueva de ahí", explica Pablo. "Es como un templo donde no puedes sacar el altar para exhibirlo y luego volver a traerlo, por eso las obras sobre Potosí, Toro y el Cóndor, eso es inamovible, cómo te llevas un cuadro de 6 metros por 3 metros, son obras definitivas para estar ahí".
Eso, entre otras cosas, diferencia la Capilla de otras obras del pintor que, en sus primeros años, no era reconocido en su país. "En un principio los ecuatorianos no compraban la obra de Guayasamín porque era una obra hecha por un indio y no le daban el valor, y cuando se lo dieron era porque había una crítica de afuera, y era darse una categoría de gente semi-intelectual, para decir ‘yo sí tengo un Guayasamín en mi pared’, pero no porque sentían su mensaje".
© Sputnik / Marco TeruggiObra sobre las manos, en la Capilla
Obra sobre las manos, en la Capilla - Sputnik Mundo
1/4
Obra sobre las manos, en la Capilla
© Sputnik / Marco TerugiFragmento de la obra sobre las manos, en la Capilla
Fragmento de la obra sobre las manos, en la Capilla - Sputnik Mundo
2/4
Fragmento de la obra sobre las manos, en la Capilla
© Sputnik / Marco TeruggiObra sobre Potosí en el interior de la Capilla
Obra sobre Potosí en el interior de la Capilla - Sputnik Mundo
3/4
Obra sobre Potosí en el interior de la Capilla
© Sputnik / Marco TeruggiObra Toro y Condór en la Capilla
Obra Toro y Condór en la Capilla - Sputnik Mundo
4/4
Obra Toro y Condór en la Capilla
1/4
Obra sobre las manos, en la Capilla
2/4
Fragmento de la obra sobre las manos, en la Capilla
3/4
Obra sobre Potosí en el interior de la Capilla
4/4
Obra Toro y Condór en la Capilla
La obra pasó así de estar fuera del país a ser adquirida únicamente por quienes tenían recursos elevados. Fue ante esa situación que Guayasamín "decide donar más de 200 obras a la Fundación para que estén permanentemente en exhibición", y, luego, crear la Capilla.

El mensaje

"Lo que nos interesa como Fundación es que su mensaje, su humanismo, se divulgue", explica Pablo Guayasamín. "Lo que ganó en su vida trabajando día a día, 8 o 10 horas diarias, está aquí, al servicio de la humanidad, de su pueblo, del pueblo latinoamericano, al servicio de la gente humilde de la tierra".

Lo que retrató Guayasamín son "los conflictos que todavía subsisten", afirma Pablo, como el caso del cuadro de la serie de las manos, expuesto en la Capilla, y que, en años anteriores estaba en el edificio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), situado en Quito, cerrado por el actual gobierno de Lenin Moreno.
"Hay esta gran contradicción entre las manos insaciables que quieren acaparar todo, que no tienen rostro, que son las multinacionales, y que son dedos regordetes y nos les importa mancharse de sangre, que produce la contradicción más grande que son las manos del mendigo, este hombre que no tiene nada y producto de estas contradicciones la meditación, el llanto, la ira, hasta terminar con la protesta, la esperanza".
© Sputnik / Marco TeruggiObra sobre Quito antigua
Obra sobre Quito antigua - Sputnik Mundo, 1920, 21.02.2021
Obra sobre Quito antigua
La Fundación mantiene así la casa, la Capilla, el mensaje de uno de los principales pintores del siglo XX de Ecuador, América Latina y el mundo. Pablo afirma que "el pueblo le tiene cariño, le respeta", porque, entre otras cosas, "el respeto era mutuo".
"Mi padre respetó y nos enseñó a respetar a toda la humanidad, él decía tan importante es el albañil que fabrica un adobe, construye una casa donde te guareces, o el zapatero que hace tus zapatos, todos son importantes para la vida de una comunidad y a todos hay que respetar. Fue una lección que dejó".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала