Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Comer poco, o mucho y mal: los desafíos de la alimentación en El Salvador

CC BY 2.0 / Scott Denny / leftoversLos restos de comida (imagen referencial)
Los restos de comida (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Síguenos en
SAN SALVADOR (Sputnik) — La celebración del Día Mundial de la Alimentación le recuerda a El Salvador la urgencia de lidiar con la desnutrición y con la obesidad, dos caras de un mismo problema en esta nación donde el agro languidece y cada vez se come peor.

En algunos lugares, como los bosques cafetaleros de Ahuachapán o el desierto de La Unión, la propia geografía atenta contra la producción y consumo de alimentos; mientras que en ciudades como San Salvador, Santa Ana o San Miguel se come más, pero menos sano.

"Tenemos un problema grave", reconoció el gastrónomo Cipactli Alvarado en diálogo con Sputnik, a propósito de la proliferación de enfermedades asociadas a la obesidad y la malnutrición, que pasaron factura durante la actual pandemia de COVID-19.

Según el también chef y mercadólogo, el coronavirus evidenció las carencias de una población más pendiente de masticar que de alimentarse, y adepta al consumo de productos con excesivos valores de grasas, azúcar y sodio.

Quinua - Sputnik Mundo
¡Basta de arroz y trigo! Dos alimentos indígenas podrían erradicar el hambre mundial
A diferencia de Europa, donde la mayoría de las muertes por COVID-19 se dio entre personas de edad avanzada, en El Salvador buena parte de los fallecidos tenían entre 30 y 50 años, y padecían diabetes, insuficiencias renales, cardiopatías y dolencias asociadas a una nutrición deficiente.

A su vez, el confinamiento acentuó el problema del sedentarismo y la poca actividad física, causantes de un alza drástica y sostenida de los casos de obesidad en la infancia durante los últimos diez años.

Un estudio realizado en 2016 por el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Deportes reveló que 65% de la población salvadoreña mayor de 20 años padecía de obesidad y sobrepeso, pero poco o nada se ha hecho desde entonces para encarar el problema integral y legislativamente.

Bomba calórica

Amén de ser suculenta, la dieta tradicional de los salvadoreños es una bomba calórica: un desayuno típico incluye frijoles molidos y fritos, crema de leche, cuajada (queso fresco), plátano maduro frito, huevo, pan blanco o tortilla de maíz, acompañado de un gran vaso de café ralo con azúcar.

Bebidas diferentes - Sputnik Mundo
¿Cuál es la bebida perfecta para comenzar el día? Las nutricionistas tienen la respuesta
También se acostumbra desayunar pupusas, un manjar local tan delicioso como potente, hecho con harina de maíz o arroz, y relleno con chicharrón, frijol y queso, bañado en una salsa de tomate y cubierta en curtido (repollo picado en escabeche).

Aparejado a ello, durante la jornada se consumen abundantes bebidas carbonatadas, diversos tipos de comida chatarra (boquitas, productos ultraprocesados, hamburguesas y pollos refritos), que aplacan el hambre, pero no alimentan.

Alvarado integró el equipo de especialistas que hace un lustro cabildeó en la Asamblea Legislativa para impulsar una regulación de los alimentos con altos contenidos de azúcar y sodio, pero la cúpula parlamentaria dejó el asunto en manos del Ministerio de Educación.

"En vez de legislar, aprobaron una reforma a la Ley General de Educación para regular los alimentos vendidos en los centros escolares públicos y privados, crear huertos escolares y tiendas saludables, y mejorar el menú en las escuelas", resaltó el experto.

Pero la mayoría de las escuelas no tienen condiciones para ser sostenibles, ni terrenos o acceso al agua para autoabastecerse y desarrollar proyectos agro-emprendedores, como el que existe (y resiste) en el Complejo Educativo Cantón San Isidro, de Izalco (centro).

Inquietud desfe la FAO

Para Diego Recalde, representante en El Salvador de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), este problema demanda soluciones integrales, empezando por una mayor inversión en los campos.

"El Salvador se ha vuelto un importador de alimentos. Necesitamos recuperar la producción, y con ella los empleos", declaró Recalde a la televisora local TCS.

El funcionario abogó por encarar los grandes retos actuales de la agricultura como oportunidades para que toda la sociedad contribuya a la seguridad y soberanía alimentaria del país.

Una persona mide la circunferencia de su cintura con una cinta métrica - Sputnik Mundo
La pandemia de COVID-19 puede hacer disparar las tasas de obesidad mundiales
Según datos del Banco Central de Reserva, El Salvador importa desde medio centenar de naciones el 90% de las frutas y verduras que se consumen en el país, muchas de las cuales pudieran cultivarse en sus suelos, como tomates, chiles, cebollas, plátanos, zanahorias, repollos y mangos, entre otras.

Factores naturales (sequías, inundaciones, plagas) y sociales (inseguridad en las zonas rurales por las pandillas; paga irrisoria a los jornaleros), atentan contra el desarrollo agrícola en una nación que históricamente se volcó al cultivo de café y caña de azúcar

"El hambre se combate con el azadón y la semilla", resume Alvarado, para quien la clave está en apoyar a los agricultores, aunque sabe que la solución no es tan sencilla como suena.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала