¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Argentina llora la muerte de Maradona, un dios mundano convertido en leyenda

© REUTERS / Nacho DoceUna bandera de Argentina con el retrado de Maradona
Una bandera de Argentina con el retrado de Maradona - Sputnik Mundo
Síguenos en
BUENOS AIRES (Sputnik) — Era un dios mortal, con errores, como todos. Así es descrito Diego Armando Maradona por uno de los miles de argentinos que madrugó para despedir al exjugador en la Casa Rosada, la sede del Gobierno argentino. "Era humano, por eso se murió. Ahora pasa a ser un dios de verdad. Pasa a ser leyenda".

Heber Fuente Alba, que así define al exjugador, fue uno de los primeros ciudadanos en acercarse al centro de la capital argentina para despedirse del astro argentino, fallecido el 25 de noviembre a los 60 años de edad. Durante hora y media este argentino aguardó junto a su compañero Luis Zapata para desfilar apenas unos segundos frente al féretro que albergaba la capilla ardiente, instalada en el vestíbulo del palacio gubernamental.

"Los argentinos de chiquitos no queremos ser ni Súperman ni Batman ni nadie, queremos ser Maradona", afirma Heber en diálogo con Sputnik. Señala a su alrededor. "Esto no se ha visto en ninguna parte del mundo, esto es irrepetible, no vuelve a pasar con nadie. Es el más grande que dio el fútbol". Su compañero añade: "Es el más grande de todos los tiempos".

Diego Armando Maradona es venerado en Argentina no solo por haber alegrado a generaciones enteras con su técnica y con su inspiración. "Su personalidad era original, era de no guardarse nada, iba contra los poderosos, y eso lo hizo especial para la gente", describe Heber. "El pueblo vino porque era el abanderado de los humildes y defendía a los más afligidos".

Diego Maradona celebrando - Sputnik Mundo
América Latina
Maradona en 19 frases épicas
Fueron numerosas las familias que se acercaron con sus hijos para despedir a Maradona. Se aproximaban con sus Diegos, niños que se aferraban a la mano de sus progenitores.

También hubo quienes prefirieron dar su último adiós en solitario. Uno de ellos era Hugo, un vecino del barrio humilde de Villa Fiorito, en la provincia de Buenos Aires (este), donde nació y se crió Maradona. "Era un mágico con la pelota desde chico, un ser que no podía creerlo. Yo que jugaba con él lo miraba y ya era distinto", rememora en conversación con Sputnik.

Los vecinos de Villa Fiorito hoy reivindican su figura con orgullo porque el exjugador nunca renegó de sus orígenes. "Yo veía cuando el padre lo llevaba a practicar a él y a otro chico más. Era indiscutible", evoca Hugo. Enterarse de su fallecimiento en la víspera fue un golpe duro de digerir. "Pensé que era un chiste. Llamé a mi hija para preguntarle: 'Vos ves lo que estoy viendo yo' y me largué a llorar", confiesa antes de romper en sollozos. "Pensé que iba a ser eterno".

Generaciones marcadas

Con paciencia, bajo un sol que por la mañana todavía era clemente con la multitud, esperaba en la fila un joven llamado Christian Ángel Meneguetti. "Para mí Maradona es todo. Me trajo siempre alegrías", explica. "Viví momentos inolvidables con mi viejo, mi tío y mi abuela. Mi padre me contó de él cuando era joven y yo seguí su trayectoria. Luego tuve la suerte de ir a Italia y pude constatar el fanatismo del pueblo napolitano por Maradona. Lo aman igual que aquí, o más todavía".

Diego Maradona sosteniendo la Copa del Mundo en 1986, en el Estadio Azteca. - Sputnik Mundo
¿Era evitable la muerte de Maradona?
A un kilómetro de la Casa Rosada aguardaba envuelto en una bandera argentina con su crespón negro un hombre que había permanecido sin dormir toda la noche. Tras trabajar en el ferrocarril durante la madrugada, Carlos Camarra se trasladó desde la localidad de Florencio Varela, en el sur de la provincia de Buenos Aires, hasta el centro de la capital argentina.

Hoy recuerda cuando, siendo pequeño, presenció un partido de Argentinos Juniors, el club en el que debutó Maradona con 15 años. "Yo intentaba acceder con mi papá para verlo y Maradona se dio cuenta y pidió que me dejaran pasar. 'Ese niño tiene derecho a saludarme', dijo antes de besarlo en la mejilla. Camarra no puede evitar el llanto al recordar esta anécdota.

Quizás este argentino fue uno de los que al final no pudo ingresar a la capilla ardiente donde se encontraba el féretro con los restos de Maradona. La policía de Buenos Aires impediría poco después el ingreso del público hacia la Avenida de Mayo que desemboca en la Casa Rosada, a unos 700 metros de la casa de Gobierno.

Maradona: líder en todas las canchas
Los consiguientes disturbios, las balas de goma, los gases lacrimógenos y una multitud que consiguió derribar el cerco de seguridad en las inmediaciones de la sede del Ejecutivo precipitaron la suspensión del velatorio, por decisión de la familia de Maradona.

Desde ahora los restos del Diez descansan en el cementerio privado de Bella Vista, una localidad bonaerense a 58 kilómetros de la capital. Su recuerdo permanecerá en la retina y en el alma de millones de personas que fueron felices con el fútbol que exhibió y que elevó a la categoría de arte, de prodigio. Nada más puede empañar la memoria de un dios entre los mortales que se mostró como el más humano de todos.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала