¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Zona Violeta - Sputnik Mundo
Zona Violeta
Estilo de vida, tendencias, consejos para mejorar tu salud y eventos culturales en América Latina.

Los secretos de la vida de Ernest Hemingway en La Habana

Los secretos de la vida de Ernest Hemingway en La Habana
Síguenos en
En este informe, la corresponsal de Sputnik, Danay Galletti Hernández, cuenta cómo fueron los años del escritor y periodista estadounidense en Cuba y su legado en la isla. Desde que se instaló en el Hotel Ambos Mundos en 1928 hasta sus últimos años en la Finca Vigía, en las afueras de La Habana, actual Museo de Ernest Hemingway.
El escritor estadounidense Ernest Hemingway —ganador del Nobel de Literatura en 1954— vivió más de 30 años en Cuba y su huella sigue presente en La Habana. Tal es así que en la capital cubana existe una "Ruta Hemingway", es decir, un recorrido por todos los lugares que él frecuentaba.
Esta incluye sitios como la calle Obispo en La Habana Vieja, el Hotel Ambos Mundos —donde se alojó por más de 10 años desde que llegó a Cuba en 1928—, El Floridita y La Bodeguita del Medio, bares a los que solía ir a beber a menudo, y la Finca Vigía, mansión que compró en 1940 y actualmente está transformada en el Museo de Ernest Hemingway.
"Él empieza a venir a La Habana, con el pretexto de la pesca y se aloja siempre en el Hotel Ambos Mundos, en la habitación 511, donde hay una especie de museo con las cosas que se supone que él usó", contó el ensayista cubano Ciro Bianchi. 
La pesca en mar abierto era una gran pasión del escritor norteamericano que utilizaba su barco Pilar para navegar por los cayos del norte de la isla. Solía viajar a Cuba durante el invierno para escapar del frío de EEUU y aseguraba que el clima cubano y su actividad deportiva "lo vigorizaban física y mentalmente".
Zona Violeta - Sputnik Mundo, 1920, 08.01.2021
Zona Violeta
El Hotel Nacional de Cuba, un icono legendario del país
Hemingway frecuentaba el bar El Floridita dado que era amigo de su dueño, el coctelero catalán Constantino Ribalaigua, considerado "el padre de la cantina en Cuba" y "el rey del daiquiri". Él creó una variante de este trago, llamada Papa Doble o Papa Hemingway, con doble de ron y sin azúcar, a pedido del escritor.
La última etapa de su vida en Cuba la pasó en la mansión Finca Vigía, ubicada en las alturas del barrio San Francisco de Paula, a 15 kilómetros del centro de La Habana. Esta se encontraba en estado de abandono cuando Hemingway y su tercera esposa, Martha Gellhorn, la compraron en 1940.
"En Finca Vigía trabajó muchísimo: escribió Al otro lado del río y entre los árboles, París era una Fiesta y El Viejo y el Mar, que es su novela cubana. Fue un hombre que se entusiasmó con Cuba", comentó Bianchi.
Según el informe de Galletti Hernández, Hemingway se marchó de la isla en 1960, aunque "no pudo olvidar sus olores, sabores, rutinas y paisajes". Ese mismo año, hospitalizado en una clínica de EEUU, declaró a un periodista: "la gente de honor cree en la revolución cubana".
Esto y más en Zona Violeta.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала