¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Qué pasa
La incertidumbre se apodera del mundo cada vez más. En Sputnik tomamos distancia para poder explicarte lo que está sucediendo. Análisis y opiniones de voces autorizadas sobre los asuntos más relevantes a nivel global. 15 minutos, de lunes a sábados.

"Vuelve el viejo imperio estadounidense en forma de amenazas a otras potencias"

"Vuelve el viejo imperio estadounidense en forma de amenazas a otras potencias"
Síguenos en
Irse en paz y entrar en guerra. Dinámicas que diferencian al Partido Republicano de Donald Trump, del Partido Demócrata de los últimos tiempos, en su nueva incursión en la Casa Blanca. Así lo dejan ver el último discurso del exmandatario, contrastado con unas insinuaciones realizadas por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El que se fue

La retirada discursiva emprendida por Trump podría interpretarse como una síntesis de lo que intentó ser su mandato en política exterior respecto al papel belicista de EEUU: al asumir afirmó que su intención era retirar a su país de aventuras guerreristas que no beneficiaban a sus ciudadanos, y más bien centrarse en políticas que sí les favorecieran. No pudo hacer todo lo que pretendía, pero sí hasta donde el Estado profundo le permitió.
El presidente Donald Trump abraza la bandera de EEUU (archivo) - Sputnik Mundo
Internacional
Normalización en Oriente Medio y recuperación económica de EEUU: los logros de Trump
Tras un asalto al Capitolio donde una suerte de comparsa de todo pelaje irrumpió en uno de los edificios más seguros del mundo, donde se pudo ver desde las fuerzas del orden permitiéndolo, hasta la muerte de una veterana de la Fuerza Aérea, Trump decidió que la mejor manera de despedirse era con la pipa de la paz. "Esta semana inauguramos una nueva Administración y oramos por su éxito en mantener a EEUU seguro y próspero".
También quiso dejar asentado una realidad que rompe los ojos: fue el único presidente de las últimas décadas que en su primer mandato no inició un conflicto bélico, sino que trató de achicar la presencia de sus activos allá donde el fallido premio Nobel de la Paz Barack Obama, haya comenzado un conflicto nuevo.
Expresó que bajo su mandato EEUU se asomó al "amanecer de un nuevo Oriente Medio y estamos trayendo a nuestros soldados a casa". Añadió que su política "no se trataba de derecha o izquierda", de republicanos o demócratas, sino "del bien de una nación, toda la nación".
"Las palabras tienen un enorme valor simbólico", dice respecto al discurso de Trump el Dr. en Sociología Sergio Fernández Riquelme.
Añade que "paradójicamente se va un presidente al que todo el mundo ha catalogado de peligroso, de raro, de diferente, pero está volviendo el viejo imperio norteamericano. Donald Trump, con todos sus defectos, entendió el declinar del imperio norteamericano. Intentó volver a esas esencias egoístas y nacionalistas propia de la fundación norteamericana".
"Pero ahora, el Gobierno que entra, alabado con palabras de belleza, de prosperidad y de tolerancia, está demostrando a las primeras de cambio que ese viejo imperio norteamericano de infausto recuerdo, está volviendo en forma de amenaza a otras potencias de que, o cambian su forma entender el mundo, o se las verán con ellos", subraya el experto.

Los que llegaron

Mientras, desde el otro rincón del cuadrilátero, llegó la embestida del partido más guerrerista de los últimos tiempos en EEUU, el que abrió conflictos como los de Libia o Siria, o que expulsó a la mayor cantidad de inmigrantes, autor intelectual y material de las jaulas en las que comenzó a encerrar a los niños hijos de inmigrantes: el Partido Demócrata.
En otro alarde de rusofobia, hubo un tête-à-tête entre dos de los personajes más influyentes de esa facción. A esta altura, más que ser políticas de carrera, Nancy Pelosi –que es a su vez la presidenta de la Cámara de Representantes de la máxima potencia del mundo– y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, dejan ver una apariencia de comediantes de libreto flojo.
U.S. President Obama meets with President-elect Trump in the White House Oval Office in Washington - Sputnik Mundo
Del 'fake' 'Russiagate' al genuino 'Obamagate'
Como si fuera una conversación de chismorreos entre dos personas en pijamas y pantuflas llevado al podcast 'You and me both', Clinton manifestó que querría ver el teléfono de Trump para saber si el 6 de enero, día del asalto al Capitolio, había estado hablando con Putin, dando a entender que el mandatario ruso estaría detrás de los hechos.
Para no ser menos, Pelosi disparó: "Putin quiere socavar la democracia de EEUU", dando continuidad al mantra del 'Obamagate', la trama iniciada con métodos ilegales por Obama en el Despacho Oval días antes de dejar la presidencia en enero de 2016.
Y entonces vino la vejación a sus propios compatriotas que no comparten sus opiniones, pero remitiendo convenientemente al asalto al Capitolio. "Estas personas, sin que ellos lo sepan, son títeres de Putin. Estaban haciendo los negocios de Putin cuando [asaltaron el Capitolio]". Esta es la medida del Partido Demócrata.
El analista vuelve a enfatizar en que con la llegada de los demócratas al poder, vuelve el antiguo imperio estadounidense, y con él, los enemigos de toda la vida. "Rusia se va a convertir a partir de ahora, como lo fue la Unión Soviética en su momento, en el archienemigo favorito al que echarle todas las culpas cuando la economía norteamericana vaya mal, o si hay problemas en Europa o Asia Central, serán problemas también provocados por Rusia", ironiza el Dr. Sergio Fernández Riquelme.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала