¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Milán impone nuevas restricciones a los fumadores

Síguenos en
ROMA (Sputnik) — La ciudad de Milán da un nuevo paso en la lucha contra la nicotina y prohíbe fumar en algunos lugares públicos, como paradas de autobuses, parques o espacios deportivos y recreativos.
El 19 de enero entraron en vigor las restricciones contra el tabaquismo, votadas por el Consejo municipal de Milán el pasado 19 de noviembre. Las nuevas normas prohíben fumar en:
Los infractores corren el riesgo de incurrir en multas, cuyo monte varía de 40 a 240 euros. Sin embargo, los ciudadanos podrán encender el cigarrillo, si se encuentran a un mínimo de 10 metros de distancia de otras personas.
La decisión del Consejo Municipal de Milán constituye un paso importante hacia la prohibición total del tabaquismo en los espacios públicos de la ciudad que entrará en vigor el 1 de enero de 2025.

Tabaquismo en Italia

Respecto a los demás países de la UE, en Italia el consumo del tabaco es bastante moderado. Según un sondeo realizado por Eurobarometro en 2017, los países de la UE con la cuota más alta de fumadores eran Grecia con el 37%, Bulgaria y Francia (36% ambas), mientras la media en los entonces 28 miembros de la Unión Europea se situaba en el 26%. En Italia en 2016 los fumadores representaban el 24% de la población, tres años después disminuyeron hasta el 23,3%.
Humo de cigarro - Sputnik Mundo
Humo de cigarro ¿otra vía de contagio del COVID-19?
Las cantidades del tabaco consumido cada año en el país mediterráneo también demuestran una tendencia a la baja. Si en 2004 en Italia se vendieron casi 100 millones de cigarrillos, 15 años después esa cifra se redujo en más de un tercio. A pesar de que en el mismo período se produjo un fuerte aumento del consumo de tabaco picado y de cigarrillos electrónicos, eso no bastó para compensar la caída en el consumo de los cigarrillos tradicionales.
Sin embargo, Italia sigue pagando un precio demográfico muy alto por la adicción a la nicotina. Según los datos del Ministerio de Sanidad, en 2016 el tabaquismo causó más de 93.000 decesos, a saber, el 20,6% de todas las muertes entre los hombres y el 7,9% entre las mujeres. Se estima que el coste económico directo e indirecto del tabaquismo alcanza los 26.000 millones de euros al año, más de 1% del PIB del país.

COVID-19 y la nicotina

Las costumbres de los fumadores se vieron afectadas por la pandemia del coronavirus. Según los datos del Instituto Superior de Sanidad (ISS), durante el confinamiento primaveral la cuota de los fumadores respecto a la población total italiana pasó del 23,3 al 21,9%: se trata de una reducción equivalente a 630.000 personas.
Al mismo tiempo, la disminución se denota en primer lugar entre los fumadores de los cigarrillos tradicionales, en tanto que el número de los consumidores de los cigarrillos electrónicos y del tabaco calentado aumentó. También creció la media de los cigarrillos fumados al día, que pasó de 10,9 a 12,7.

Regulación del tabaquismo

Los inicios de la regulación del consumo del tabaco en Italia se remontan a 1934, cuando un decreto real (en los tiempos de Mussolini Italia todavía era una monarquía) prohibió la venta de tabaco a los menores de 16 años. La publicidad de cualquier tipo de cigarrillos desapareció en 1962.
Una plantación de tabaco - Sputnik Mundo
Ciencia
Cómo el tabaco ayudó a la ciencia a descubrir los virus
Hubo que esperar hasta 1975 para que los legisladores prestasen atención a la protección de la salud de los no fumadores y prohibiesen fumar en el transporte público, aulas de colegios, cines, salas de baile y pasillos de los hospitales.
En los años 90 se introdujeron normas contra el tabaquismo pasivo y en 2003 llegó la norma que transformó para siempre el consumo del tabaco en Italia: con la así llamada ley de Sirchia, por el nombre del ministro de salud de entonces, se hizo imposible fumar en todos los locales cerrados, incluidos bares y restaurantes.
A pesar de que las normas antitabaco molestan los fumadores, que se quejan de que no se respeten sus derechos, la acción legislativa tiene un evidente efecto positivo en el consumo de la nicotina. Según las estimaciones del Instituto Nacional de estadística, si entre 1993 y 2003 la cuota de los fumadores se reducía en un 0,7% al año, después de la introducción de la ley de Sirchia este ritmo casi se dobló, llegando al 1,3% anual en el período de 2003 a 2019.
Por lo tanto, la iniciativa de las autoridades milanesas se inscribe en una larga tendencia hacia el recrudecimiento de las normas antitabaco que ha demostrado su eficacia en las últimas décadas. Cabe esperar que las normas introducidas recientemente en Milán se extiendan a otras ciudades italianas.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала