Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

Donald Trump y su legado de sanciones contra Cuba

Síguenos en
LA HABANA (Sputnik) — El mandato de Donald Trump como presidente de Estados Unidos llegó a su fin: cuatro años marcados por una intensa y agresiva agenda de política exterior donde Cuba estuvo siempre presente. El ahora expresidente aplicó más de 240 sanciones dirigidas infructuosamente a derrocar a la Revolución cubana.
"Yo creo que Cuba será uno de mis grandes triunfos", comentó en octubre pasado durante su campaña electoral para la reelección un Trump que suponía alcanzar sus propósitos. Al final del camino, el fracaso vino por partida doble al no conseguir mantener la silla presidencial cuatro años más, ni lograr doblegar al Gobierno cubano.
Con este resultado desfavorable, Trump se añade a la lista de 12 presidentes estadounidenses —desde 1959 hasta la fecha— que fracasaron en sus esfuerzos por desestabilizar a la sociedad cubana y conseguir un cambio de régimen.
Las banderas de EEUU y Cuba (archivo) - Sputnik Mundo
América Latina
EEUU vs. Cuba después de Trump: una relación tóxica ¿para siempre?
Su agresividad manifiesta contra Cuba se hizo notar muy pronto. Apenas tres meses después de instalarse en el poder en EEUU —en junio de 2017—, el republicano firmó un memorándum donde derogaba los acuerdos alcanzados con La Habana por su antecesor, Barack Obama (2009-2017).
Estos acuerdos incluyeron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba, después de casi medio siglo de tensa distancia, marcados por una agresividad política que amplió las diferencias y anuló casi todos los contactos entre ambos países.
Durante la administración Obama se alcanzó un relativo relajamiento en las relaciones bilaterales, se ampliaron las opciones comerciales, se alentaron las visitas, se promovió un intercambio cultural, se "suavizaron" algunas aristas del bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a Cuba desde 1962, e incluso, se produjo la primera visita en 88 años de un presidente de EEUU a La Habana, en marzo de 2016.
Todos estos logros y avances, fueron desechados de un plumazo por Trump, quien regresó a la vieja retórica de "acabar con la Cuba comunista", y, al decir de los cubanos, dio un "apretón de tuercas" para debilitar aún más a la pequeña isla caribeña.

El recurso de las sanciones

Durante su administración, y alentado por el ala más radical de la emigración cubana radicada en la ciudad de Miami, Trump la emprendió contra La Habana a base de prohibiciones, sanciones y regulaciones que estaban dirigidas a flagelar la endeble economía de la isla, incluso durante el período de la pandemia provocada por la enfermedad COVID-19.
Entre más de 240 sanciones aplicadas en poco más de tres años, destacan las restricciones aplicadas a aerolíneas de EEUU por proveer cobertura de seguro a envíos de mercancías hacia o desde Cuba, la reafirmación, año tras año, de las sanciones económicas bajo el marco legal establecido en la Ley de Comercio con el Enemigo, aprobada en 1917, y la creación de la Lista de Entidades Cubanas Restringidas, "lista negra" en la que hasta la fecha se incluyen más de 200 empresas cubanas.
Las banderas de Cuba y EEUU (archivo) - Sputnik Mundo
América Latina
Joe Biden llega a la Casa Blanca con Cuba entre sus temas pendientes
También suspendió los servicios consulares y la emisión de visas en la embajada de EEUU en La Habana, después de crear una crisis por supuestos "ataques sónicos" contra sus diplomáticos que hasta el momento no han podido demostrarse científicamente, y expulsó de Washington a un numeroso grupo de funcionarios de la sede diplomática cubana.
Otra de las medidas aplicadas por Trump contra Cuba fue la eliminación de los viajes educativos individuales "pueblo a pueblo" establecidos durante el Gobierno de Obama, la denegación de solicitudes de licencias para artículos de exportación en virtud de la Lista de Entidades Cubanas Restringidas, y las sanciones a bancos extranjeros por realizar operaciones financieras vinculadas a la isla.
A su vez, extendió el estado de "emergencia nacional" para regular el movimiento y el fondeo de las embarcaciones que, dentro de sus aguas territoriales, vayan a viajar o sean susceptibles de viajar a Cuba; aplicó reiteradas sanciones contra navieras y aseguradoras para evitar entrada de combustibles a la isla, y denegó las licencias para los viajes de cruceros, embarcaciones recreativas y aeronaves privadas.
También aplicó el título III de la Ley Helms-Burton, que abrió las puertas a las demandas judiciales por la confiscación y nacionalización de propiedades estadounidenses en Cuba en la década de 1960, canceló el acuerdo firmado entre las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) de EEUU y la Federación Cubana de este deporte, y restringió las opciones de que ciudadanos estadounidenses viajaran a la isla.
Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba y Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Archivo) - Sputnik Mundo
América Latina
Cuba y Venezuela se unen contra el bloqueo económico
Otras medidas aplicadas por la administración Trump fueron la suspensión de los envíos de remesas familiares, la aplicación de regulaciones para la administración de exportaciones y una política general de denegación de licencias para el arrendamiento de aeronaves a aerolíneas estatales cubanas, y el impedimento de reexportación a Cuba de artículos extranjeros que contengan más de un 10 % de componentes estadounidenses.
A eso se sumó la limitación de la exportación de bienes destinados a mejorar la infraestructura de telecomunicaciones, y la suspensión de la mayoría de los vuelos de aerolíneas estadounidenses desde EE.UU a Cuba.
No satisfecho con esto, Trump ordenó incluir a Cuba en un informe sobre la trata de personas, en una lista especial de vigilancia, en virtud de la Ley de Libertad Religiosa Internacional, en el listado de "adversarios extranjeros" involucrados en conductas adversas para la seguridad nacional de EEUU, creó la lista de alojamientos prohibidos en Cuba, y finalmente incluyó a la isla en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

Epílogo de un mandato

Estas son algunas de las 240 medidas aplicadas por Trump contra Cuba, según una cronología publicada por el periódico local Granma, y que evidencian el carácter agresivo del presidente saliente de EEUU en su "relación" con La Habana.
Ahora, la queda la tarea al mandatario entrante, Joe Biden, de restaurar estos daños, según sus promesas de campaña, de retornar a las políticas de Obama con Cuba, una tarea que sin dudas, será muy difícil.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала