¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

La crinolina no pasa de moda: el siglo XIX vuelve en pleno XXI

© Foto : Cortesía de Anacrónicos Recreación Histórica / Museo Cerralbo Mujeres vestidas con el estilo del siglo XIX
Mujeres vestidas con el estilo del siglo XIX - Sputnik Mundo
Síguenos en
Dos mujeres y un hombre lucen de época en pleno barrio de San Blas, en Madrid. A paso tranquilo, avanzan entre la nieve de Filomena, como recién llegados del siglo XIX. Su indumentaria contrasta con los altos edificios de ladrillo de los alrededores. Se trata de una recreación histórica.
Filomena dejó una estampa inolvidable de Madrid. La borrasca cubrió la capital con un grueso manto de nieve que hizo las delicias de los amantes de la fotografía. Miles de cámaras capturaron una ciudad teñida de blanco. Imágenes que rememoraron la nevada del 2009. Incluso, aquel temporal que colapsó la urbe en 1971, cuando se alcanzaron grosores similares a los del 2021. Algunas instantáneas viajaron mucho más atrás en el tiempo.
Las alegrías secretas de las jóvenes rusas, contadas por una de ellas - Sputnik Mundo
Internacional
Las alegrías secretas de las jóvenes rusas, contadas por una de ellas
Su paseo fue uno de los momentos de Filomena. Las redes sociales no tardaron en viralizar la escena, digna de una novela de Benito Pérez Galdós. Los tres protagonistas de la imagen eran Signora Camilleri, Lady Ayden Norwich y Monsieur Aubert de Maupassant. Forman parte de la comunidad Anacrónicos Recreación Histórica. Su caminata sobre la nieve fue una pequeña muestra de las costumbres de 1860. "Llamamos la atención. Solemos confundir, ya que piensan que vamos disfrazados. A veces, incluso piensan que salimos del rodaje de alguna serie o película. Siempre nos preguntan quiénes somos o qué hacemos", indica Eire Aniorte, administradora de la organización.
© Foto : Cortesía de Anacrónicos Recreación HistóricaMiembros de Anacrónicos Recreación Histórica en la nieve
Miembros de Anacrónicos Recreación Histórica en la nieve - Sputnik Mundo
Con 200 miembros de todas las edades, Anacrónicos se unió al mundo de la recreación histórica en 2010. Su objetivo es presentar el pasado de una manera distinta a la que lo hacen los manuales escolares y los profesores en las aulas. En concreto, el siglo XIX. "Pensamos que el siglo XIX ha sido muy edulcorado por las películas románticas. Queremos alejarnos de esa visión y divulgar las costumbres de una manera más fiel a la realidad. Era una deuda que teníamos con la historia", afirma Aniorte.
Un espía, imagen referencial - Sputnik Mundo
España
La historia del espía que preservó la isla del tesoro
En España, la recreación histórica no es un hecho aislado. Existen varias asociaciones que reproducen distintos momentos históricos. Desde la Roma Clásica hasta la Guerra Civil. También del siglo XIX, aunque todas relacionadas con el ámbito militar. El hueco de la representación civil fue ocupado por Anacrónicos. Son los encargados de mostrar la vida de la burguesía de la época. Lo hacen en sus reuniones propias, que suelen coincidir con fechas clave. Por ejemplo, en 2012, celebraron el bicentenario de la Constitución de 1812 en Cádiz, donde colaboraron con las instituciones. También han participado con organizaciones públicas como el Museo del Romanticismo, el Museo Cerralbo o el Museo Sorolla.
Eventos en los que exhiben moda de la época. La indumentaria depende del año en el que se sitúa la representación. No es lo mismo principios de siglo, en los que el estilo francés primaba por la influencia de Napoleón, que mediados, cuando apareció la figura de la reina Victoria del Reino Unido. Hay que tener en cuenta los detalles para hacer una aproximación fidedigna a la realidad.
"Tenemos qué ver que colores se utilizaban. El malva no apareció hasta finales de siglo. El negro se convirtió en señal de luto con la reina Victoria. Lo mismo con el blanco para las bodas, habitual desde que ella misma lució un vestido de ese color cuando se casó. Antes de esto, las novias llevaban el traje de los domingos. También nos fijamos en los complementos. Por ejemplo, si representamos un periodo en el que había crisis, no hace falta llevar joyas de oro y plata. Se permitía la bisutería", explica Aniorte.
Indumentaria que compran, pero que también confeccionan ellos mismos. La asociación organiza jornadas para confeccionar la vestimenta. Utilizan patrones de la época, que encuentran en el Museo del Traje o en los eventos recreacionistas de Bath, con los que cubren el estilo regencia inglés de Bath. Incluso, fabrican la ropa interior. No obstante, hay artículos que encargan. Es el caso del corsé, la crinolina o el polisón. Los hombres también acuden a sastres y modistos para los trajes.
Manifestación en Sevilla de LunarOff - Sputnik Mundo
Internacional
Un mundo sin lunares y volantes: la moda flamenca al borde la extinción
Prendas con las que dan vida a la alta y media burguesía del siglo XIX. Un estamento social en el que se notaban las modas, cosa que no sucedía en las clases bajas. Pero que tampoco los lleva a la ruina. "Para reproducir a la aristocracia hace falta mucho dinero y nosotros no vivimos de la recreación histórica", asegura la administradora del grupo. Y es que un vestido de época puede alcanzar los 2.600 euros.
Sin embargo, no se reduce solo a la vestimenta. "No queremos quedarnos solo en el halago al traje", remarca Aniorte. Más allá de las telas, existe un gran trabajo para reproducir las formalidades y los hábitos del siglo XIX. El uso de los cubiertos, los saludos, la manera de sentarse, el lenguaje o gestos como retirar la silla a una dama son parte de las representaciones. Sin olvidar la evolución a la que se ven sometidos con el paso del tiempo. "Hasta 1830, en España se trataba de vos, pero con la regencia de María Cristina comienza a usarse el usted. Y no es lo único. Los años también se notan en el comportamiento. Se puede observar cómo a medida que avanzas hacia 1900, las damas van ganando en independencia y dejan de ser meros ángeles del hogar. Tienen un papel más protagonista en la sociedad", puntualiza.
Los libros son su fuente documental para conocer las costumbres del momento. Charles Dickens o Benito Pérez Galdós son algunos de los citados. Intentan evitar la televisión. "Hay veces que viendo series nos quedamos horrorizados. Muchas no tienen rigor. Esperamos que la gente no se crea que las personas vivían así, porque es todo falsedad. Entiendo que se tomen licencias, pero, por dar atracción, cometen errores. Por ejemplo, para dar erotismo, a veces, hacen que la dama se ponga el corsé por encima de la piel. Eso no es cierto, ya que siempre se ponía sobre la ropa, porque le hacía daño", argumenta.
Profesor Matija Strlic oliendo un libro antiguo en el Archivo Nacional de Países Bajos - Sputnik Mundo
Ciencia
¿Cómo olía la batalla de Waterloo? Odeuropa resucitará los aromas perdidos de Europa
Información incorporada, luego hay que llevarla al siglo XXI. El recreacionista tiene que aprenderse la historia de su personaje y mantener las interacciones con el resto, según dicta la época. Identidad que no cambia, aunque se matiza. Si se representa 1815, puede haber participado en la Batalla de Waterloo. Si viajamos a 1880, la Guerra de los bóeres es su contienda. "Cuando uno se acostumbra, es como meterse en una máquina del tiempo. Te pones las enaguas, los pololos… y al mirarte al espejo sientes que estás como en el siglo XIX. La manera de moverse y comportarse sale natural", comenta Aniorte.
No quita que haya un pequeño proceso de aclimatación. Al final, vivimos en la era digital. Acostumbrarse a caminar con la luz de las velas únicamente, como hicieron en una reunión nocturna, no debe ser sencillo. Tampoco caminar con complementos como la crinolina o el polisón. "Hay que aprender a andar con la crinolina. Es diferente, porque es como llevar una mesa camilla. Agacharse y moverte con ella es extraño", ríe la administradora de Anacrónicos Recreación Histórica. "En cuanto al polisón, es como llevar un cojinete en la espalda. Te obliga a sentarte de lado, no recta. Pero bueno, era su modo de sentarse. Al final, la figura define la manera de moverte", comparte la recreacionista.
© Foto : Cortesía de Anacrónicos Recreación Histórica / Museo CerralboAnacrónicos Recreación Histórica en el Museo Cerralbo de Madrid
Anacrónicos Recreación Histórica en el Museo Cerralbo de Madrid - Sputnik Mundo
Más complicado que al siglo XIX es adaptarse al coronavirus. La pandemia ha obligado a cancelar las grandes recreaciones. Ahora, Anacrónicos tan solo realiza fotografías entre familiares o pocas personas, siempre guardando la distancia de seguridad. La mascarilla es obligatoria y solo se la quitan para posar ante el objetivo. Un artículo que no cuadra con los años que muestran. A menos que la escena se sitúe en un tiempo de enfermedad. Es más, no descartan representar la gripe española de 1918. Momento en el que el tapabocas también se convirtió en un elemento más de la época. Un pasado con sabor a presente.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала