Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Vacuna rusa, salvavidas para Bolivia en caos de pandemia y política

© Sputnik / Abzal Kaliev / Abrir banco de fotosLa vacuna rusa contra coronavirus Sputnik V
La vacuna rusa contra coronavirus Sputnik V - Sputnik Mundo
Síguenos en
LA PAZ (Sputnik) — Como salvavidas en un mar agitado por la pandemia y la política, las vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19 fue presentada el miércoles en Bolivia, para alivio del nuevo Gobierno socialista instalado hace menos de dos meses.
El presidente Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS), que llevaba semanas culpando a la pasada administración transitoria de Jeanine Áñez del atraso en la compra de alguna vacuna anti-covid, pudo por fin mostrar resultados de sus propias gestiones.
Vacunación contra el COVID-19 - Sputnik Mundo
América Latina
Todo sobre la vacunación contra COVID-19 en Bolivia: ¿cuál es el plan de Arce?
El gobernante anunció que hasta 5,2 millones de dosis de la vacuna rusa llegarán a Bolivia hasta mayo, en la primera adquisición directa hecha por La Paz para frenar la pandemia, al margen de provisiones del mecanismo mundial Covax y de otras fuentes para inmunizar este año a todos los bolivianos mayores de 18 años.
El acuerdo, confirmado de inmediato desde Moscú, fue concretado mientras el país mostraba los primeros indicios de un rebrote de la pandemia, con tres registros de más de 1.000 nuevos contagios diarios en la última semana.

Elección "obvia"

"La vacuna rusa, que la administración de Áñez no consideró prioritaria, está ganando la primera batalla por el pequeño mercado boliviano por tres obvias razones: afinidad política, factibilidad técnica y precio", dijo a Sputnik el politólogo Gonzalo Balcázar, docente de la Universidad de El Alto.
Apuntó que Arce restableció el carácter estratégico de las relaciones entre Bolivia y Rusia -que Áñez había puesto en la congeladora para aproximarse en cambio a Estados Unidos- logrando un acuerdo casi impensable en un mercado mundial en el que la oferta de vacunas está muy lejos de satisfacer la demanda.
TELESCOPIO - Sputnik Mundo
Radio
Los países ricos acaparan más de la mitad de las vacunas contra el COVID-19
La Sputnik V resulta ideal para el sistema sanitario boliviano, que está preparado para habilitar una cadena de frío de -18 grados Celsius que requiere el fármaco ruso pero no una de hasta -80 grados imprescindible para vacunas de otros proveedores.
Balcázar añadió que el precio unitario de 9,5 dólares ponía a la Sputnik V al alcance del presupuesto boliviano, pues era aproximadamente la cuarta parte de lo que cuestan otras vacunas que, además, no están disponibles en cantidad suficiente.
Otra vacuna de fácil transporte, la coproducida por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, costaría incluso menos que la Sputnik V pero su producción en masa aún está demorada, según fuentes sanitarias.
"El beneficio mayor del convenio con Rusia sobre las vacunas es para el Gobierno de Arce el poder mostrar un resultado concreto de gestión y un socio externo confiable, y a la vez criticar a la gestión anterior de Áñez", afirmó Balcázar.
Cuestionar a Áñez no es solo mirar al pasado reciente sino también al futuro inmediato, porque la expresidenta transitoria acaba de inscribirse como candidata a gobernadora de su departamento natal, Beni (noreste), en las elecciones regionales convocadas para marzo.

Cambio político

Respondiendo a críticas de Áñez por el rebrote de la pandemia y la falta de vacunas, Arce dijo que el pasado Gobierno transitorio había sembrado dificultades con su política de aislamiento internacional, en especial su cuasi ruptura con potencias diferentes a Estados Unidos.
"El Gobierno de facto anterior no mantenía relaciones con el Gobierno ruso, con el Gobierno chino ni con los gobiernos de Argentina y México", señaló Arce, para destacar que Bolivia pasó del último lugar a uno de los primeros entre los países latinoamericanos que aseguran la vacunación de su población.
Bandera de Bolivia - Sputnik Mundo
Internacional
El año de la fallida restauración oligárquica en Bolivia
Pero la vacuna rusa no llegaría a Bolivia "si no había decisión política del pueblo de cambiar el Gobierno de facto (Áñez) por uno democrático que tenga acceso a todas estas vacunas", insistió.
El ministro de Salud, Edgar Pozo, reforzó la denuncia al afirmar: "Si las gestiones (de compra de vacunas) hubieran comenzado en 2019, a estas alturas ya estaríamos vacunando".
Añadió, ante denuncias de la oposición conservadora que ponían en duda la calidad del medicamento ruso, que éste cumplía los estándares mundiales de calidad y seguridad y estaba certificado para personas de cualquier edad mayores de 18 años.
Y coincidiendo con Arce señaló que la vacunación anti-COVID en Bolivia, aunque de carácter universal y gratuito, será voluntaria para los ciudadanos.

No todo sería nuevo

En medio del festejo oficial, la exministra de Salud del Gobierno de Áñez, Eydi Roca, publicó este miércoles una declaración escrita en la que aseguró que había dejado gestiones avanzadas de compra de vacunas con los principales laboratorios del mundo, incluso chinos y rusos.
Roca mostró cartas de intenciones enviadas por el pasado Gobierno a esos laboratorios y explicó que los acuerdos formales de compraventa no fueron establecidos porque faltaba la certificación de las vacunas por parte de organismos internacionales.
Las vacunas más prometedoras contra el COVID-19 - Sputnik Mundo
Las vacunas anti-COVID por las que opta el mundo
"Se dejó dichas acciones para el Gobierno entrante (de Arce), con los informes respectivos(…) y se avanzaron las gestiones con el Banco Mundial y la CAF para garantizar el financiamiento de las vacunas", añadió Roca.
La misma expresidenta Áñez dijo vía Twitter que su Gobierno había logrado la incorporación de Bolivia al mecanismo global Covax de vacunas y reclamó que "el actual gobierno debe continuar y cuidar ese proceso", pero no mencionó gestiones con otros proveedores.
En réplica, la viceministra de Vigilancia Epidemiológica, María Reneé Castro, insistió en que las cartas de intenciones emitidas por el pasado Gobierno habían perdido vigencia, lo que puso a la nueva administración a "buscar vacunas a partir de cero desde noviembre"
"Lo estamos logrando en tiempo récord, en cantidad suficiente para una inmunización total", dijo.
La operación vacunas anti-COVID ha sido definida como de máxima prioridad por el Gobierno boliviano, añadió.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала