¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Joe Biden llega a la Casa Blanca con Cuba entre sus temas pendientes

© AP Photo / Ramon EspinosaLas banderas de Cuba y EEUU (archivo)
Las banderas de Cuba y EEUU (archivo) - Sputnik Mundo
Síguenos en
LA HABANA (Sputnik) — Después de intensos debates, reclamos, ataques, acusaciones y demandas en su contra por parte de su antecesor, Donald Trump, el veterano político demócrata Joe Biden se convierte en el cuadragésimo sexto presidente de Estados Unidos y llega a la Casa Blanca con una abultada agenda, donde el tema Cuba está entre los pendientes.
Cuatro meses antes de consolidar su candidatura presidencial, en una entrevista concedida en abril de 2020 a la cadena estadounidense de radio y televisión CBS, el ahora presidente Biden adelantó que si llegaba a la Casa Blanca restablecería la política de compromiso con Cuba aplicada por el expresidente Barack Obama (2009-2017).
Para Biden —de acuerdo con esa entrevista con CBS— "comprometerse con Cuba no se trata solo de la isla, sino que también fortalece la mano de Estados Unidos en América Latina y el Caribe".
Las banderas de EEUU y Cuba (archivo) - Sputnik Mundo
Internacional
EEUU vs. Cuba después de Trump: una relación tóxica ¿para siempre?
Sobre el tema, Sputnik conversó con Roberto García Hernández, periodista y analista político cubano, experto en temas de Norteamérica, y ex funcionario diplomático en la Sección de Intereses de Cuba en Washington a fines de los años 90, quien reconoce que a partir de este 20 de enero Biden tendrá una tarea "muy complicada".
Respecto a Cuba —comenta García Hernández—, el nuevo mandatario estadounidense "hereda el retroceso que implantó el presidente Donald Trump en las relaciones bilaterales, de lo poco que se había avanzado tras el inicio del llamado 'deshielo' en la presidencia de Obama [a partir de diciembre de 2014], quien por lo menos se atrevió a restablecer las relaciones diplomáticas [después de medio siglo de ruptura] y pedirle abiertamente al Congreso que levantara el bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla, impuesto desde 1962".
"Recordemos que Trump adoptó casi 240 medidas unilaterales para arreciar el bloqueo, una cifra sin precedentes que denota la paranoia del gobernante republicano con Cuba", enfatizó.

Cuba sobre el tapete

Para el analista cubano, no hay que hacerse muchas ilusiones sobre lo que en realidad puede hacer o tiene voluntad de hacer Biden respecto a Cuba, aunque —aclaró— entre las primeras medidas puede tomar algunas disposiciones para levantar las restricciones a los viajes y las remesas, suspendidas por Trump.
"Puede además cometer el mismo error que cometieron en años anteriores otros mandatarios —advirtió García—, de tratar de condicionar algunas de sus medidas a supuestas acciones o gestos de Cuba en un marco de una supuesta 'reciprocidad', un mecanismo que no aplica al caso de la isla porque es Estados Unidos el país que impone las sanciones, mantiene el bloqueo, e intenta rendir por hambre al pueblo cubano".
Banderas de EEUU y Cuba - Sputnik Mundo
Internacional
Organización de cubanos en EEUU condena inclusión de Cuba en lista de países terroristas
"No hay por qué tener ningún tipo de gesto por el hecho de que Washington adopte una u otra decisión destinada a 'relajar' las tensiones con Cuba. Para llegar a una normalización de los nexos, las autoridades cubanas han reiterado en los últimos años que EEUU debe levantar el bloqueo económico, comercial y financiero, eliminar a Cuba de los listados unilaterales que la Casa Blanca ha establecido en los últimos años, en particular de la lista de países patrocinadores del terrorismo, o el intento desesperado por impedir el suministro de combustibles a la isla, incluso en momentos en que la pandemia del COVID-19 golpea a la isla".
En su opinión, García Hernández considera que una relación normal entre ambas naciones es de beneficio mutuo, no solo es algo positivo para Cuba, pero es un proceso que debe ser, como han reiterado sus autoridades, sobre la base de la soberanía y el respeto mutuo. "Así —apuntó— bajo ese principio se llevaron a cabo las negociaciones con la administración del presidente Barack Obama".

Ultraderecha al acecho

Para el analista cubano, el ala conservadora republicana, junto a los sectores más recalcitrantes de la emigración cubana en la ciudad estadounidense de Miami, tienen reservado un papel clave para hacer lo más difícil posible la concreción de los planes de la administración Biden respecto a Cuba.
Considera que harán resistencia ante una eventual decisión del nuevo Gobierno de restablecer los envíos de remesas, la apertura a los viajes desde las dos orillas, o el cese de la persecución financiera que mantiene Washington contra Cuba.
Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba y Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Archivo) - Sputnik Mundo
Economía
Cuba y Venezuela se unen contra el bloqueo económico
Otro detalle a no pasar por alto es la presencia de Bob Menéndez, de origen cubano, senador demócrata por New Jersey y quien asumirá como nuevo presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que —asegura— "ha sido un factor clave en la industria anticubana en EEUU y desde esa posición puede tener un nivel significativo de influencia para entorpecer y bloquear proyectos de acercamiento a Cuba".
García aclaró que Menéndez tendría que lidiar —probablemente— con un sentimiento mayoritario en el Senado estadounidense respecto a mantener una relación "civilizada" con Cuba, apoyada por muchos senadores que realmente están interesados en un mejoramiento de los nexos bilaterales, aunque rechacen el sistema político cubano.
A su vez —añadió el entrevistado— el ala más radical de la emigración cubana en EEUU mantendrá las presiones similares a las que siempre impuso al presidente de turno, con pretextos similares relacionados principalmente con los vínculos de Cuba con Venezuela, Irán y otras naciones, así como los asuntos relacionados con la política interna del país, ante las supuestas violaciones de los derechos humanos y los cuestionamientos al sistema político cubano.
"De alguna manera —subrayó— los asesores y miembros del gabinete de Biden, en particular los relacionados con la diplomacia y la seguridad nacional en general, se verán obligados a atemperar su lenguaje y las posibles medidas relacionadas con Cuba a esa dinámica impuesta por sectores radicales de la emigración y quienes los representan en el Congreso".

Expectativas inmediatas

"En primer lugar, siempre trato de ser realista, no podemos esperar que de la noche a la mañana una administración norteamericana se lance literalmente a tomar medidas, digamos "liberales" respecto a Cuba. Diría en primer lugar que por ejemplo, puede hacer poco en cuanto al levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde hace casi seis décadas contra la isla, cuya legislación principal está codificada por el Congreso", vaticinó García Hernández.
El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla - Sputnik Mundo
Internacional
El canciller cubano califica de fracaso políticas hostiles de EEUU contra la isla
Sin embargo, supone que el presidente Joe Biden tendrá un margen de maniobra para deshacer una parte al menos de las órdenes ejecutivas adoptadas por Trump respecto a Cuba en los últimos años, que no requieren autorización del Congreso.
"Por lo menos lo que sí se puede esperar que se detenga es la paranoia de sanciones que ha impuesto Trump en los últimos años y que en 2020, incluso en lo que va de 2021 ha roto todos los récords que en ese sentido tenían administraciones anteriores en los nexos con Cuba".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала