Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

"Seremos testigos de una pandemia mental que nos podría llevar a un nuevo sistema de asentamiento"

CC0 / Unsplash / Una pareja en casa
Una pareja en casa - Sputnik Mundo
Síguenos en
MOSCÚ (Sputnik) — El sistema de asentamiento actual en las megalópolis ofrece a los virus una condición ideal para propagarse, mientras que después de la pandemia los ciudadanos preferirán residir de manera menos concentrada que ahora y con la posibilidad de aislarse si surge esta necesidad, opinó el urbanista y sociólogo ruso Piotr Ivanov.

"No hay que temer al virus, sino al ambiente que permite al virus propagarse sin control. Así es el ambiente de una megalópolis normal como Singapur y Moscú. En Moscú es imposible rastrear quién contactó a quién", dijo a Sputnik.

Una calle en Roma durante la cuarentena por coronavirus - Sputnik Mundo
Revolución viral: cómo la pandemia cambiará nuestro mundo
Ivanov está seguro de que la pandemia del coronavirus "cambiará la forma de pensar" de profesores de arquitectura de todo el mundo.

"Seremos testigos de cierta pandemia mental que en el horizonte del siglo XXI nos podría llevar a un nuevo sistema de asentamiento", afirmó.

El experto presume que las personas establecerán sus domicilios de forma que estén más apartados entre sí, lo que hará posible "aislar con facilidad a los virus en determinados segmentos de una ciudad, y será más fácil combatirlos".

Ivanov auguró que también cambiará el sistema de envíos a domicilio, que en su opinión será robotizado.

El futuro de la economía colaborativa

El urbanista opinó también que la economía colaborativa experimentará un auge fuerte después de que termine la pandemia del coronavirus.

"Se duplicará nuestra disposición de compartir cosas. Primero las prácticas colaborativas se reducirán, pero luego nos espera un auge de la economía colaborativa", dijo.

El experto afirmó que la comunicación mediante los servicios de internet elimina el límite entre lo público y lo privado, y lo mismo hacen los servicios de propiedad y uso común.

Una alumna estudiando a distancia (imagen referencial) - Sputnik Mundo
América Latina
A riesgo de convertirse en meme, educadores de Uruguay apelan a Internet
"Durante el aislamiento mantenemos contactos sociales mediante los servicios de internet: nos contamos rumores, intentamos proteger a nuestros familiares y a nosotros mismos del virus, superamos los problemas comunes relacionados con este virus", señaló.

Ivanov apuntó que esta comunicación "incrementa la confianza en el capital social, y este tipo de confianza requerirá un nuevo tipo de intercambio material".

Justo por ello "prosperará el estatus público y privado de las cosas en la economía colaborativa", subrayó.

Debido a la pandemia de coronavirus en numerosos países quedaron paralizados los servicios de uso común como el servicio de vehículo compartido Blablacar, la plataforma de alquileres vacacionales Airbnb y préstamos de vehículos, entre otros.

En 2014 la consultora PwC pronosticó que hacia 2025 la economía corporativa generaría ingresos globales de 335.000 millones de dólares.

Impresoras 3D en vez de conservas

Además, los supervivencialistas del futuro no van a almacenar toneladas de alimentos conservados y armas porque tendrán las impresoras 3D con que reproducirán todo lo necesario, opinó Piotr Ivanov.

Impresoras 3D serán usadas para fabricar partes de máscaras de protección - Sputnik Mundo
América Latina
Ingenio y cultura 'maker', la fórmula contra el COVID-19 en Argentina
"La cultura [actual] de los supervivencialistas, según la cual todos morirán excepto yo porque tengo en mi sótano cinco toneladas de carne conservada y un fusil Kalashnikov, se quedará en el pasado. Sobreviviremos porque podremos reproducir nuestra cultura dentro de un asentamiento mediante las impresoras 3D y la educación disponible en las bibliotecas", dijo.

El cambio de la cultura, señaló, se ve impulsado por el desarrollo del movimiento 'feliz día del juicio final' ('happy doomsday' en inglés).

"Este movimiento ahora tiene muchos seguidores, sobre todo son hackers que luchan contra las corporaciones farmacéuticas creando fórmulas fáciles y accesibles para sintetizar los medicamentos", apuntó.

Ivanov afirmó que también forman parte de ese movimiento los adeptos del concepto DIY (siglas inglesas para 'Hágalo Usted Mismo').

"Se trata de personas que crean y divulgan por todo el mundo planos de sillas, mesas, casas que se podrán reproducir en máquinas de carpintería, fresadoras e impresoras 3D", indicó.

Desde el 11 de marzo, la OMS califica como pandemia la enfermedad COVID-19 causada por el coronavirus, SARS-CoV-2, detectado en la ciudad china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei (centro-este), a finales de 2019.

A escala global se han detectado más de dos millones de casos de contagio por el virus, entre ellos más de 128.000 decesos, según la universidad estadounidense Johns Hopkins. Casi 501.000 personas han superado la infección.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала