Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

España debate prohibir el tabaco en la calle para limitar contagios de COVID-19

CC0 / Unsplash / Cigarrillos (imagen referencial)
Cigarrillos (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Síguenos en
MADRID (Sputnik) — Varias regiones de España estudian convertir sus calles en zona de no fumadores para reforzar la lucha contra el COVID-19, siguiendo el camino abierto por Galicia.

El 12 de agosto la Xunta de Galicia sorprendió con el anuncio de una nueva directriz para prohibir fumar en espacios abiertos, cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad. Según el presidente del Gobierno regional, Alberto Núñez-Feijóo, la medida fue recomendada por los expertos que le asesoran en la gestión de la pandemia.

"Varios miembros del comité clínico coincidían en que fumar sin ninguna limitación, ya sea en una terraza, con personas próximas, o zonas de gran afluencia de ciudadanos sin distancia de seguridad, es un riesgo alto de infección", explicó Feijóo para justificar la directriz.

Este 13 de agosto las Islas Canarias se sumaron a la iniciativa mientras buena parte del país estudia la opción de hacerlo en los próximos días. Regiones como Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Navarra o País Vasco ya admitieron estar estudiando medidas similares, una lista de territorios a la que se también se suman Madrid y Cataluña.

Un cenicero (imagen referencial) - Sputnik Mundo
España
España aconseja no fumar en ambientes sociales por el COVID-19
Por otro lado, territorios como Extremadura —con mucha diferencia el lugar donde más tabaco se cultiva en España— o la Región de Murcia afirmaron que al menos de momento no se plantean prohibir fumar.

El secretario de Salud Pública de Cataluña, Josep Maria Argimon, dijo este 13 de agosto que "el debate está sobre la mesa", aunque admitió tener dudas sobre si imponer multas y sanciones es la opción más efectiva, ya que "a veces vale más la persuasión que la obligación".

Por su parte, la Comunidad de Madrid pide impulsar una discusión a nivel nacional con el Ministerio de Sanidad para evaluar la efectividad de esta medida y, si se cree conveniente, aplicarla en todo el país.

"Si es necesario, se hará", respondió Fernando Simón, director del Centro de Coordinación Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y epidemiólogo de cabecera del Gobierno de España.

No obstante, desde la administración central, sabedores de que las competencias en sanidad están transferidas a las administraciones regionales, prefirieron por el momento lavarse las manos y no lanzar compromisos concretos. "Me parece bien que no se fume en ningún sitio nunca", se limitó a decir Simón

Los científicos están a favor

El debate para prohibir el tabaco en la calle fue acogido con buenos ojos por parte de la comunidad científica. Por ejemplo, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) considera que esta medida puede ayudar a frenar la expansión del virus.

"Cuando se exhala el humo del tabaco aumenta el riesgo de transmisión, porque una forma de transmisión del virus es a través de las gotitas de Flügge, que son unas gotas invisibles para el ojo humano que las personas expulsamos cuando hablamos, tosemos o exhalamos aire", explicó en declaraciones a la cadena pública RTVE el neumólogo Carlos Jiménez-Ruiz, presidente de SEPAR.

Esta sociedad ya emitió a principios de julio una serie de recomendaciones en las que alertaba sobre los riesgos asociados al acto de fumar y vapear en espacios públicos.

Sala de operaciones de un dentista - Sputnik Mundo
¿Es seguro volver al dentista en tiempo de pandemia? Riesgos de ir y no ir
Entre esos riesgos, además de la expulsión de gotitas respiratorias con carga viral, la SEPAR argumenta que fumar en público lleva asociados otros problemas, como la manipulación de la mascarilla tras tocar productos —los propios cigarros o el mechero— que pueden actuar como transmisores del virus.

En ese sentido, un informe de la Organización Médica Colegial (OMC) advierte que una persona que fume de 20 cigarrillos diarios se lleva la mano a la boca 300 veces más cada día que los no fumadores.

Del mismo modo, los informes de SEPAR apuntan que fumar en la calle, especialmente cuando se hace en grupo, lleva asociado "un factor de relajación de la distancia social" y, sobre todo, los neumólogos recuerdan que la COVID-19 ataca a los pulmones, por lo que daña más a los fumadores.

"La evidencia actual nos indica que fumar se asocia con su progresión negativa y con resultados adversos, conllevando un riesgo 1,45 veces más alto de desarrollar una forma grave de los síntomas que en personas no fumadoras", advertía la SEPAR ya a principios de julio.

Por su parte, la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), también pide desde hace varias semanas que las restricciones al tabaco aplicadas desde hace años en espacios cerrados se amplíen a terrazas y otros lugares abiertos para limitar los contagios por COVID-19.

Las tabacaleras se quejan

Como era de esperar, mientras que la comunidad científica acoge con buenos ojos la propuesta de prohibir fumar en la calle, la industria del tabaco se echa las manos a la cabeza y denuncia que "no hay aval científico" para adoptar esa medida.

Las empresas del sector —agrupadas en la Mesa del Tabaco— emitieron una declaración recogida por distintos medios de comunicación en la que se afirma que "a día de hoy, no existen estudios concluyentes que avalen este tipo de medidas".

Un hombre fuma un cigarrillo - Sputnik Mundo
¿Todavía fumas? El tabaco te expone al coronavirus
También manifestó malestar con la prohibición de fumar el sector hostelero, que puede verse afectado de forma indirecta, ya que no dejar fumar puede actuar como un desincentivo para que la gente acuda a consumir en las terrazas.

La organización patronal Hostelería de España —que representa a más de 270.000 bares y restaurantes— emitió un comunicado asegurando que comparte la necesidad de cuidar la salud, pero pide que las administraciones también "deben de tener en cuenta la difícil situación por la que pasa el sector".

Por el momento, solo 2 de las 17 comunidades autónomas de España prohíben fumar en la calle, pero buena parte del país está dispuesta a sumarse a la iniciativa, formulada en un momento de máxima preocupación por los rebrotes, ya que en las últimas semanas los nuevos contagios de COVID-19 se multiplicaron de forma notable.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала