Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Un astrofísico granadino extrae el sonido de los terremotos y los convierte en una canción

© Foto : Cortesía de Ciencia en el BarDaniel Guirado en trabajo de campo
Daniel Guirado en trabajo de campo - Sputnik Mundo, 1920, 09.02.2021
Síguenos en
La región de la Vega de Granada ha sufrido cientos de terremotos desde el 2 de diciembre. El enjambre sísmico ha sido instrumentalizado por un astrofísico y artista que ha transformado las ondas sísmicas en sonido, y el sonido en una canción. Su conclusión es que la tonalidad de Granada es el Sol sostenido mayor.
Desde el 2 de diciembre de 2020 Granada y localidades como Santa Fe o Atarfe conviven con cientos de terremotos, cerca de 500 en total. En concreto, según el Instituto Geográfico Español (IGN), entre el 6 de enero y el 4 de febrero, hubo 114. De ellos, destacan el del 23 de enero con magnitud máxima de 4,4, y la secuencia del 26, con una sucesión pasadas las 21h de 4,1, 4,2 y 4,4 que miles de granadinos tardarán en olvidar.
Los vecinos salían la madrugada del 26 al 27 de enero a las calles, a pesar del frío y del toque de queda, enfundados en sus batas y pijamas. La ciudad cayó, ante la reiteración de los temblores, presa del pánico. ¿Toda la ciudad? No, está claro que no. ¿Todo el mundo estaba alarmado? Eso sí, bueno, la mayoría.
Resulta que entre la muchedumbre hemos encontrado a una persona que, lejos de correr a cielo abierto o de refugiarse bajo la mesa con un casco, se detuvo ante las sacudidas de los muros y se dedicó a escuchar. "La madre tierra nos está cantando", se dijo, lo menos que un amante de la ciencia y la música podía hacer, es escucharla, y eso hizo.
Daniel Guirado es astrofísico y, claro, lleva una bata blanca. Pero en la mano no suele portar probetas ni telescopios, sino una caña de cerveza. Este doctor en astrofísica por la Universidad de Granada y miembro del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), es también músico en la banda Pájaro Jack y performer científico-humorístico con el espectáculo Ciencia en el bar. A tenor de los últimos movimientos en Granada, ha conseguido instrumentalizar los terremotos para llegar a una conclusión: "Granada suena en sol sostenido mayor".
"El terremoto contiene dos ondas, una de ellas literalmente es una onda de sonido muy grave que apenas percibimos. Ese sonido es lo que precede al temblor de los muros, por eso los animales se alarman con antelación", explica a Sputnik Dani.
Obteniendo los datos sísmicos del IGN, Guirado monitorizó la frecuencia de los sismos granadinos, los terremotos suenan entre 1 y 20 Hertzios, algo casi inaudible, "por ello, subimos 7 octavas la onda para conseguir que sonara de una manera agradable para el oído, así que hemos conseguido que el terremoto suene en una melodía".
Además, Guirado se ha valido de los sismogramas que miden intensidad y duración de los terremotos de la Universidad de Granada para determinar la nota musical, la duración y el volumen, "de esa manera conseguimos sacar la canción que nos estaba cantando la madre tierra". Y así suena…
La melodía que emana de Granada, sacudida por sismos, tiene además un tono dominante, "lo más increíble ha sido descubrir que la tierra de Granada tiene, al igual que cualquier caja de resonancia de una guitarra o un piano, un tono predominante. En este caso, al suelo de Granada le gusta silbar en sol sostenido mayor ".
La melodía cuenta con un añadido más terrenal, que viene del flamenco, no de los movimientos telúricos. La voz de la cantante María Terremoto, cantándole a su padre Fernando, casualmente, en la misma nota de Granada, Sol sostenido mayor.

Una canción para bailar con los terremotos

Daniel se marca un Lennon–McCartney con los terremotos granadinos. Nos cuenta que está saturado del tema de conversación que este inicio de año sacude a toda la ciudad, constreñida por cientos de temblores y numerosos desperfectos en el tejido urbano.
Para gran parte de la población, este enjambre sísmico —como lo define el IGN— es una tortura. Muchos vecinos han dormido en la calle por miedo a quedar sepultados bajo sus techos, a pesar de que los sismólogos han advertido en todo momento que una gran catástrofe es improbable.
Ante ese clima de miedo emocional e irracional, Guirado, como científico, propone un guiño de diversión con esta canción a pachas con el terremoto.
"Así dejamos de hablar de lo peligroso que es esto, dejamos el miedo a un lado y tratamos de que la gente abra los oídos para aprender sobre terremotos, ondas y la física del sonido".
Con tono de científico canalla, Daniel trata de ayudar a Granada. "El miedo se adueña de la gente por culpa del desconocimiento y si estás asustado es difícil escuchar y aprender con ese miedo es irracional. Por eso no usamos la pura información científica, sino que usamos el arte, la música y el humor, para enganchar al espectador".
© Foto : Cortesía de Ciencia en el BarDaniel Guirado
Daniel Guirado - Sputnik Mundo, 1920, 11.02.2021

Esto no es una clase de ciencia

La difusión científica informal es el alma del espectáculo de Guirado, Ciencia en el Bar. Eso sí, aclara que en este show "si aprendes algo es por casualidad, de lo que se trata es de tener una excusa para que nos paguen los viajes y la cerveza".
Ante este ejercicio de pragmatismo extremo, nos recuerda que, en el fondo, la ciencia siempre ha evolucionado así, "la ciencia no sirve para nada, no es utilitaria, no tiene un fin, es solo un juego de curiosidad con el que vas descubriendo cosas", reflexiona Guirado mientras se abre una cerveza.

El latido planetario

En cualquier caso, el trabajo de Guirado y del trío Ciencia en el Bar es refrescante, entre tanta pandemia y sismógrafo. Exprimir los movimientos telúricos, que en el caso de Granada  son a baja escala, nos ofrece una melodía hipnótica.
"Por suerte, por la multifragmentación de la placa tectónica sobre la que yace nuestra región, estos terremotos son los impactos de un combate de hormigas. Si viviéramos entre dos grandes placas tectónicas, tipo King Kong y Godzilla colisionando, el desastre sería brutal". En ese caso, la música que emana del planeta sería heavy metal o wagneriana.
On Saturday I was filmed playing seismic percussion as part of a documentary about the 50th anniversary of the man landing on the moon. The seismic activity of the Earth is represented by… https://t.co/4Etv5Q2Jmm
Публикация от Moon Ribas (@moonribas)
Pero Guirado no es el único artista o científico que ha querido compartir los que nos susurra el planeta entre sacudidas sísmicas. Moon Ribas es una artista–ciborg que, desde hace años, ha dejado de valerse de la tecnología como herramienta para incorporarla a su propio cuerpo mediante la implantación de sismógrafos. Sus performances y danza, son una traducción más amable y artística de los terremotos de todo el planeta. Un planeta que, lo escuchemos o no, no deja de emitir señales.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала