Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

"La gente encerrada está perdiendo la cabeza": el día a día de los españoles en cuarentena

© REUTERS / Jon NazcaLa bandera de España en un balcón
La bandera de España en un balcón - Sputnik Mundo
Síguenos en
La enfermera María Cusillas y la artista griega Soula Repani cuentan a Sputnik cómo es la vida cotidiana en uno de los países más afectados de Europa, en confinamiento por la pandemia de COVID-19.

María Cusillas relata que desde un principio tuvo miedo porque estaba segura de que la pandemia también llegaría a España luego de ver lo ocurrido en Italia.

"Soy enfermera y me contratan en varios centros médicos del país. La primera semana de marzo, mientras trabajaba en el servicio de ecocardiografía ambulatoria de un hospital de la Coruña, llegó allí el primer paciente con COVID-19 desde Madrid. A finales de febrero, cuando Madrid ya hablaba de una emergencia, entonces me di cuenta de la facilidad con la que se transmitía el nuevo coronavirus", recuerda María.

Sanitarias a las puertas del Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) - Sputnik Mundo
España
Relato de una enfermera: "Vamos a la guerra con un tirachinas"
Narra que ella y sus colegas recibían instrucciones constantes de cómo atender a mujeres infectadas con el virus en la maternidad donde en ese entonces trabajaba, pero cuando entró en vigor la orden de confinamiento del Gobierno por primera vez en su vida sintió la gravedad de la situación.

"Vivo con mi madre en un pueblo a 11 kilómetros de la ciudad. Solía ir en bicicleta al trabajo. Durante los turnos de 14 horas, me preocupaba pasar tanto tiempo fuera de casa porque mi madre tiene 85 años y tiene graves problemas de salud. Además, estamos de luto por mi padre, que falleció en septiembre del año pasado".

Hace semanas que María dejó de trabajar, pues luego de que informara a sus empleadores sobre los problemas de salud de su madre suspendieron su contrato.

"Temo por mi madre y también temo por mí misma. El virus es más peligroso para los ancianos, pero incluso los jóvenes están muriendo. Mi vida en el pueblo no cambió mucho durante la cuarentena. Tenemos dos gallinas que ponen dos huevos frescos al día, también nos traen pan fresco a casa y nos sentimos cómodas", relató la enfermera.

María considera que la reacción de España fue tardía a pesar de que todos siguieron de cerca la situación de Italia.

En los zapatos de una extranjera

La artista griega Sula Repani que vive décadas en España junto a su esposo Miguel, quien también es extranjero, notó que a la gente de la ciudad de Orense le encantaba correr, andar en bicicleta o simplemente caminar a lo largo del río. Pero ahora todo esto está prohibido por el confinamiento. Mientras que en otros países, como Bélgica y Grecia, los ciudadanos pueden hacer ejercicio al aire libre.

"Creo que no solo es correcto, sino también necesario para la salud mental. Mantener al menos un mínimo de libertades personales también es bueno para la salud. Aquí, la severidad de las medidas está al borde. Una amiga mía y su marido salieron a pasear con los perros, y la Policía los reprendió a pesar de que son marido y mujer", cuenta Sula.

La artista coincide con María al observar que las medidas preventivas que se aplicaron fueron tardías en España.

"Me siento bastante extraña. No puedo decir que esté sufriendo, pero es raro. No tenemos ni idea de cómo manejar todo esto. Es algo nuevo para todos nosotros. Solo durante la dictadura, nosotros y la gente que vivía en esa época fuimos restringidos en la libertad personal", explica Sula.

Anciana y cuidadora - Sputnik Mundo
España
Trabajadoras precarias y abuelos abandonados, la realidad de los cuidados en España
El confinamiento ha provocado en Sula muchas preguntas sobre lo que pasará cuando se acabe esta situación, pero lo que más le ha sorprendido es que inclusive en el lugar donde vive, la gente mayor solo sale con mascarillas.

"Mi marido y yo no hemos cambiado nuestra rutina diaria drásticamente. Nuestros talleres están en la casa que está en un terreno que necesita de cuidados", cuenta la artista griega.

Actualmente, Sula vive junto a su marido en Galicia y admitió que la vida en el campo en una casa propia con un patio donde el sol brilla todo el día, no se compara con la vida en un apartamento de la ciudad, cuyas ventanas pueden dar a un patio cerrado.

"Nuestros amigos de Madrid me dicen que es terrible. Es difícil encontrar una familia donde no hay gente enferma. La gente que está encerrada en sus apartamentos están perdiendo la cabeza. Uno de mis amigos en el apartamento tiene sólo una o dos ventanas que salen al patio y no le llega ni un solo rayo de sol", relató Sula.

A pesar de que el confinamiento ha restringido muchas libertades a los habitantes la artista griega confiesa que tiene suerte de vivir en Galicia, pues considera que este modelo de vida impuesto con millones de personas viviendo en ciudades abarrotadas no es ni saludable ni sostenible.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала