Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Investigación señala miles de feminicidas impunes por culpa de la Justicia mexicana

Síguenos en
CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — De los más de 3.000 feminicidios investigados en México entre 2012 y 2018, solo fueron condenados unos 700 perpetradores debido a la ineficacia y el machismo de la Justicia, dijo a Sputnik la experta Galia García Palafox, que investigó esos expedientes.
"Encontramos una cosa terrible, al analizar por qué salen libres, dónde y cómo se caen los juicios, y en todos los casos el problema fue de las fiscalías, sus errores y pésimas investigaciones facilitan a la defensa tumbar los procesos", resumió García Palafox, editora en la unidad de investigación de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

De los 3.056 feminicidios investigados como tales en México en siete años (2012-2018), las autoridades detuvieron a 1.732 sospechosos, pero los fiscales solo lograron la condena de 739, mientras 105 acusados fueron declarados inocentes.

La investigación "El limbo de los feminicidios", exhibe un "sistema de justicia mexicana machista" que deja libres a los feminicidas, señala el texto.

Una marcha contra la violencia de género en Argentina  - Sputnik Mundo
América Latina
América Latina y una contienda imparable por la igualdad de género
El trabajo es subtitulado: "Nos están matando y a ellos los están liberando, los fiscales, los ministerios públicos, los peritos, los policías, los jueces".

El equipo encabezada por la investigadora Valeria Durán hizo durante un año alrededor de 500 solicitudes de información de 105 feminicidios en los cuales los acusados resultaron absueltos y están libres, a pesar de que algunos confesaron las atrocidades cometidas.

Mediante leyes de transparencia y acceso a la información, las investigadoras lograron únicamente 18 expedientes judiciales, mientras que 87 absoluciones restantes siguen en secreto.

Permanecen ocultas así las deficiencias procesales por las cuales los jueces liberaron a los presuntos feminicidas.

No obstante, en esos 18 juicios se encontraron causas comunes por las cuales los jueces liberan a los criminales, responsables de asesinar de manera violenta a miles de mujeres, incluso descuartizadas o asfixiadas.

"El resultado de la investigación es terrible, encontramos que en todo el país hubo más de tres mil casos investigados como feminicidios en siete años, pero solo hubo poco más de 700 sentencias condenatorias que pusieron a los feminicidas como culpables de cárcel, el resto (más de 2.300) están libres en las calles", resumió García Palafox, ganadora del Premio Nacional de Periodismo 2018 por la investigación "El hombre que no estuvo aquella noche en Iguala".

Una historia de impunidad

MCCI reveló en 2017 vacíos legales en el concepto de "violencia de género" en la investigación "Las muertas que no se ven".

Esas falencias legales habilitan que más de 80% de los asesinatos violentos contra mujeres no sean calificados como feminicidios.

Protesta contra la violéncia machista y los feminicidios en Puebla, México - Sputnik Mundo
#UnDíaSinMujeres: el porqué y para qué del paro nacional feminista en México
La investigación de 2017 detectaba "hoyos negros de los sistemas judiciales en México", que impiden que los criminales sean castigados con hasta 70 años de prisión.

El Código Penal federal mexicano establece siete características para que el asesinato de una mujer pueda ser considerado un feminicidio, es decir que haya sido motivado por razones de género.

Las razones de género existen cuando se compruebe alguna de las siguientes circunstancias: "signos de violencia sexual; lesiones o mutilaciones; los antecedentes de violencia; que haya existido una relación entre la víctima y el victimario; las amenazas o agresiones previas al asesinato".

Una característica muy generalizada en la actual ola de violencia brutal es "que la víctima haya sido incomunicada (secuestro); y que el cuerpo haya sido expuesto o exhibido en un lugar público", dice la investigación.

Algunos estados han añadido que el asesino haya actuado por celos extremos, misoginia, o haya obligado a ejercer la prostitución.

Una mujer intenta protegerse (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Así es el innovador mecanismo mexicano que busca proteger a las mujeres
Pero estados Campeche y Michoacán ni siquiera contemplan las siete causales del código federal, señalan los hallazgos.

Las investigadoras encontraron que las fiscalías no lograron probar el feminicidio por graves errores de los investigadores.

Es práctica común en este país que las declaraciones y confesiones se hagan sin presencia de abogados, que no se tomen suficientes evidencias en la escena del crimen o del cuerpo de la víctima.

García Palafox fue premiada en 2018 porque descubrió que un hombre acusado como autor de la desaparición de 43 estudiantes en 2014, en la llamada "Masacre de Iguala", nunca estuvo en la escena del crimen.

Ahora descubrió, por ejemplo, el caso de una mujer asesinada dentro de un auto.

"La primera medida fue decomisar el auto, pero tardaron tres años en hacer los exámenes genéticos (pruebas de ADN) a los restos de sangre", relató.

El juez descartó esa sangre como prueba, y el automóvil abandonado tres años, sin una cadena de custodia, fue declarado "prueba invalida", hasta que el acusado fue liberado.

Manifestación exigiendo justicia por la violación tumultuaria de cuatro policías a una adolescente en Ciudad de México - Sputnik Mundo
'No me cuidan, me violan': las mujeres estallan contra la Policía de Ciudad de México (vídeos, fotos)
Los vídeos de cámaras de seguridad de un motel donde otra mujer fue violada y asesinada pasaron por tantas manos antes de llegar a los fiscales, que fueron invalidados como prueba.

"Los criminales confesos cuentan cómo cometieron el asesinato, pero resulta que las detenciones son arbitrarias y los fiscales no tienen otras pruebas que la confesión, con posible tortura", ilustró la investigadora.

Una gran conclusión es que en este país "no existe la capacidad judicial, porque un fenómeno tan grave no se investiga como una emergencia nacional, ni con una perspectiva de género", dijo.

A pesar de los rastros de mutilaciones o violencia sexual, los casos se clasifican como un asesinato más.

"Es una aberración que rebaja las penas" cuando se logra una sentencia, menos de una por más de tres crímenes clasificados como feminicidios.

Al final, a las mujeres mexicanas "les falla todo el sistema machista, pero sobre todo, les falla la justicia", puntualizó García Palafox.

Esta realidad es la que denuncian organizaciones feministas, que el 9 de marzo promueven el paro "Un día sin nosotras".

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала