Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

Maradona en Cuba y los goles que lo salvaron

© AP Photo / AP PHOTODiego Armando Maradona y su tatuaje del Che Guevara
Diego Armando Maradona y su tatuaje del Che Guevara  - Sputnik Mundo
Síguenos en
En uno de los momentos más complicados de su vida, el ídolo argentino Diego Armando Maradona pasó casi cinco años viviendo en Cuba. Lejos del fútbol profesional, esa etapa en la isla incluyó aventuras, polémicas, vínculos políticos y una especial jornada deportiva que le sirvió para recordar los tiempos de gloria.

De los años en que Diego Armando Maradona vivió en Cuba se saben varias cosas: que por entonces su problema con las drogas era grave; que mantuvo varias relaciones amorosas que derivaron en al menos tres reclamos de paternidad; y que se ganó la profunda amistad del propio Fidel Castro.

Una anécdota menos conocida, sin embargo, es la del partido amistoso que jugó en La Habana y que, lejos ya del fútbol profesional, hizo revivir al camiseta 10 sus tiempos gloriosos del pasado. 

¿Cuándo vivió Maradona en Cuba?

A comienzos del año 2000, la vida de Maradona se encontraba en serio peligro. Por entonces, su consumo problemático de drogas lo había dejado en una delicada situación de salud por la que terminó internado y casi en coma en un hospital de Punta del Este, en el litoral de Uruguay. 

Tres semanas después del incidente, en el que Maradona casi muere, el futbolista viajó a Cuba con el fin de comenzar un programa de desintoxicación en la isla que, a priori, duraría seis meses, relata el portal de noticias ABC. Sin embargo, se quedó por casi cinco años.

Diego Armando Maradona y Fidel Castro - Sputnik Mundo
Maradona: 10 fotos del 10 de Argentina y su amistad con Fidel Castro
Fue durante ese período que Maradona y Castro, en aquel entonces presidente cubano (1976-2008), forjaron su amistad. Tal era la admiración que el futbolista terminó tatuándose al comandante en su pierna izquierda, y luego le sumó la figura del revolucionario Ernesto "Che" Guevara a uno de sus hombros. 

Mientras se rehabilitaba en un complejo turístico de salud, de régimen abierto, Maradona recibió una especial invitación en junio del 2000. En la cancha del Estadio Pedro Marrero, de La Habana, el crack argentino jugó un partido junto a otros compatriotas contra un equipo de corresponsales extranjeros en Cuba, recuerda uno de ellos, el costarricense José Meléndez, para El Universal de México.

¿Qué hizo Maradona en Cuba?

Maradona había llegado el 18 de enero a Cuba, casi sin poder hablar. Aunque al principio la orden era que no saliera de la clínica de rehabilitación, el futbolista desobedeció en varias oportunidades el mandato.

Era habitual que Maradona generara disturbios y terminara peleándose con la prensa —varios corresponsales del exterior habían viajado exclusivamente para seguir de cerca las andanzas de la polémica figura—. En una oportunidad, el futbolista llegó a golpear en la cara a un camarógrafo también argentino. El Gobierno de Cuba, para su seguridad, lo había dotado de un séquito de guardaespaldas, que lo acompañaban a donde fuera. 

Diego Maradona llegando al Hospital Psiquiátrico de La Habana, para internarse por el consumo abusivo de drogas, en el 2000 - Sputnik Mundo
La íntima historia de drogas entre Maradona y Eric Clapton
En ese entonces, no se hablaba de otra cosa, y el conflicto había adquirido importantes dimensiones, por lo que fue preciso pensar en una estrategia para reconciliar a la celebridad con los trabajadores de la prensa.

Fue por ello que a la Federación Cubana de Fútbol se le ocurrió realizar una singular jornada deportiva, hecha a la medida para Maradona. Cedieron, además, los uniformes de la Selección de Cuba para que ambos equipos pudieran jugar, con el blanco y rojo de letras negras para los periodistas, y azul y blanco de letras rojas para Maradona y sus amigos.

En la tarde del 11 de junio, finalmente, ambos equipos se enfrentaron. El resultado fue 6 a 1 a favor de los argentinos. Lo más importante, sin embargo, fue la reconciliación: Maradona comprendió en profundidad que quienes creía sus enemigos en realidad simplemente estaban haciendo su trabajo, evaluó Meléndez. En tanto, los corresponsales tuvieron la oportunidad de conocer desde un lugar distinto al argentino, desde el fútbol, pero en primera persona. 

Diego Maradona celebrando - Sputnik Mundo
América Latina
Maradona en 19 frases épicas
Pasados 15 días, los mismos equipos se juntaron para un nuevo partido, en el que Maradona hizo ganadores nuevamente a los argentinos. Según recuerda el costarricense, Maradona hizo entre dos y tres goles en la primera y en la segunda oportunidad. Cada uno de ellos, sin embargo, fueron gritados por la estrella deportiva como si se tratara de un campeonato mundial. 

"Insignificante en comparación con las jornadas épicas mundiales que demostró en canchas de América y Europa y compartió en otras partes del mundo, aquel irrumpió como un gol de oro de Argentina a uno de sus grandes adversarios del orbe y exhibió la sencillez de un ser humano que jamás tuvo límites para gozar de su única y real pasión infantil y juvenil: el fútbol", resumió el corresponsal.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала