¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

"Se busca crear un patrón de pensamiento que haga creer que los medios rusos nos están manipulando"

CC0 / Pixabay / Una televisión de color (imagen referencial)
Una televisión de color (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Síguenos en
La decisión del Gobierno español de crear un protocolo de actuación para luchar contra la desinformación provocó un nuevo debate en el país. ¿Qué se busca?, ¿garantizará el derecho a la información veraz?, ¿qué tiene que ver Rusia? Son muchas las preguntas y pocas las respuestas. Sputnik conversa sobre este tema con el periodista Pascual Serrano.

La sola publicación en el Boletín Oficial del Estado de un protocolo de actuación para luchar contra la desinformación hizo saltar las alarmas en España.

Una oficina de la radio Sputnik  - Sputnik Mundo
Internacional
"Es gravísimo que se quiera poner a los periodistas de medios rusos en el punto de mira"
De forma inmediata, algunos medios de comunicación y diversos grupos políticos denunciaron que el Gobierno pretendía crear un "Ministerio de la Verdad" para censurar a los medios que le son incómodos, e incluso, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, amenazó con denunciar esta iniciativa ante Bruselas.

Desde el Gobierno han intentado calmar las aguas y aseguraron que el objetivo "es luchar, como hacen otros países europeos, contra los ataques que podamos tener desde fuera de nuestro país. No tiene absolutamente nada que ver con la libertad de prensa, ideológica y de expresión de nuestro país", dijo el 9 de noviembre la vicepresidenta Carmen Calvo.

Por su parte, el portavoz de la Comisión Europea, Johannes Bahrke, aclaró que el protocolo español solo "provee los instrumentos y los actores que garantizan la participación de España en los diferentes instrumentos establecidos por el Plan de Acción contra la Desinformación de 2018" de la Unión Europea. Un plan que en su página 4 sostiene que "la desinformación por parte de Rusia supone la mayor amenaza para la Unión Europea" porque, consideran "es sistémica".

Sobre este tema, Sputnik conversa con Pascual Serrano, periodista español, investigador, autor de una veintena de libros sobre medios de comunicación y política internacional y galardonado en 2019 con el Premio de Periodismo de Derechos Humanos que concede la Asociación ProDerechos Humanos de España (APDHE).

—¿Cuál cree que sea el objetivo de esta orden ministerial?

—Bueno, yo después de leerme el Boletín Oficial del Estado (BOE) he llegado a la conclusión de que esto es una especie de norma que dice que alguien va a hacer algo sobre algo, y nada más. Es decir, no es verdad que se va a crear ese Ministerio de la Verdad, como acusan algunos, para vigilar los contenidos y censurar a los periodistas y a los medios. No es verdad, y desgraciadamente tampoco va a ser algo que vele por el derecho de los ciudadanos de tener una información veraz porque no concreta nada. Dice, más o menos, que tendrá una estructura organizativa, quién se va a encargar de ella, pero no dice de qué se va a encargar, con qué mecanismos, con qué métodos y con qué tipo de actuación.

Parlamento Europeo en sesión - Sputnik Mundo
Parlamento Europeo aprueba la resolución contra los medios rusos
Lo que sí parece, vistas las directrices europeas, es que se parte de una paranoia sobre la supuesta desestabilización externa por parte de unos bots rusos, o no sé de dónde, a partir de los cuales pueden montar una película o una excusa para intentar actuar contra lo que ellos llaman desinformación extranjera. Yo, evidentemente, no me termino de creer que unos supuestos bots rusos, iraníes o de Ávila, vayan a derrocar al Gobierno español ni vayan a conseguir la independencia de Cataluña ni vayan a poner otra vez de presidente a Donald Trump. Sí creo que hay que luchar contra la desinformación, que no sé si está en los bots rusos, que a mí no me preocupan porque me pillan muy lejos y no he visto ninguno nunca, pero sí creo que la desinformación está en los medios españoles, en determinados políticos que mienten y manipulan en las redes sociales, en tertulias de televisión y en muchos lugares. Yo sí creo que hay que actuar contra la desinformación, pero esta orden no actúa sobre ello, sino que, al contrario, lo remite a una paranoia de robots rusos que no tiene ningún sentido ni ningún fundamento. En todo caso, me parece que el documento no da nada, solo sirve para ridiculizar a los que dicen que el Gobierno quiere controlar la información.

—En el BOE se dice que se toma como "punto de partida el Plan de Acción contra la Desinformación de 2018". Este plan europeo en su página 4 dice que se reconoce por primera vez la "amenaza de las campañas de información en línea" y pide a la Alta Representante abordar "las campañas de desinformación de Rusia". Aquí un conocido articulista incluso dijo que el problema de esta norma es que no se le dijo "off the record" a los periodistas "que el verdadero destinatario era Rusia y no los medios hostiles al Gobierno". ¿Cuál es el peligro de poner a los medios rusos en la mira?, ¿qué se pretende?

—Se busca crear un patrón de pensamiento ciudadano que haga creer que los medios rusos nos están manipulando. Es decir, tú puedes decir dos cosas: decir que los medios rusos nos mienten, pero luego puedes hacer algo mucho más allá, decir que vamos a crear bajo la directriz europea coordinada una operación contra la manipulación de los medios rusos, lo cual, independientemente de que eso se concrete o no, solamente con su elocución el ciudadano percibe la amenaza rusa.

​Si tú le dices que hay una amenaza rusa, el ciudadano se puede preocupar o no. Si tú le dices vamos a crear todo un sistema de lucha contra la desinformación de la amenaza rusa, el ciudadano percibe que la amenaza rusa es inminente, que el Gobierno necesita intervenir y que, además, es inminente la actuación del Gobierno salvador de la amenaza rusa. En lo concreto no quiere decir que vayan a hacer algo, no quiere decir que, por ahora, vayan a hacer nada, pero evidentemente todo se sirve para consolidar un patrón de pensamiento de la ciudadanía para hacer creer que estamos asediados por la desinformación de los medios rusos y necesitamos reaccionar. Ese sí que puede ser un objetivo, y eso, evidentemente, hay que enfrentarlo y denunciarlo.

Hay que decirles que de quienes somos víctimas todos los días es de la desinformación de los medios españoles. Es más, yo creo que sería bueno preguntarle a la gente: ¿a usted quién le ha contado alguna mentira la última semana, un medio ruso o un medio español?, ¿usted la última falsedad que ha recibido de los medios se la ha dado un medio ruso o un medio español?, ¿la última trola que usted vio en una red social quién se la coló: Telecinco o Putin? Preguntémosle a la gente: ¿cuál es la última mentira que te ha colado Putin? La gente va a poner cara de tarada porque no sabe de qué estarás hablando, y a continuación le preguntas ¿cuál es la última mentira que usted ha leído en la prensa del quiosco? Y te va a decir 40. Luego tú me dirás dónde está la desinformación que hay que combatir.

—Pero ¿por qué esa obsesión con los medios rusos?, ¿qué papel están jugando los medios rusos actualmente que provoca tanto debate y atención?

—Evidentemente los medios rusos no están bajo el control de los intereses geopolíticos, políticos y económicos de occidente. Solamente por eso, no hace falta que sean buenos o malos, que mientan o que no mientan, solo que es algo no controlado. Un medio español occidental siempre va a tener un mecanismo de intervención, podrán ser o no eficaces, pero hay mecanismos de intervención con subvenciones, con ayudas, licencias, premios, mecanismos sutiles de estos que tienen nuestras democracias, que no consiste con que vamos a meter en la cárcel al director de un periódico, pero evidentemente le podemos quitar una subvención, se la podemos dar, le podemos quitar la licencia o darle otra, le podemos dar una información privilegiada o no dejarle entrar a una rueda de prensa, estos mecanismos sutiles que tiene occidente para intervenir en los medios. Evidentemente eso no sirve para un medio ruso.

La agencia de noticias Sputnik - Sputnik Mundo
¿Vuelve el totalitarismo a Europa? Sputnik y RT en la mirilla
Hasta ahora los medios rusos estaban bien porque no llegaban aquí, pero surge un problema y es que el mundo se ha hecho pequeño. Antes de la Guerra Fría esto estaba muy bien porque los medios que llegaban a las zonas que no eran nuestras eran nuestros medios, las zonas que no eran nuestras nunca tenían capacidad de llegar aquí, éramos nosotros los únicos que interveníamos en el resto del mundo. Se acaba la Guerra Fría y ¡oh, sorpresa! Ocurre algo terrible y trágico, que resulta que ellos también pueden hacer medios para venir aquí. En la Guerra Fría, cuando éramos nosotros los que llegábamos allí, éramos medios que le llevaban la democracia y ahora cuando son ellos los que nos traen sus medios de comunicación aquí decimos que nos traen desinformación. Es decir, en última instancia, son juegos geopolíticos en que cada uno lleva su interpretación del mundo al otro lado y un ciudadano maduro, culto y formado, deberá saber diferenciar la paja del grano, quién me informa y quién me desinforma, pero claro, para eso hace falta tener las dos versiones, es decir, la del medio español, la del medio estadounidense, la del medio ruso y la del medio filipino. En eso consiste la riqueza, lo que pasa es que la democracia que ellos entienden consiste en la pluralidad de elegir entre todos los medios que sean nuestros.

—La vicepresidenta Carmen Calvo aseguró que con la orden ministerial se busca luchar, como hacen otros países europeos, contra "ataques que podamos tener desde fuera de nuestro país. No tiene absolutamente nada que ver con la libertad de prensa, ideológica y de expresión de nuestro país". Está bien, solo que, personalmente, me hace recordar que en 2015 se creó el Equipo de Estrategia de Comunicación para el Este que desde entonces no hace más que señalar y acusar sin pruebas a los medios rusos de mentir. Incluso, en plena primera ola de coronavirus hizo acusaciones muy graves diciendo que los medios estatales rusos mentían, "sembraban pánico" y "jugaban con la vida de la gente". ¿Hacia dónde puede escalar esta situación contra los medios rusos?, ¿cree que podría haber una limitación en el ejercicio periodístico de los medios rusos en Europa?

—Eso ya ha sucedido con otros países. Se han quitado licencias para utilizar satélites, se han utilizado sanciones económicas a los Gobiernos, como ocurrió con Irán, para aplicárselas a la difusión de medios de comunicación. Es decir, sí que hay mecanismos de intentar dificultar la actividad periodística.

Un móvil con el logo de Twitter - Sputnik Mundo
Moscú denuncia que Twitter y Facebook aplican una censura evidente contra Rusia
De ahí que creo que es oportuno denunciar las dos cosas: 1. Que ellos intentan acabar con la pluralidad de información cuando resulta que la pluralidad se sale de su estrecho marco de intereses geopolíticos nacionales. 2. Que no quieren luchar contra ninguna desinformación. La prueba de que la vicepresidenta diga que no va dirigida a los medios españoles es una gran hipocresía. Si va dirigido contra la desinformación usted tendrá que dirigirse contra quien quiera que desinforme, sea de ruso, cubano, español o de Sri Lanka. ¿Cómo es eso de que lucho contra la desinformación, pero no voy contra la desinformación de pasaporte español? No, la desinformación es desinformación. Si usted quiere luchar contra la desinformación me parece perfecto, pero contra todas: la española, la rusa, la china y la estadounidense. Haga eso, hágalo.

—¿Y por qué cree no se lucha contra la desinformación en España?, ¿o no hay?

—No hay ningún interés en luchar contra la desinformación en España. La desinformación se caracteriza porque ante una libertad absoluta para desinformar desinforma el que más capacidad de fuego, decibelios tiene. Yo puedo desinformar desde mis redes sociales y Telecinco puede desinformar desde sus cuatro cadenas de televisión.

Un hombre con el periódico ardiente (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Fake news y contenidos fraudulentos: una pandemia viral que no se va con un lavado de manos
Entonces, si quitamos la desinformación quiere decir que yo no puedo desinformar en mis redes sociales y Telecinco en sus cuatro cadenas de tv. Es evidente que ellos tienen mucho más que perder que yo. O, dicho de otra manera, en una galaxia desinformativa en la que se permite desinformar, el más poderoso gana más. Si en el patio del colegio tú permites que se den tortas, ganará el más alto. Como ellos son el más alto en términos de capacidad de difusión, evidentemente, si tú permites la violencia del patio del colegio van a ganar ellos, por eso no actúan contra la desinformación, o lo que es peor, se inventan que la desinformación es de ese señor de la esquina de apellido ruso. Entonces en el patio solamente actúan contra el niño de la esquina de apellido ruso y no contra los niños grandes de apellido Fox.

—Entonces, ¿quiere decir que en España se teme actuar contra medios que abiertamente mienten?

—No se atreven, no se atreven. El gran problema de occidente es que el poder que tienen los grandes medios de comunicación es tremendo, entre otras cosas, porque han convencido a la gente que su capacidad para mentir se llama libertad de expresión. No hay más que ver los procesos en América Latina cuando se intentó sanear el periodismo y conseguir que la gente no la engañaran y dijeran la verdad, desde aquí se dirigió toda una andanada de acusaciones hablando de ley mordaza y de censura que eran mentira.

Noticias falsas - Sputnik Mundo
España
España planea crear un comité para vigilar campañas de desinformación
Aquí no se atreven porque evidentemente el poder de los grandes medios de comunicación es tremendo. Lo acabamos de ver en EEUU, quienes han dicho quién es el presidente han sido los medios de comunicación y quienes, a un presidente, infame, por cierto, le han quitado el micrófono para hablar en rueda de prensa han sido esos grandes medios de comunicación. Yo creo que lo que ha pasado en EEUU es el ejemplo clarísimo de que el hombre más poderoso del mundo solo va a seguir siendo presidente si los medios le dejan.

—¿Qué habría que hacer, en lo concreto, para luchar contra la desinformación y garantizar que se respete el derecho de los ciudadanos a estar informados?

—Yo creo que la normativa esta es un papel en blanco que no está diciendo nada, ni está condicionando nada, por ahora. Solamente la capacidad de presión y de denuncia de determinados sectores es la que puede conseguir que vaya a una línea o vaya a otra. Si a mí en este momento me preguntas si creo oportuno o no que se apruebe, te diría que me es indiferente. Es más, quisiera que se aprobara, pero quisiera que se explicara más y extenderla más. Es decir, que se aprobara porque yo soy de los que toda la vida, durante mucho tiempo, ha estado proponiendo normativas que luchen a favor del derecho a la información veraz para los ciudadanos españoles, tal y como lo establece la Constitución española en su artículo 20. Y como tal, creo que hay que regular y combatir la desinformación.

—Pero ¿regularla cómo?, ¿cómo se debería hacer?, ¿debería existir un organismo que determine qué es verdad o qué es mentira?

—Se deberían crear unas instituciones que establezcan qué contenidos son verdad y cuáles no, que establezcan mediante una denuncia si una información es verdad o es mentira. Fíjate que esto no tiene nada que ver con la opinión. Que quede muy claro que la opinión es una cosa y la mentira es otra.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, con su homólogo español, Josep Borrell - Sputnik Mundo
España
España y Rusia acuerdan crear un grupo de ciberseguridad sobre noticias falsas
Hay un ejemplo que yo suelo poner: aquí un líder de Vox, Ortega Smith, dijo que Las 13 Rosas, unas mujeres luchadoras de la República, habían sido torturadoras y asesinas durante la Guerra Civil. A Ortega Smith le denuncian por un delito de odio, bien. Mi opinión es que Ortega Smith es libre de odiar a Las 13 Rosas, yo odio a Ortega Smith, no pasa nada, él puede odiar a quien quiera. Lo que hay que ilegalizar es que él diga que esas mujeres son unas torturadoras y unas asesinas, ese es el delito, el delito es mentir. El delito no es decir que yo creo que los negros no deben votar, el delito es decir que yo creo que los negros o las mujeres tienen menos coeficiente intelectual que los hombres. Lo primero se puede decir. Yo soy un machista infame y desgraciado que cree que las mujeres no pueden votar. Dígalo. Pero decir que las mujeres tienen menos coeficiente intelectual que los hombres, usted está engañando, diciendo una cosa que está fuera de la ciencia y entonces a usted le vamos a denunciar por mentir. Eso es lo que yo propongo, diferenciar la opinión de la mentira.

—Pero ¿no sería un arma de doble filo? porque ¿quién va a determinar si es verdad o si es mentira algo?

—Todos los jueces de este país están decidiendo si Pepe mató a Juan, si el aquel le robó al vecino, si el coche te lo rompió tu cuñado o tu padre. Todos los días está decidiendo. Es decir, la justicia pasa todo el tiempo diciendo lo que es verdad o mentira.

—¿Entonces debería judicializarse?

—Probablemente. Vamos a ver, vamos a crear un órgano que evidentemente no es gubernamental, no puede ser del Ejecutivo. Debe de haber un organismo que lo decida, que puede ser Poder Judicial o que puede ser una mezcla en la que puede haber una comisión compuesta por periodistas, jueces, abogados, hay que verlo. Pero no es verdad que es un arma de doble filo o que puede abrir la puerta a la censura, no, no.

Noticias falsas (imagen referencial) - Sputnik Mundo
España
Polémica en España por una iniciativa del Gobierno para combatir la "desinformación"
Si en una tertulia aparece un señor y dice que hay 10.000 presos políticos en Venezuela, eso es mentira y como es mentira el que yo le impida decir eso no es un arma de doble filo. ¿Cómo va a ser un arma de doble filo prohibir que alguien pueda decir que hay 10.000 presos políticos en Venezuela si es mentira? No, y como es indiscutiblemente mentira porque ninguna organización ni ninguna institución ni nadie encuentra esos 10.000 presos políticos porque te los has inventado, mentiroso, pues entonces tú estás violando el derecho de información veraz de los 10 millones de españoles que tuvieron la tonta ocurrencia de escucharte en ese programa de televisión. Tú mintiendo estas violando mi derecho a la verdad. Es que aquí se habla mucho del derecho de expresión del que miente, pero el que miente está violando mi derecho a recibir una información veraz. No podemos permitir que alguien viole sistemáticamente mi derecho a una información veraz, ese señor es el que está violando la ley y contra ese se debe actuar. No puede ser que el ingeniero que haga un puente que se hunda lo metemos en la cárcel, el médico que se equivoca operando acaba en la cárcel, el del restaurante que me da una comida que me produce diarrea acaba sancionado y el periodista que me dice que hay 10.000 presos políticos en Venezuela siendo mentira, no le pase nada. No, no podemos seguir en esa situación, sobre todo porque si ahora llevas a una tertulia un periodista que dice que en Venezuela hay 10.000 presos políticos y otro que dice que hay cero, el ciudadano saldrá de ahí con una cara de tonto sin saber lo que realmente pasa y el periodismo nació para que alguien pudiera saber lo que estaba pasando en el mundo. Si permitimos la mentira, estaremos enterrando la verdad con mentiras.

—Recientemente usted alertó en un artículo sobre el peligroso papel que jugaron los medios estadounidenses en las recientes elecciones presidenciales en ese país cuando cortaron de manera conjunta la transmisión del presidente Trump cuando denunciaba fraude. Muchos aplaudieron esa acción. Usted ¿qué lectura hace usted de ese episodio?

—La primera cuestión para aclarar: Trump es un impresentable, un infame, el mundo está mejor sin Trump de presidente, que haya perdido las elecciones es una buena noticia y sin ninguna duda las ha perdido. Dicho esto, yo creo que un país que delega el control o la notaria de sus elecciones en medios de comunicación para decir quién ha ganado o no ha ganado, es un precedente gravísimo.

​Un país en el que cuatro televisiones se ponen de acuerdo para no dejar hablar el día de las elecciones al presidente me parece gravísimo, que todos los periodistas del mundo digan que ha ganado en Florida uno de ellos porque lo dice la Fox me parece gravísimo. Que en este momento hayamos coincidido en nuestro interés que se vaya Trump nosotros, la Fox, el PP y Biden, no es una razón para decir que nos parece bien que los periodistas le quiten el micrófono al presidente de un país. No, Trump ha perdido y lo que yo no quiero es que el juez de las elecciones sean unos grandes grupos de comunicación. Me parece una barbaridad que las elecciones se anuncien así. No podemos legitimar a los medios de comunicación como los que sancionen un resultado electoral.

—Pero ellos argumentaron que cortaron a Trump porque estaba denunciando fraude sin pruebas. También muchos otros nos preguntamos ¿por qué no pidieron esas mismas pruebas cuando los gobernantes estadounidenses acusaron a otros países, como Irak, de tener armas de destrucción masiva?, ¿cuántas vidas se hubieran salvado?, ¿cuántas guerras se hubieran evitado si los medios hubieran pedido pruebas? 

—Efectivamente, ¿y las pruebas de las armas de destrucción masiva de Bush? ¿Alguien cree que si mañana Biden dice que hay armas de destrucción masiva en Siria y quiere intervenir algunas de esas televisoras le va a cortar la rueda de prensa para decir que es mentira y que no hay armas de destrucción masiva y que por eso le han cortado? No.

​Primero, ¿desde cuándo son ellos los que dicen qué es verdad y qué es mentira?, ¿el señor Rupert Murdoch es el que nos va a decir lo que es verdad y lo que es mentira?, ¿el señor Murdoch es el que va a decidir qué presidente puede decir algo o no? Voy a decir que en nombre de que se vaya Trump voy a encargarle a Murdoch la verdad y la mentira. No, con Trump estábamos muy mal, pero lo que no voy a permitir es que Murdoch deje hablar a unos presidentes en función de lo que él considere.   

—Ahora las noticias que más ocupan titulares son las vacunas. ¿Cómo ha sido el tratamiento mediático sobre todas las vacunas, tanto la de Pfizer, la de Oxford, la Sputnik V, las chinas?

—Creo que han sido los casos más vergonzosos de nuestros medios de comunicación, de nuestra clase política y de opinadores por el modo en el que se silencian, humillan, eliminan o desprecian los intentos de otros países, en los que no voy a entrar porque no soy quién para decir qué vacuna buena o mala. Pero el doble rasero es tremendo.

​Cuando se paraliza una vacuna occidental es la prueba de que va todo bien. Si se paralizase la rusa se diría que es la prueba de que la vacuna era un desastre. Si todo va bien con la rusa es la prueba de que no es buena. El hecho de que Pfizer haga una nota de prensa, que es el colmo de lo anticientífico, sin ningún aval por partes, sin ninguna publicación en revistas científicas, sin terminar la tercera fase de ensayos, sin ninguna acreditación, solo con una nota de prensa, y ya todo el mundo aplaude y ya directamente mi ministro está empezando a soltar billetes para comprar una vacuna que no sé cómo se llevará con 80 grados bajo cero a los países pobres. Es decir, es la prueba más clara de ese doble rasero, de cómo estamos.

​Igual creo que el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. ¿Quién sabe si dentro de tres meses a lo mejor todos los chinos están vacunados con la vacuna china, los rusos vacunados con la vacuna rusa, los cubanos vacunados con la vacuna cubana y nosotros con nuestras neveras de menos 80 grados esperando que llegue Bienvenido, Mister Marshall con su vacuna norteamericana?

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала