Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Italia sigue desarrollando sus relaciones con China, pero hay quien no está contento | Fotos

© Foto : Twitter/@MFA_ChinaEl ministro de Exteriores chino, Wang Yi, y su homólogo italiano, Luigi Di Maio
El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, y su homólogo italiano, Luigi Di Maio - Sputnik Mundo
Síguenos en
ROMA (Sputnik) — Las buenas relaciones entre Roma y Pekín no dejan de suscitar preguntas tanto dentro del país mediterráneo, como en sus contactos con los aliados de la OTAN.

Este 25 de agosto el ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio, recibió en Roma a su homólogo chino Wang Yi. Los dos políticos declararon que las relaciones bilaterales, establecidas hace 50 años, gozan de una buena salud y la cooperación entre Roma y Pekín durante la crisis del coronavirus no hizo más que reforzar los vínculos existentes.

​El hecho de que Italia haya sido elegido el primer país al que China organizó un viaje de Estado refleja la importancia que Pekín atribuye a las relaciones con Roma, aseveró Wang Yi durante la rueda de prensa conjunta con su homólogo italiano. A su vez, Di Maio definió a China como un socio indispensable para Italia.

Europa se acerca a China en su propuesta de nuevo orden mundial

De hecho, en los últimos años las relaciones entre ambos países van reforzándose, mientras el comercio bilateral antes de la pandemia del COVID-19 rozaba los 40.000 millones de euros al año. Uno de los hitos más importantes fue el memorándum de cooperación, firmado en marzo de 2019, con el cual Italia se adhería a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Este gigantesco proyecto, también conocido como la Nueva Ruta de la Seda, tiene como objetivo la ampliación de los enlaces marítimos y ferroviarios entre China y Europa. Italia fue la primera economía occidental que decidió tomar parte en el proyecto.

Resistencias internas

Hasta aquí el cuadro de las relaciones bilaterales parece idílico. Pero hay algunos matices que oscurecen el horizonte.

En Italia el principal promotor del desarrollo de los vínculos con China es el Movimiento 5 Estrellas (M5S). Dado que lleva más de dos años en la coalición gobernante (primero con la ultraderechista Liga, ahora con el Partido Democrático de centroizquierda) y que el actual canciller italiano pertenece al Movimiento, sus preferencias geopolíticas influyen mucho en la política exterior de Roma.

Contante y Sonante - Sputnik Mundo
Contante y sonante
Italia en recesión
Al mismo tiempo, la propensión del Gobierno italiano hacia China no le gusta nada a la Liga y a Fratelli d'Italia, los dos partidos de la oposición más importantes. El coronavirus les proporcionó un motivo ideal para lanzar acusaciones contra el Imperio del Medio. A mediados de marzo, Giorgia Meloni, jefa de Fratelli d'Italia, exclamaba: "¡No me importa nada de los chinos, nos trajeron el virus!", mientras Matteo Salvini, líder de la Liga, unos meses más tarde escribía en su Twitter: "Me parece claro que China, ya sea voluntaria o involuntariamente, contagió el resto del mundo para, quizás, colonizarlo económicamente y comprar empresas, hoteles, propiedades".

Sin embargo, no es sólo por la pandemia del COVID-19 que Salvini y Meloni no confían en China. Los dos políticos y sus partidos critican Pekín por la falta de democracia dentro del país y por la represión de las protestas en Hong Kong. Aún más importante para la derecha italiana es que las empresas chinas compiten con las compañías italianas no sólo en el extranjero, sino también en el mercado nacional. Por lo tanto, Salvini y Meloni creen que, cuanto más estrechos sean los vínculos económicos con China, peor será la situación para los productores del país alpino.

Descontento de Washington

Otro factor que debe tener en cuenta el Gobierno italiano a la hora de fomentar las relaciones con China es la reacción de su principal aliado, Estados Unidos. La decisión italiana de adherirse a la Nueva Ruta de la Seda causó mucho descontento en Washington, ya que permite a los chinos invertir en sectores que los norteamericanos consideran como vitales para su seguridad nacional.

Un compás sobre un mapa (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Una nueva cartografía global
Una de las cuestiones más sensibles es la eventual participación de la empresa china Huawei en el desarrollo de las redes 5G en Europa. Bajo la insistencia de Washington varios países europeos declararon que no darían acceso a sus redes al gigante chino de telecomunicaciones, pero Italia hasta ahora no ha formulado una respuesta clara, lo que no deja de irritar la Casa Blanca.

A finales de julio, en una entrevista al portal Adnkronos, el embajador norteamericano en Roma, Lewis Eisenberg, reiteró que la participación de Huawei en el despliegue de las redes 5G en Italia sería una grave amenaza para la seguridad del Occidente. "El Partido Comunista Chino tendría acceso al núcleo de los centros neurálgicos" de Huawei, explicó el diplomático y subrayó que EEUU no permitiría que una tercera parte tuviese acceso a los intercambios que Washington mantiene con Italia a través de varios canales.

Roma amiga de Pekin y Washington…¿hasta cuando?

Al parecer, Italia se encuentra en una posición ambigua. Por una parte, vínculos más estrechos con China podrían abrirle nuevas oportunidades comerciales y dar oxígeno a la economía italiana, que ni siquiera se había recuperado de la crisis de 2008, cuando llegó el terrible golpe de la pandemia del COVID-19.

Por otra parte, una mayor apertura a China podría empeorar la posición de varias empresas italianas y comprometería las relaciones de Italia con EEUU, que siguen siendo prioritarias para Roma. Como consecuencia, el actual Gobierno trata de maniobrar entre Pekín y Washington, declarándose amigo de las dos potencias rivales. De momento, el juego le está saliendo bastante bien, pero es posible que, a medida que crezca la tensión entre los dos gigantes de la política mundial, Roma tenga que definir su posición con más claridad.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала