Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Sin recusos y sin certezas: los sistemas de salud muestran sus fallas ante el COVID-19

© REUTERS / Bruno KellyMilitares brasileños en trajes protectores durante la pandemia de coronavirus
Militares brasileños en trajes protectores durante la pandemia de coronavirus - Sputnik Mundo
Síguenos en
Han pasado menos de 140 días desde que aparecieron los primeros brotes de COVID-19 y muchos menos desde que empezaron a quedar expuestas las falencias de los sistemas de salud. Sin embargo, ya hay quienes pronostican que después de la pandemia el "mundo sanitario va a cambiar", como la Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT).

Desde que en China se identificaron los primeros casos de infecciones del nuevo brote de coronavirus en diciembre de 2019, la enfermedad no ha hecho más que mostrar cuán contagiosa y letal puede ser: es muy probable que cuando leas esta nota ya haya cerca de 3 millones de casos y 200.000 muertes en 185 territorios. Pero no sólo, también ha mostrado lo endeble que pueden ser los sistemas de salud, que ante la emergencia sanitaria colapsan fácilmente, aumentando el riesgo de muerte por enfermedades tratables. 

Coronavirus (COVID-19) - Sputnik Mundo
Ciencia
Científicos descubren una mutación significativa del nuevo coronavirus
A principios de febrero de 2020, cuando los especialistas se reunieron en la Asamblea General del Foro de Sociedades Respiratorias Internacionales, aún se veía al COVID-19 como una "sombra que venía desde China, no como la gran tormenta que se vino después", dijo a Sputnik Gustavo Zabert, presidente de la ALAT. El nuevo brote de coronavirus "ha pescado a toda la comunidad sanitaria mundial con las guardias bajas". 

Cuando apareció, muy rápidamente se identificó al COVID-19 como una enfermedad generada por un virus de la familia de los coronavirus y se pensó que iba a ser controlada, tal como había sucedido con sus dos virus hermanos (el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) —que apareció en Cantón, China, en noviembre de 2002—, y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) —que se se desató 10 años después en la península arábiga). 

Sede de la ONU - Sputnik Mundo
La oficina de la ONU en Ginebra tiene 14 infectados con COVID-19
El COVID-19 fue "mucho más agresivo y rápido en su diseminación" que los anteriores coronavirus, "tiene alta contagiosidad y, además, tiene una tasa de letalidad más alta de la que nos tenía acostumbrado la influenza en los brotes que hemos tenido", dijo Zabert. "Nos encontramos en un escenario con un germen nuevo, que no tiene tratamiento, que evoluciona muy rápidamente, y que tenemos pocas cosas que ofrecerle a los pacientes más que mantenerlos con vida con muchas tecnologías", concluyó.

Los sistemas de salud respondieron como pudieron:

  • Se saturaron

En general, se saturaron en muy pocos días porque hay menos recursos humanos, hospitalarios e insumos de los necesarios para atender el distrés respiratorio que genera el COVID-19. Zabert considera que hasta que no haya una vacuna o un tratamiento preventivo, la asignación de recursos para atender a las personas durante los cuadros de severidad "van a tener que ser mucho más importantes que los que tenemos hasta ahora".

  • Faltó equipamiento médico

Uno de los recursos imprescindibles son los respiradores, "que son costosos y estaban subasignados porque la tasa de pacientes que necesitaban estos insumos, en el mejor escenario, era 10 veces menor, y en los peores escenarios, como en Italia, 50 o 60 veces menor", indicó. 

  • La asignación de recusos no fue suficiente

La escasez ha dejado al descubierto "la poca asignación de recursos que se venía haciendo en muchos lugares y, además, lo heterogéneo [que pueden ser los sistemas de salud], qué bien se puede estar en algunos lados y qué mal se puede estar en otros", dijo Zabert.

La bandera de Argentina - Sputnik Mundo
América Latina
Argentina destinará 2,9% del PIB para combatir crisis económica del COVID-19
Zabert considera que en Latinoamérica las acciones de cuarentena y aislamiento social que algunos gobiernos tomaron como medidas tempranas están ayudando a controlar la curva de contagios y posibilitando que los equipos médicos se "preparen mejor" para enfrentar la situación. "Tenemos muchísima oferta por todos lados. Hay miles de publicaciones y hoy tenemos que seleccionar qué leer y que no; hay mucha capacitación online, con posibilidad de interactuar con los expertos mundiales que están enfrentando la pandemia", aseguró.

Aunque aún hay "mucha incertidumbre, si algo ha desnudado esta pandemia es que todo el mundo está afectado, que todo el mundo se contagia, y que todos debieran recibir tratamientos y oportunidades similares", allí es hacia donde el sistema de salud debería estar yendo. 

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала