Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Reforman un bar en Sevilla y se topan tras los muros con un tesoro arqueológico del siglo XII

© Sputnik / Gonzalo WanchaOrnamentación clásica almohade
Ornamentación clásica almohade - Sputnik Mundo, 1920, 19.02.2021
Síguenos en
Un bar del centro de Sevilla acometía unas reformas cuando al derribar un muro descubrieron que dentro había un hamán de la dinastía Almohade. Los trabajos arqueológicos confirman que este hallazgo patrimonial es único por conservar todos sus muros pintados, siendo el único baño con ornamentación original de la península ibérica.
Durante años, miles de clientes del Bar Giralda, en el centro histórico y turístico de la capital de Andalucía, han tapeado y refrescado su sed en un museo enmascarado. Gracias a un picotazo en la pared, durante las obras de reforma del establecimiento, se han desvelado siglos de belleza oculta: un hamán almohade del siglo XII era el esqueleto de este populoso bar de la calle Mateos Gago, a solo unos metros de la Giralda.
© Sputnik / Gonzalo WanchaExteriores del bar en Calle Mateos Gago
Exteriores del bar en Calle Mateos Gago - Sputnik Mundo, 1920, 19.02.2021
Exteriores del bar en Calle Mateos Gago
Desde que la noticia salió a la luz los curiosos se asoman a la puerta del bar en obras. En el interior, una cuadrilla de albañiles se maneja con cautela, mucha más de la habitual, teniendo en cuenta que los techos y muros del bar contenían en su interior una joya del legado andalusí: se trata del único baño árabe que conserva su ornamentación y pinturas en los muros íntegramente en toda la península ibérica.
Sin embargo, el hecho de que el edificio hubiera sido remodelado en los años 20 del pasado siglo por el arquitecto de estilo regionalista Vicente Traver y hubieran ganado plantas de altura, hizo que la aparición de la primera lucera sorprendiera al equipo.
"Cuando topamos con una lucera me doy cuenta de que no puede ser otra cosa, de que estábamos en el interior de esos baños árabes que se presuponían, pero que nadie sabía dónde estaban" explica Álvaro Jiménez, el arqueólogo responsable de los trabajos que están sacando a la luz este insólito tesoro centenario.
© Sputnik / Gonzalo WanchaEl arqueólogo Álvaro Jiménez
El arqueólogo Álvaro Jiménez - Sputnik Mundo, 1920, 19.02.2021
El arqueólogo Álvaro Jiménez
El arqueólogo confiesa que sintió verdadera emoción, "no esperaba que fuera a estar aquí, que fuera a encontrar estos baños que casi eran una leyenda de la historia. Este descubrimiento es un verdadero regalo". Las reformas del edificio que encalaron y escayolaron los muros pintados de los baños son lo que ha permitido que la pintura se conserve a lo largo de los siglos.
Tras el momento Indiana Jones en el que un equipo de albañiles abre una brecha al pasado, los arquitectos se echaron a un lado para dar paso a los arqueólogos, "y ahora los arqueólogos dejaremos paso a los restauradores. El espacio está 100% pintado, hay otros baños mejor conservados, pero la ornamentación de este baño musulmán no tiene parangón en la península Ibérica". Las figuras geométricas en rojo sobre blanco cubren la totalidad de los muros que además cuentan con un zigzagueo en los arcos que representa el agua. Como toda la decoración andalusí, la pintura evoca la transición al paraíso.
© Sputnik / Gonzalo WanchaBóbeda de la sala templada, actual entrada al bar y luceras de la sala fría
Bóbeda de la sala templada, actual entrada al bar y luceras de la sala fría - Sputnik Mundo, 1920, 19.02.2021
Bóbeda de la sala templada, actual entrada al bar y luceras de la sala fría
El bar Giralda, un clásico del centro de Sevilla, ahora ve como su entrada y su barra de madera conviven con lo que durante siglos fue la sala templada del hamán, aupado por una cúpula octogonal y unas columnas del siglo XVII, reforzadas con vigas de AHV (Altos Hornos de Vizcaya, de 1928). Los muros del bar que tejen su historia alcanzó la era de los almohades. El salón del bar y los antiguos baños eran la sala fría de los baños, coronados por 5 hileras de luceras, "lo que nos da idea de que eran unos baños con más lujo, con más tiempo de trabajo y con unas calidades que hoy día son sustanciales" detalla Jiménez.

Un museo con salmorejo y aceitunas

Las obras del bar han cobrado la dimensión de obras de museo. En tiempo récord —pretenden abrir en unas 2 ó 3 semanas— sin afectar a los muros y recobrando el colorido original de Al Ándalus, "la verdad es que el presupuesto de la reforma se ha triplicado", suspira uno de los copropietarios del negocio, Antonio Castro. Por encima de todo, "ha sido una alegría inmensa, estamos enamorados de este nuevo carácter del espacio. Poder ofrecer nuestros servicios en un museo es algo que ni en mis mejores sueños habría esperado".
© Sputnik / Gonzalo WanchaEl copropietario Antonio Castro
El copropietario Antonio Castro - Sputnik Mundo, 1920, 19.02.2021
El copropietario Antonio Castro
Lo cierto es que el espacio, el continente, será más importante que el contenido. Difícilmente una oferta hostelera podrá superar siglos de historia y la belleza de la ornamentación almohade. "Esperamos no convertirnos en ese sitio en el que la gente pide un vaso de agua para hacer una foto e irse, el esfuerzo que hemos hecho precisa que el negocio vaya bien", confiesa Castro.
El hallazgo está en una calle recientemente peatonalizada del casco histórico de Sevilla, que condensa la Giralda y la Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias —Patrimonio de la Humanidad por la Unesco— "otra guinda más para el pastel" comenta un viandante mientras observa las obras. Otros se preguntan si el recuperado museo no debería ser patrimonio público y no permanecer en manos privadas. "Un museo está abierto menos horas que un bar, y creo que pocos espacios hay más públicos que un bar de Sevilla", responde Castro.
Sobre el valor patrimonial y su posible conversión en Bien de Interés Cultural, la Junta de Andalucía detalla a Sputnik que aún no se han contemplado esas vías, aunque estarán vigilantes del grado de conservación de los baños. "Por ahora, esto es un bar y seguirá siendo un bar, pero un bar museo", concluye Castro.

Un viaje al esplendor andalusí

"Es una gran noticia que nos ayuda a recuperar el valor de Al-Ándalus con un espacio único", explica el arqueólogo Fernando Amores, uno de los máximos expertos en la catalogación patrimonial de andalusí.
"Estos baños aportan además un valor específico porque pudieron ser diferentes a todos los demás", explica Amores, "la ornamentación es clásica almohade, pero mucho más densa, se crea una red que abraza toda la superficie, jugando con las estrellas que son las luceras creando un universo que nos envuelve".
Amores está acostumbrado a lidiar con tesoros patrimoniales que brotan de nuestro suelo tras siglos, como por ejemplo la mezquita de barrio y sinagoga de la iglesia de Santa María la Blanca, sino el único, uno de los pocos lugares de culto de la península que conserva restos evidentes de las tres religiones en la península Ibérica. "Todo esto nos enriquece y nos permite acceder a nuestro pasado".
Sobre los siglos en los que Sevilla fue capital del imperio bereber, primero en la dinastía Almorávide que fue derrocada posteriormente por la Almohade, está habiendo recientes polémicas por el revisionismo histórico.
© Sputnik / Gonzalo WanchaSala fría y acceso a la calle
Sala fría y acceso a la calle - Sputnik Mundo
1/3
Sala fría y acceso a la calle
© Sputnik / Gonzalo WanchaOrnamentación clásica almohade
Ornamentación clásica almohade - Sputnik Mundo
2/3
Ornamentación clásica almohade
© Sputnik / Gonzalo WanchaDiversas capas de los muros con las luceras en el fondo
Diversas capas de los muros con las luceras en el fondo - Sputnik Mundo
3/3
Diversas capas de los muros con las luceras en el fondo
1/3
Sala fría y acceso a la calle
2/3
Ornamentación clásica almohade
3/3
Diversas capas de los muros con las luceras en el fondo
Al-Ándalus acogió a las tres culturas, "pero no podemos olvidar que los Almohades, por ejemplo, fueron una minoría dirigente muy rigorista y radical", detalla Amores.
"La supuesta convivencia de las tres culturas idealizada de la que ahora se habla no existió, hubo expulsiones de judíos y cristianos. Esa reconstrucción del pasado es totalmente falsa".
Agradeciendo que los tiempos de calles sangrientas y persecuciones religiosas han desaparecido de la península, optemos por volver al pasado, pero con el parapeto de que, incluso en un baño árabe, podemos disfrutar de una cerveza. Resignémonos a los signos de nuestro tiempo.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала