Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Macron se lanza a la reconquista de los barrios en manos del islamismo

© AFP 2021 / Jacques DemarthonMujeres musulmanas en Francia (imagen referencial)
Mujeres musulmanas en Francia (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Síguenos en
Emmanuel Macron se lanza a la reconquista de los territorios franceses en manos del "separatismo islamista". Una guerra política, cultural y religiosa que llevará años y empieza cargada de contradicciones.

Los territorios perdidos de la República es el título de un libro escrito en 2002 por un grupo de profesores franceses de izquierda en el que denunciaban que el antisemitismo, el sexismo y el islamismo se apoderaban de los colegios y escuelas en la región de París. Algunos de sus autores escondieron bajo seudónimo su identidad; los que optaron por firmar con su nombre fueron perseguidos y amenazados de muerte. Todos ellos, fueron considerados como islamófobos y racistas. A los insultos se le añadió el silencio mediático y el desprecio de la mayoría del mundo intelectual.

Cruces - Sputnik Mundo
Muerte del luteranismo y expansión del islam, ¿cómo será el devenir de las religiones mundiales?
Los territorios conquistados por el islamismo es otro libro que acaba de aparecer en Francia, obra de varios investigadores coordinados por Bernard Rougier, director del Centro de Estudios Árabes y Orientales y una de las eminencias universitarias reconocidas en Francia y en el extranjero. El titulo lo dice todo. Ya nadie esconde que en los 18 años que han pasado de un texto al otro, la 'sharia' ha reemplazado los principios de la República en algunos territorios en Francia. Es una evidencia demostrable y una realidad que viven y sufren ciudadanos franceses, musulmanes o no.

Por supuesto, los voceros del islam político y una parte de la izquierda huérfana de obreros y votantes siguen insistiendo en denunciar como "islamófobo" —término creado para impedir la crítica a una religión— toda crítica al islamismo, que es un fenómeno político y cultural. Esa presión ha hecho dudar a muchos políticos, incluidos presidentes, de tomar medidas para paliar el avance de lo que algunos imanes progresistas llaman "la enfermedad" del islam.

​A la presión de la que hablamos se ha unido también el clientelismo de muchos responsables políticos locales, de derecha o de izquierda, que durante décadas han admitido el pacto con el islam radical en sus ciudades, a cambio de votos. A un mes de las elecciones municipales, Macron también utiliza el asunto.

No es Al Raqa, es Francia

En ciertos barrios franceses un visitante perdido se creería más en Al Raqa bajo dominio de ISIS (prohibido en Rusia y otros países) que en territorio europeo. No es una exageración.

Mezquitas ilegales, monopolio de comercios 'halal', peluquerías no mixtas, cafés donde las mujeres no son admitidas, clubes deportivos subvencionados con dinero público que son simples tapaderas para ocultar centros de lavado de cerebro, mujeres obligadas a vestir indumentarias que oculten cada centímetro de su piel y la cabellera completa… Eso, en el aspecto exterior.

Una piscina (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Nudistas contra burkinis: guerra civil en las piscinas de Francia
En el interno, el poder local está tomado por asociaciones islamistas que, ante el abandono del Estado (ausencia de policía, de servicios de salud, de correos…), se ocupan de imponer el orden y desarrollar una obra "social" como mejor vehículo de proselitismo. En muchos casos, la economía de esas zonas está basada en el comercio de drogas, pues la venta de estupefacientes a los no creyentes no es delito, según algunos imanes.

Emmanuel Macron dice haber tomado conciencia del problema y manifestó, por primera vez desde los dos años y medio que lleva de mandato, que "las leyes religiosas nunca sustituirán a las de la República".

Al concepto de "comunitarismo", Macron prefiere utilizar el de "separatismo islamista". Una palabra que, según él, refleja mejor las intenciones de quienes quieren dividir a los franceses.

Macron y su Gobierno hablan de "conquistar" "esos barrios alejados ahora del Estado". Sus servicios cifran en 47 los objetivos de "reconquista republicana", y en 15 las zonas más específicas de lucha contra la radicalización islamista. Otras fuentes, entre ellas algunos especialistas, enumeran 150 barrios "sin ley", o más bien, bajo la ley islámica.

Día Mundial del Hiyab: estas son las famosas que han lucido el velo musulmán - Sputnik Mundo
Día Mundial del Hiyab: estas son las famosas que han lucido el velo musulmán
El presidente Macron dice que es intolerable que un hombre se niegue a estrechar la mano de una mujer, como ocurre en empresas públicas; que ciertos individuos no admitan que sus mujeres sean atendidas por doctores y no doctoras en los hospitales, que los niños sean desescolarizados para evitar los programas de enseñanza, o que se obtengan certificados médicos de complacencia para evitar que las niñas acudan a las piscinas, una actividad obligatoria en las escuelas. Son solo algunos ejemplos, y no los más extremos, de la vida cotidiana en algunos barrios de Francia.

Una ley tótem que impide el control del islamismo

Macron asegura que durante su mandato se han cerrado mezquitas, se ha expulsado a imanes radicales y se han cerrado negocios que eran una simple vitrina de centros de alistamiento radical. El jefe del Estado ya ha adelantado una serie de medidas para hacer frente al problema:

  • retorno de los servicios públicos a las zonas abandonadas
  • especial atención a la enseñanza en esos barrios
  • reorganización del culto musulmán, que incluye acabar con la financiación extrajera.

Y es ahí donde se centra el hándicap de una República laica cuya ley de 1905 sujeta toda la arquitectura intelectual para proteger las libertades de los no creyentes y de los creyentes de cualquier fe, pero que, al tiempo, protege al Estado de cualquier influencia religiosa. Esa ley impide que se pague con dinero público a los imanes que predican en los más de 2.500 lugares de culto musulmán. Tampoco admite que se construyan mezquitas, sinagogas o iglesias con parte del erario.

El Corán, libro sagrado del islam - Sputnik Mundo
20 frases del Corán que abogan por la paz
Por ello, más de 300 imanes acuden cada año a Francia enviados por países como Marruecos, Argelia o Turquía. En la mayoría de los casos, esos predicadores no dominan la lengua francesa; en la mayoría de los casos, nadie es capaz de controlar sus discursos. En la mayoría de los casos, su mensaje no está adaptado a los principios republicanos. En muchos casos, sus alocuciones son llamadas a contravenir y desafiar a las leyes francesas.

Macron propone que, a partir de ahora, esos imanes sean formados en Francia, después de haber asegurado que dominan perfectamente la lengua. Pero no deja claro cómo y quién llevará a cabo la selección y la formación. Es una de las contradicciones de este primer plan "antiseparatismo islamista". Las objeciones no acaban ahí.

Catar paga mezquitas en Francia y yihadistas en Malí

Emmanuel Macron expuso su proyecto en un barrio 'difícil' de la ciudad de Moulhouse, al noroeste del país. Es allí donde se está construyendo el lugar de culto musulmán más grande de Francia y de Europa, el centro An-Nur.

Una chica musulmana con hiyab - Sputnik Mundo
La moda islámica llegó a Cuba y diversifica el comercio en la isla
La financiación de la obra corre a cargo de la Qatar Charity, que es responsable de 140 iniciativas similares en el Viejo Continente. Según lo escrito en el libro Qatar Papers, de los conocidos periodistas Christian Chesnot y George Malbrunot, en este proyecto, cuya realización se ha convertido en un símbolo para la comunidad musulmana, se alían la disimulación y la complacencia de los políticos locales. Según los autores, los 10.000 metros cuadrados de An-Nur cuestan 26 millones de euros y el 80% será sufragado por Catar y Kuwait, además de un oscuro fondo de inversión que se encarga del mecanismo jurídico-financiero.

Si el Estado francés no puede pagar las mezquitas, alguien debe hacerlo, por supuesto, pero la Qatar Charity ha sido acusada recientemente de haber financiado grupos yihadistas en Siria y Mali, donde las tropas francesas les combaten. Además, el organismo que gestiona el proyecto An-Nur, la Unión de organizaciones islámicas de Francia (UOIF), desde 2017 rebautizada como 'Musulmanes de Francia', es la filial francesa de la organización Hermanos Musulmanes, una de las instancias extranjeras denunciadas por Macron como foco de la penetración del islam político y generador del secesionismo islamista en su país

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала