Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
Economía (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Economía
Sputnik te explica procesos económicos complejos en palabras simples.

¿Qué es la Junta Nacional de Granos, que causa revuelo en Argentina?

© AFP 2021 / Diego LimaUn campo de trigo en Argentina
Un campo de trigo en Argentina - Sputnik Mundo
Síguenos en
La posibilidad de que el Estado argentino vuelva a intervenir el comercio exterior de productos agrícolas en el marco de la emergencia económica en la crisis del coronavirus volvió al escrutinio al conocerse la presentación de un boceto de ley para recrear la Junta Nacional de Granos, que funcionó en el país por casi 60 años entre 1933 y 1991.

Argentina se encuentra en un momento crítico. Busca sostener el impacto social de la pandemia de COVID-19 y el golpe a la producción económica provocada por la combinación de recesión y cuarentena, que a su vez genera mayor desigualdad y pobreza en los barrios y distritos más vulnerables.

Coronavirus en Argentina - Sputnik Mundo
América Latina
Argentina oficializa la extensión de su cuarentena hasta el 24 de mayo
En el plano macroeconómico, el país intenta evitar el default de su deuda externa y adaptarse a la reconfiguración mundial por la crisis del precio del petróleo, el colapso del comercio y los virajes en el mercado agroindustrial.

Sobre este último punto están puestas las mayores expectativas ya que se trata de uno de los pocos sectores generadores genuinos de divisas: 6 de cada 10 dólares fruto del comercio exterior provienen de la industria agroexportadora.

Sin embargo, existe un pasado de tensión entre el oficialismo y los sectores conservadores del campo, que se inscribe en diferencias ideológicas circunscritas a la discusión por las retenciones, impuestos a los derechos de exportación de granos, cereales y productos regionales.

En un país afectado por la restricción externa —dificultades para el ingreso de dólares sumado a la imposibilidad de financiamiento en el mercado de capitales por estar en default virtual desde 2019—, resurgen propuestas que apuntan a que el Estado vuelva a tomar control de la comercialización agrícola, dominada hoy por grandes corporaciones que gozan de enormes beneficios.

Junta Nacional de Granos: proyecto y reacción

Billetes de 100 pesos argentinos - Sputnik Mundo
América Latina
Argentina extiende la oferta para reestructurar su deuda
Silvina García Larraburu, senadora del oficialismo por la provincia de Río Negro, presentó en marzo de 2020 un proyecto para volver a crear la Junta Nacional de Granos, un organismo que funcionó entre 1933 y 1991 como intermediario entre productores y exportadores para, por un lado, asegurar precios mínimos en el mercado interno cuando cayeran los precios internacionales y, por otro, proteger el autoabastecimiento cuando creciera la demanda.

"La Junta Nacional de Granos mantuvo la regulación y control de la producción de cereales y oleaginosas durante casi 60 años, pasando por diferentes realidades internas y externas, basada fundamentalmente en la convicción de que, por la importancia que tiene este sector para la economía nacional, no puede quedar desregularizada y en manos de privados, que generalmente responden a intereses foráneos o particulares", escribió García Larraburu en el texto presentado en el Congreso.

Se trata de la cuarta vez que la senadora ingresa el proyecto y tomó relevancia en este contexto ya que durante la campaña electoral, en septiembre de 2019, el actual canciller, Felipe Solá, también abogó por el retorno a este mecanismo.

Tanto entonces como ahora, sectores conservadores entre los productores agropecuarios nacionales, así como las multinacionales involucradas, demostraron su rechazo a todo intento de intervención estatista. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca negó que esta sea una prioridad de la gestión en este momento de crisis.

El poder de las cerealeras

"La Junta Nacional de Granos hacía posible el control de las divisas a tiempo real. Hoy las 'cerealeras', que además de privatizadas son extranjerizadas, tienen la posibilidad de liquidar los dólares de lo que venden hasta 10 años después de realizada la venta", dijo a Sputnik el sociólogo e historiador Juan Manuel Villulla, investigador en el Centro Interdisciplinario de Estudios Agrarios de la Universidad de Buenos Aires.

Peso argentino (imagen referencial) - Sputnik Mundo
América Latina
Riesgo país de Argentina cae 7,2% tras extender el Gobierno oferta para canje de deuda
En Argentina, 10 cerealeras acaparan 90 % de la exportación de granos, que en 2019 tuvo un volumen de 70 millones de toneladas y por el que se liquidaron casi 24.000 millones de dólares. Las primeras siete son multinacionales extranjeras o se forman de sociedades entre empresas locales y capital foráneo, y las primeras cinco controlan más del 50 % del mercado.

Las cerealeras están exentas de la obligación de liquidarle al Banco Central los dólares en el corto plazo. Además hay otro agravante: hoy estas empresas son los agentes que les retienen los derechos de exportación a los productores directos. "El control de este impuesto está en manos de capitales privados, monopólicos y extranjeros", especificó el académico.

"Se les ha cedido un control estratégico que hoy usan para condicionar a los gobiernos. Están parados arriba de los dólares de uno de los embudos exportadores más importantes de Argentina y desde ahí presionan para sostener ese poder. Entonces hay un conflicto político en puerta si se encaran esos privilegios", esgrimió Villulla, autor del libro Las cosechas son ajenas: historia de los trabajadores rurales detrás del agronegocio.

¿Qué fue la Junta Nacional de Granos?

"La Junta Reguladora de Granos fue creada en el marco de la crisis económica mundial de la década de 1930. La idea fue crear un sistema de compras estatal que garantizara a los productores un precio mínimo ante la depresión mundial de los precios de las commodities", narró el docente universitario.

Fue creada por un gobierno conservador oligárquico no elegido por la voluntad popular para salvaguardar los intereses de los grandes terratenientes argentinos y estaba financiada por el desdoblamiento cambiario, uno para exportar y otro para importar. Esto aseguraba el flujo de dinero para que los productores chacareros pudieran pagar los alquileres a los dueños de la tierra.

Hace 68 años, casi un millón de personas clamaron por la fórmula Perón-Perón en Argentina, Museo Evita en Buenos Aires - Sputnik Mundo
"Evita, vicepresidenta": el día que el peronismo quiso cambiar las reglas de la historia
"Luego, el Gobierno de Juan Domingo Perón [1946-55] las utilizó para lo contrario, cuando crea el Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (IAPI). Cuando los precios de los granos suben, compra a un precio interno por debajo del precio internacional y se queda con la diferencia, de modo tal que lo que capta es la renta terrateniente", explicó Villulla.

Como consecuencia del Plan Marshall, el programa de recuperación económica de la Europa de posguerra encarada por inversiones de EEUU, los precios de los granos vuelven a caer y Argentina, todavía durante la presidencia de Perón, vuelve a subsidiar la producción local.

"Luego del golpe de Estado a Perón, la Junta se mantuvo en períodos muy inestables en Argentina pero nunca volvió a tener un rol tan trascendental porque no intervino en el mercado local de granos de una manera tan decisiva. Era una intermediación que no influía demasiado en la apropiación de excedentes por el Estado ni en el subsidio a productores", comentó.

A partir de la llegada la presidencia de Carlos Menem (1989-1999), se encara una reforma neoliberal del Estado con un plan de privatizaciones de los organismos públicos, que incluye la desregulación total del mercado de granos y la disolución de la Junta Nacional, legitimada en su momento por su función exclusivamente burocrática.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала