Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

Chikatilo, el 'Destripador de Rostov' que aterrorizó a toda la URSS

© Sputnik / Vladimir Vyatkin / Abrir banco de fotosAndréi Chikatilo, asesino en serie y caníbal
Andréi Chikatilo, asesino en serie y caníbal  - Sputnik Mundo
Síguenos en
El 20 de noviembre de 1990, los agentes de un grupo de investigación detuvieron al asesino en serie y caníbal Andréi Chikatilo, quien durante muchos años infundió terror en toda la URSS. Las autoridades tardaron casi una década en atraparlo.

El Carnicero de Rostov, el Destripador Rojo y el Destripador de Rostov, como se le conocía, fue detenido como resultado de una operación especial a gran escala llamada Lesopolosa (Cortina Forestal, en ruso), bajo supervisión directa del Comité Central del Partido Comunista. La investigación reveló que el exprofesor de idioma ruso y literatura había estado involucrado en una serie de asesinatos, violaciones y abusó a una docenas de personas, la mayor parte de las cuales eran menores.

Una mujer triste (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Asesino serial habría matado a 20 mujeres en México
Finalmente, los fiscales llevaron al juzgado 222 volúmenes de la causa penal. A Andréi Chikatilo lo acusaron de ser el responsable de 53 asesinatos, aunque él confesó 55 y, según la acusación, podría estar involucrado en un total de 65 muertes violentas. Su juicio se celebró sin un fiscal del Estado, lo que fue un caso verdaderamente sin precedentes no solo en la historia de la Justicia soviética, sino en la de Rusia. 

Cómo logró evadir la justicia 

Toda esta historia no habría ocurrido si los agentes hubiesen logrado probar su culpa a tiempo, ya que Chikatilo fue detenido por primera vez el 14 de septiembre de 1984 por acosar a jóvenes en el transporte público. Ese año fue el más violento para el Carnicero de Rostov, mató a un total de 15 personas llevando su total de víctimas a 32. 

El pasillo de una cárcel - Sputnik Mundo
Infierno en la tierra: la cárcel de los criminales más peligrosos de Colombia
Aquel día la Policía halló en su maletín una toalla sucia, un cuchillo de cocina, un frasco de vaselina, un trozo de jabón y dos madejas de hilo. El sospechoso explicó que trabajaba de proveedor por ello llevaba consigo un kit tan extraño. Los agentes creyeron en su historia tras encontrar en su equipaje un carnet policial. 

Otra cosa que ayudó al antisocial fue el hecho que el análisis de sangre que le hicieron mostró un resultado incorrecto debido al contenido microbiano del material recolectado. Esta pista clave pudo descubrirse gracias al semen del asesino hallado en una de sus víctimas. 

Como resultado de estos hechos, Chikatilo fue puesto en libertad. Luego lo detuvieron de nuevo e incluso lo sentenciaron a un año de trabajo correccional por haber robado una batería.

Un expediente de tontos 

Su primer asesinato lo cometió en 1978, al asesinar a una niña de 9 años. Este crimen cayó en el olvido hasta 1990, año en el que el exprofesor se atribuyó la responsabilidad. De hecho, los cargos por este asesinato incialmente se le imputaron a Alexandr Kravchenko, quien posteriormente fue reconocido culpable, condenado a muerte y fusilado.

Juicio (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Condenan al 'Jack el Destripador' ruso a cadena perpetua por asesinar a 19 mujeres
No obstante, la investigación contra este maníaco no empezó hasta el 27 de junio de 1982, cuando la Policía de Rostov descubrió en un parque cerca del pueblo de Donskói el cadáver de una adolescente de 13 años. 

Posteriormente, se cometieron homicidios en distintas ciudades hasta el 28 de agosto de 1983, cuando en el mismo lugar donde se halló la primera víctima, se encontró el cadáver de un niño de 7 años. Dado que ambos casos se parecían, los investigadores locales no tardaron en darse cuenta de que se habían topado con un asesino en serie.

El 6 de septiembre de 1983, estas dos causas penales se unieron en una sola, bajo la orden del vicefiscal de la provincia de Rostov y se formó un grupo de investigación para atrapar al responsable. Al día siguiente, los agentes detuvieron a un sospechoso. Se trataba de Valeri Shaburov, de 20 años de edad, quien era paciente de un internado psiquiátrico y había sido diagnosticado con oligofrenia moderada.  

Un hombre vestido de Jack el Destripador - Sputnik Mundo
Descubren la tumba de Jack el Destripador (fotos)
Durante el interrogatorio, Shaburov confesó de inmediato que había violado y asesinado a un niño y a una niña, pero una vez que su expediente se presentó a los fiscales empezó a cambiar de testimonio.

Mientras tanto, los asesinatos continuaron. El 28 de octubre de 1983, en las afueras de la ciudad de Novoshájtinsk, fue encontrada una mujer asesinada.

La Policía también detuvo a Yuri Kalenik y otros sospechosos. Durante el chequeo de su testimonio en la escena del crimen, Kalenik reveló cómo atacaba y mataba, apuñalando a sus víctimas en los ojos y en el pecho. Es interesante que las confesiones de Kalenik pronunciadas en el interrogatorio se distinguían de sus declaraciones en las que aseguraba que se había difamado a sí mismo y a sus cómplices debido a la presión ejercida por sus compañeros de celda en la cárcel. 

El 11 de noviembre, Kalenik confesó su culpa de otros asesinatos. No obstante, los nuevos crímenes fueron revelados después de su arresto. Además, su muestra de sangre no coincidía con la del asesino.

Lugar de un asesinato (ilustración) - Sputnik Mundo
Lo peor de lo peor: estos son los cinco asesinos más sanguinarios de América Latina
En aquel entonces, todos los investigadores locales debían reportar inmediatamente a la Fiscalía General en Moscú sobre cada asesinato de un menor de edad para que las autoridades federales pudiesen controlar el curso de la investigación. Sin embargo, los responsables de Rostov informaban a sus colegas de la capital que ya estaba todo aclarado: los nuevos asesinatos fueron cometidos por los cómplices de Kalenik con el objetivo de inculparlo. 

De hecho, Kalenik era igual que otros sospechosos, quienes previamente habían recibido tratamientos psiquiátricos. Por ello, la investigación del expediente de Chikatilo realizada hasta 1985 había sido bautizada como un caso de tontos y hasta ahora se le sigue conociendo con este nombre despectivo.

Issa Kostoev, jefe adjunto del departamento de investigación de casos particularmente importantes de la Fiscalía General, fue el encargado de controlar la marcha de la investigación. Recuerda que el experto de la Fiscalía Vladímir Kazakov fue enviado desde Moscú a la provincia de Rostov para ayudar a las autoridades locales. 

Mijaíl Gorbachov, expresidente de la URSS - Sputnik Mundo
Una bala para Gorbachov: cómo intentaron asesinar al presidente de la URSS en plena Plaza Roja
Kazakov empezó a estudiar todos los materiales y muy pronto se dio cuenta de que todos los detenidos eran inocentes. El criminalista insistió en que los materiales de este expediente habían sido falsificados. Como resultado, se produjo un conflicto interdepartamental.

A partir de entonces su equipo no prestó más atención al testimonio de Kalenik: estaba claro para todos que él desempeñaba el papel escrito por la Policía local, interesada en cerrar lo antes posible este expediente.

El punto de no retorno en el caso de Chikatilo

En 1985, en la URSS se produjeron cambios radicales, cuando el último secretario general del Comité Central Partido Comunista anunció la Perestroika, una política que se centró en la transparencia y con la que se empezó a perseguir activamente a quienes abusaban del poder en las provincias. 

El 26 de mayo de 1985, Vladímir Kazakov escribió un gran informe al fiscal adjunto de la URSS encargado de supervisar la investigación de casos particularmente importantes. Todos sus argumentos hablaron unívocamente sobre las falsificaciones y el sabotaje por parte de las autoridades de Rostov con el que se había topado.

Una prisión en Rusia - Sputnik Mundo
¿Por qué la pena de muerte vuelve a discutirse en la sociedad rusa?
Como resultado, el fiscal general de la URSS, Alexandr Rekunkov, nombró a Issa Kostoev como el investigador que tendría que ponerse a la cabeza de la investigación y detener esta serie de asesinatos. Su elección a este puesto no fue casual: para aquel entonces Kostoev había estudiado bien los organismos que eran responsables de hacer cumplir la ley en la provincia de Rostov. 

El 10 de noviembre de 1985, el consejero superior de Justicia se hizo cargo del expediente. Se considera que a partir de aquel día comenzó la investigación eficaz del caso de Andréi Chikatilo. Tras un análisis pormenorizado de todos los documentos, su equipo descartó más de 100 volúmenes con información considerada irrelevante para el caso.

El renovado equipo de investigación reanudó muchos otros casos, interrogó a todos los acusados de violaciones y a los enfermos mentales. Se solicitaron datos de todas las repúblicas, provincias y regiones de la Unión Soviética y se recibió información sobre personas desaparecidas, así como sobre asesinatos similares a los de Rostov.

Como resultado de estos esfuerzos, los investigadores entendieron que el maníaco misterioso solía propinar golpes múltiples en los ojos de sus víctimas, cortaba sus órganos sexuales internos y externos, y se llevaba consigo su ropa y la tiraba a una corta distancia de la escena del crimen. 

La justicia tarda, pero nunca falla

En 1985, el equipo de investigación anunció el lanzamiento de la operación Cortina Forestal. Se realizó en los bosques cerca del ferrocarril donde se encontraron varios cadáveres. Gracias a la cooperación con el psiquiatra Alexandr Bujanovski, la Policía excluyó a los enfermos con trastornos mentales, menores, onanistas y homosexuales de la lista de sospechosos y desarrolló un retrato del posible maníaco: un hombre que iba frecuentemente a comisiones de servicio y se trasladaba en trenes.

La operación continuó tres años hasta que Chikatilo fue detenido por tercera y última vez mientras salía del bosque cerca de la estación Leskhoz, donde mató a Svetlana Korostik de 22 años.  

"El maníaco tragó la punta de la lengua de su última víctima, al igual que sus pezones. Tiró el resto de lo que consiguió cortar del cadáver. Lo ocultó entre las hojas, cubriendo encima con tierra. Lo cortaba con un cuchillo plegable con un mango de plástico rosa", recordó el agente Evseev.

Una horca - Sputnik Mundo
Ojo por ojo, diente por diente: la cruda realidad de la pena de muerte en EEUU
El policía que participó en su arresto final se fijó en la inusual ropa que vestía el sospechoso. Los buscadores de setas que solían frecuentar el bosque en aquella temporada del año no se vestían de traje y corbata. Ver a uno así en noviembre fue una señal de alarma.

El juicio contra Chikatilo comenzó el 14 de abril de 1992. En el edificio, el acusado se volvió loco: gritó, insultó a los jueces, al fiscal y a los presentes en la sala, mostró sus genitales. Sin embargo, el examen psiquiátrico forense realizado tres veces mostró que tenía pleno uso de sus facultades mentales. 

A Chikatilo lo ejecutaron el 14 de febrero de 1994. Tras llegar al lugar de su ejecución, el hombre se mostró tranquilo, recordó en una conversación con Argumenti i Fakti uno de los responsables de hacer cumplir la justicia que prefirió mantenerse en el anonimato.

"Probablemente hubiese confiado en los representantes del convoy que le dijeron que lo llevaban a Moscú para examinar", concluyó el interlocutor.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала