Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

Ekonoke, la iniciativa madrileña que permite cosechar "lechugas felices" en el hogar y sin tierra

© Foto : Cortesía de EkonokeAna y su prima Inés decidieron crear su startup Ekonoke hace cinco años y permitir a las personas cosechar su propio huerto en casa
Ana y su prima Inés decidieron crear su startup Ekonoke hace cinco años y permitir a las personas cosechar su propio huerto en casa - Sputnik Mundo, 1920, 04.02.2021
Síguenos en
Dos madrileñas impulsan un proyecto destinado a cosechar "lechugas felices" en cada hogar, gracias a mini huertas cultivadas de forma sostenible. Con su iniciativa, cualquier persona puede cosechar "sin conocimientos de agricultura ni apenas mantenimiento", asegura la CEO de Ekonoke Inés Sagrario.
Ana es agrónoma y su prima Inés, economista, y hace unos años ninguna de las dos se imaginaba que acabarían teniendo su propia empresa de agricultura. A pesar de que sus abuelos también cultivaban, terminaron vendiendo sus tierras para trasladarse a Madrid y que sus hijos pudieran estudiar en la universidad. "Siempre pensábamos que si nos vieran los abuelos trabajando en esto pensarían que estamos locas, porque para ellos no te podías ganar la vida con la agricultura", dice Sagrario en conversación con Sputnik.
Reolivar fabrica sus productos con hueso de aceituna - Sputnik Mundo, 1920, 12.07.2020
Internacional
¿Un plástico que no contamina? El revolucionario método español hecho con hueso de aceituna
Hace cinco años fundaron Ekonoke, una startup donde realizan cultivo de hortalizas de hoja y plantas aromáticas variadas en un entorno controlado de interior y luego lo venden a particulares. "La gente compra una bandeja donde hay hojas creciendo pero que ya están listas para cosechar. Es decir, si quieres hacer una ensalada, tan solo tendrás que cortar un par de hojas y el resto ya están intactas y listas para servir otro día. Tan solo hay que echarle unas gotitas de agua y puede durar entre 10 y 12 días", detalla Sagrario.
No es un huerto como el que todos conocemos: cultivan en una nave industrial rediseñada —de hecho, es un antiguo almacén donde se conservaban platós de televisión—, sin tierra, sin sol y con huertos verticales, como si se trataran de "estanterías de bibliotecas".  La atmósfera donde crecen las hortalizas está muy controlada, por lo que han denominado a sus lechugas como "lechugas felices".
"Hablamos de que son felices porque dentro de nuestra sala de cultivo tenemos las condiciones ideales para su crecimiento y realmente están como en una eterna primavera con las condiciones perfectas. No se estresan nunca: tienen la luz que necesitan, temperatura y humedad ideal y una fertilización orgánica que les permite crecer", detalla a Sputnik Inés Sagrario, CEO de Ekonoke.
Las cultivan a través de un sistema muy antiguo, tanto que dicen que en los jardines colgantes de Babilonia ya se usaba. Se trata de la hidroponía, que es la manera de cultivar sin el uso de tierra. En lugar de tierra, usan un sustrato inerte, residuo de otras actividades agrícolas, que es la fibra de coco, y un bio-fertilizante de economía circular, desarrollado por ellas mismas.
© Foto : Cortesía de EkonokeMinihuertas de Ekonoke
Minihuertas de Ekonoke - Sputnik Mundo, 1920, 11.02.2021
En la hidroponía se utiliza una décima parte del agua que se utilizaría en agricultura tradicional. De este modo, su depósito —que es del tamaño de una bañera— puede reutilizar el agua y regar hortalizas durante al menos tres semanas. "Es un circuito cerrado que se va reutilizando. Las raíces van absorbiendo lo que necesitan, y luego el agua vuelve al depósito y se vuelve a utilizar".

¿A qué sabe una 'lechuga feliz'?

Normalmente, las lechugas que se compran en cualquier supermercado se utilizan como base para las ensaladas. Siempre hay que añadirle más condimentos para que tenga algo de sabor. Eso en Ekonoke no pasa. Al vender sus hortalizas "vivas", su sabor es increíble. "En Ekonoke tienen un sabor hasta dulce, gracias a la mezcla de cinco variedades. A nivel de sabor y olor es muy distinto", describe Sagrario.
Tal y como declara la fundadora de Ekonoke, donde más se aprecia la diferencia de sabor es en la rúcula pues "tiene un sabor súper intenso con un amargor muy completo".
"La mayoría de clientes que prueban nuestra rúcula alucinan, porque estamos acostumbrados a probar una rúcula sin mucho sabor. Una rúcula recién cortada no necesita complementos", afirma Sagrario.
Asimismo, las bolsas de lechuga cortada que se compran en el mercado probablemente fueran cosechadas hace semanas. En ese periodo se pierde todo el sabor y los nutrientes. "Al final lo único que comes es fibra, pero lo demás ya no está", asegura Sagrario. Esto no ocurre solo con las lechugas, también con numerosas hortalizas. Según afirma la fundadora de la startup, en la agricultura tradicional se ha ido haciendo una selección de hortalizas para que aguanten muy bien cualquier tipo de plaga, que no tengan problemas de sequía, que sean más productivas y que sean más durables en el tiempo.
"Lo que no se ha favorecido es que sepa más o que tenga más nutrientes". Lo ideal es comerlo cuanto antes para conservar todos los nutrientes. En Ekonoke las sirven vivas. Los clientes se lo cocinan y cosechan en el momento. "Coges la mini huerta, coges las hojas y te las comes". 

"Nos miraban como marcianas"

Hace cinco años, Inés trabajaba en temas de consultoría y en un proyecto en Chile encontró el concepto de indoor farming (granjas de interior). En ese momento se dio cuenta que ese era el futuro. A partir de ahí se puso a hablar con su socia, su prima Ana, y la convenció para que dejara su trabajo y emprendieran juntas este proyecto.
Leticia Ramírez y Drone Domain - Sputnik Mundo, 1920, 28.11.2020
América Latina
"La agricultura es todo": cómo una mexicana busca cambiar el futuro del campo con drones
Durante el año pasado, ambas detectaron un creciente interés por este tipo de agricultura a raíz del confinamiento y la crisis sanitaria. "El COVID lo único que ha hecho ha sido acelerar las cosas", dice Inés. Para ellas, la concienciación hacia la importancia de alimentarse bien ya se queda instalado en la sociedad. "Cuando empezamos hace cinco años nos miraban como marcianas, pero poco a poco esto ha ido mejorando y desde entonces este tipo de consumo es algo que cada vez más se va demandando. No creo que vaya a cambiar".
Empezaron vendiendo a restaurantes de Madrid e instalando esos huertos verticales en establecimientos y mercados, pero al final resultaba caro para los particulares. Con la llegada de la pandemia, aprovecharon el crecimiento del consumo local y decidieron poner en marcha sus mini huertos para cultivar en los propios hogares, para que las personas pudieran hacerlo sin conocimientos de agricultura ni apenas mantenimiento. "Permitimos a la gente cosechar sus propios alimentos sin la frustración y el esfuerzo que requiere cultivarlos". Ahora, los consumidores principales son consumidores finales. Sus productos pueden comprarse a través de su web y de la plataforma Freshis.
© Foto : Cortesía de EkonokeEkonoke también vende micro greens, las primeras hojitas de la semilla
Ekonoke también vende micro greens, las primeras hojitas de la semilla - Sputnik Mundo, 1920, 11.02.2021
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала