¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Ciencia
Los hallazgos más importantes y logros más emocionantes en el campo de la ciencia.

Averías en la EEI: ¿Rusia piensa en su propia estación orbital?

© Foto : Public Domain / Nasa La Estación Espacial Internacional, foto archivo
La Estación Espacial Internacional, foto archivo - Sputnik Mundo
Síguenos en
MOSCÚ (Sputnik) — En los últimos años las averías en la Estación Espacial Internacional (EEI) han aumentado y cada vez aparecen nuevas, al extremo de plantearse una interrogante: ¿qué es más rentable: hacer una estación nueva o reparar la antigua?

Esto se les ocurrió a los expertos de la corporación de ingeniería espacial rusa RKK Energiya —fabricador de naves y cohetes y operador del segmento ruso en la EEI— cuyo vicedirector primero, Vladímir Soloviov, dio a conocer un pronóstico estremecedor: después de 2025 veremos "una avalancha de averías de numerosos elementos a bordo de la EEI".

Según comunicó Soloviov en su informe ante el Consejo de la Academia de Ciencias de Rusia, presentado el 25 de noviembre, los costes para el mantenimiento de la EEI podrían ascender para ese país euroasiático a 15.000 millones de rublos (198 millones de dólares según el cambio actual).

El robot ruso Fedor, el 'familiar' de la nueva creación de Rosatom - Sputnik Mundo
Los robots rusos y su futuro en el espacio
En este contexto, afirmó que "es necesario revisar los plazos de la próxima participación en el programa (que debe durar hasta 2025), y centrarse en la implementación de los programas de estaciones orbitales" nacionales, como la creación de su propia Estación de servicio orbital rusa (ROSS, por sus siglas rusas), que estaría formada por entre tres y siete módulos, y debería ser capaz de funcionar de forma autónoma.

Aunque no lo dijo directamente, podría parecer que lo que propuso Soloviov es abandonar la EEI en los próximos años. Pero él mismo negó esta interpretación de sus palabras al día siguiente.

"No se trata de terminar la labor de la EEI después de 2025, ni tampoco de terminar la cooperación. El informe en el Consejo de la Academia de Ciencias de Rusia tiene solo fines informativos y no es una propuesta para el futuro desarrollo de la EEI", dijo, citado por el canal de Telegram de la corporación espacial rusa Roscosmos.

Por su parte, el servicio de prensa de Roscomos subrayó en que todavía espera que RKK Energiya le presente un proyecto de una nueva estación orbital nacional, y en lo que respecta a la revisión de los plazos de la participación de Rusia en la EEI, comunicó que prevé comenzar consultas con la NASA al respecto "a inicios del año que viene".

En resumen, en este caso Roscosmos fue más cauteloso en sus declaraciones que RKK Energiya con "una avalancha de averías", pero lo cierto es que si repasamos las averías en la EEI de los últimos cinco años, resulta evidente que se van incrementado.

2015-2018: falsa alarma y agujero misterioso

El periodo de 2015 a 2018 no estuvo marcado por fallos graves en la EEI, aunque hubo algunos que ganaron bastante atención mediática.

Así, el 14 de enero de 2015 en el segmento estadounidense de la EEI se activó una alarma de emisión de amoniaco del sistema de refrigeración, lo que llevó a la tripulación de un módulo de habitad de Estados Unidos a evacuarse al sector ruso.

Un análisis exhaustivo confirmó la ausencia de amoniaco en el aire de la EEI, y tras pasar 10 horas con sus colegas rusos, los astronautas de la NASA volvieron a su módulo. Los expertos concluyeron entonces que fue una alarma falsa, activada tras un fallo informático producido en el sistema de refrigeración del módulo Node-2.

Un astronauta  estadounidense (imagen referencial) - Sputnik Mundo
¿Quieres ser astronauta? La NASA publica los nuevos requisitos para llegar a serlo
Luego la vida de los astronautas de la EEI se normalizó, y en los próximos tres años en general la estación funcionó con normalidad, sin contar unas averías insignificantes que se resolvieron muy pronto, como el fallo de uno de los ocho conmutadores del módulo estadounidense, mal funcionamiento del ensamblaje de remoción del dióxido de carbono en el módulo NODE-3, y un problema en uno de los ordenadores rusos que desapareció después de que lo reiniciaran.

Pero a finales de agosto llegaron unas noticias alarmantes desde el segmento ruso. Entonces se detectó una fuga de aire y la tripulación descubrió una microgrieta que se encontraba en el habitáculo de la nave Soyuz MS-09, acoplada a la estación desde junio. El mismo día los cosmonautas rusos sellaron la microgrieta con un kit especial que tienen para tales casos, y más tarde aplicaron otro parche encima.

La corporación Energiya descartó entonces que se trataba de un defecto de fabricación, y entonces Roscosmos se encargó de investigar el origen del agujero. Un año después de lo sucedido, la corporación espacial rusa afirmó que identificó al responsable de la microgrieta, pero lo mantendrá en secreto.

2019-2020: inodoros rotos, gases tóxicos y una fuga de aire

El año 2019 comenzó en la EEI con uno de los problemas más graves en la vida de los astronautas: en febrero de 2019 se estropeó el retrete en el módulo estadounidense de Tranquility, lo que provocó un vertido de 9,5 litros de agua. La tripulación consiguió detener la fuga y recoger el agua con toallas.

Los cosmonautas rusos Andréi Babkin y Oleg Artémev (imagen referencial) - Sputnik Mundo
'Homo cosmicus': cinco desafíos y curiosidades que nos ha traído la era espacial (vídeo)
En marzo en la atmósfera de la EEI se detectó un leve aumento del alcohol isopropílico, de seis miligramos por metro cúbico, y los sistemas de purificación del aire redujeron su concentración hasta dos miligramos por metro cúbico.

El 4 de agosto la nave no tripulada Soyuz MS-14 no pudo acoplarse al módulo Póisk del segmento ruso, por un fallo del sistema de acoplamiento Kurs o más concretamente, como se determinó más tarde, debido a un cable desconectado. El 27 de agosto los astronautas separaron la nave Soyuz MS-13 del módulo Zvezdá y lo acoplaron al módulo Póisk, mientras que al Zvezdá se enganchó la Soyuz MS-14.

En septiembre se detectó una pequeña fuga de aire en el segmento ruso, pero entonces no le dieron mucha importancia.

El 27 de noviembre volvió a presentarse el problema de inodoros, pero a una escala mayor: todos los inodoros de la EEI (de fabricación rusa) estuvieron fuera de servicio. El indicador del retrete en el segmento estadounidense mostraba una avería, mientras que el aparato del segmento ruso daba señales de que el depósito estaba repleto. Los astronautas se vieron obligados a usar dispositivos de recolección de orina almacenados en el módulo europeo Columbus.

© Foto : NASA blogs / Mark GarciaAverías en la EEI: ¿Rusia piensa en su propia estación orbital?
Averías en la EEI: ¿Rusia piensa en su propia estación orbital? - Sputnik Mundo
Averías en la EEI: ¿Rusia piensa en su propia estación orbital?

Tras varias horas de incomodidades, los astronautas lograron reparar los aparatos sanitarios. En diciembre el inodoro del sector estadounidense volvió a averiarse por un par de días, pero el aparato sanitario del segmento ruso funcionaba con normalidad, así que los astronautas de la NASA usaron el retrete de sus colegas rusos.

Estación Espacial Internacional (EEI) - Sputnik Mundo
La EEI, el proyecto que permitió dejar atrás las diferencias y cooperar
En abril de 2020 en el aire de la EEI se detectó benzol. Primero su concentración era de 65 microgramos por un metro cúbico, pero luego comenzó a aumentar. En mayo la corporación Roscosmos aseguró que la cantidad de benzol no superaba los niveles máximos permitidos y no presentaba peligro para la tripulación.

La NASA supuso, en junio, que el purificador de aire en el segmento estadounidense de la EEI podría ser fuente de benzol, pero en julio dos analizadores de gas Draeguer, trasladados a la plataforma orbital por el carguero Progress MS-15, no hallaron presencia de ese gas tóxico.

El 1 de julio dejó de funcionar un bloque de electricidad instalado fuera del módulo estadounidense de la EEI, pero éste pronto fue sustituido por el brazo robótico canadiense Canadarm.

En septiembre se determinó que la fuga de aire detectada en septiembre de 2019 se multiplicó por cinco: si hace un año la estación perdía 270 gramos de aire al día, en septiembre de 2020 la fuga se incrementó hasta 1.400 gramos diarios. Según establecieron los cosmonautas rusos, la pérdida de presión se debía a una grieta de 4,5 centímetros en el módulo Zvezdá.

Impresora 3D (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Ciencia
Rusia perfecciona la tecnología de impresión 3D, ¿qué significa eso para la industria aeroespacial?
Los astronautas rusos sellaron la fuga con plástico y cinta adhesiva a mediados de octubre, pero la presión continuaba cayendo. Además, en noviembre se descubrió otra rotura en la pared del módulo ruso Zvezdá, cerca de la grieta causante de la fuga de aire.

El 17 de noviembre colocaron un nuevo parche sobre el lugar de la grieta pero, como se informó el día 19, esto no ayudó a eliminar la fuga de aire.

En todo momento Roscosmos ha aseverado que esa fuga de aire no supone amenaza para la vida de los tripulantes de la EEI ni para el vuelo de la plataforma orbital.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала