Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

"No me quiero ir", el grito de la niña de 7 años que moviliza España y Uruguay es desgarrador

© Foto : Cortesía campaña 'María no está sola'Movilización en apoyo a María, madre de la niña de 7 años reclamada por su padre
Movilización en apoyo a María, madre de la niña de 7 años reclamada por su padre - Sputnik Mundo
Síguenos en
La niña de 7 años que estaba alojada en el Consulado uruguayo en Barcelona fue entregada a su padre, confirmó a Sputnik el abogado de la madre. La niña, que manifestaba su voluntad de quedarse con su madre, fue trasladada por la Policía hacia la vivienda del hombre, a quien no ve desde los 3 años.

La madre uruguaya que se alojaba junto a su hija de 7 años en el consulado de su país en Barcelona debió cumplir este viernes con la sentencia de la Justicia española y entregar a la niña a su padre biológico, en el marco del litigio judicial que ambos mantienen desde 2016.

Una niña (imagen referencial) - Sputnik Mundo
América Latina
Los padres de la niña con una enfermedad única en México: "Traigamos al donante a casa"
Tras pasar una semana viviendo en las instalaciones del Consulado de Uruguay en Barcelona, la madre, conocida como María, debió cumplir la sentencia de la Justicia española que otorgaba la custodia de la menor al padre. Mario Guerrero, abogado de la uruguaya, confirmó a Sputnik que la entrega de la niña fue realizada en el mediodía de este viernes, horario de España.

Según informó el diario catalán El Periódico, la niña fue retirada por los Mossos D’ Esquadra (Policía de Catalunya), debido a que el padre no quiso presentarse en la sede consular, rodeada por manifestantes en apoyo a la madre.

"No me quiero ir, no me quiero ir", gritó la niña al ser escoltada fuera del recinto diplomático, según consigna el medio catalán. La madre, por su parte, debió recibir asistencia médica en el lugar como consecuencia de un cuadro de ansiedad.

Según había sido establecido por la Justicia española, los efectivos policiales entregaron a la niña a su padre biológico. El procedimiento fue observado por los abogados de las partes y un psicólogo de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia de Cataluña.

La situación de la niña, que actualmente tiene siete años, se judicializó en 2016. María, de nacionalidad uruguaya, vivía en España y decidió visitar su país natal junto a su hija luego de separarse del padre de la menor. Si bien tenía previsto regresar a España, una serie de señales de la niña —como dibujos o reacciones ante figuras masculinasla alertaron sobre la posibilidad de que hubiera sido víctima de abuso sexual.

La madre denunció el caso ante la Justicia uruguaya, al tiempo que el hombre presentó una denuncia en territorio español por lo que consideró la sustracción de la niña sin su consentimiento.

Ambas partes dieron inicio a una batalla legal que implicó que la niña fuera sometida a peritajes en Uruguay en varias oportunidades. Los técnicos en Uruguay indicaron que la niña había sido sometida a violencia sexual y aconsejaron que la menor no fuera restituida a España. Sin embargo, la Justicia española desestimó los informes uruguayos y a mediados de 2018 se determinó que debía volver a territorio español.

Niños atendidos por Unicef Argentina - Sputnik Mundo
América Latina
500.000 adolescentes fuera de la escuela: Unicef alerta en las elecciones argentinas
De vuelta a España, María continuó la denuncia contra el exmarido por abuso sexual de la hija, pero fue archivada en febrero de 2019. La tenencia de la niña continuó en la órbita civil, que a fines de septiembre decidió que la menor debía quedarse con el padre, con un régimen de visitas para la madre. En ese marco, el tribunal dispuso que la entrega de la menor a su progenitor se realizaría a través del Consulado uruguayo.

Sin embargo, la representación de Uruguay en Barcelona se negó a cumplir con la orden judicial, argumentando que una sede diplomática no podía ser obligada a ejecutar una sentencia judicial de otro país. En ese marco, permitió que la mujer y la niña vivieran en el lugar durante una semana, en habitaciones especialmente acondicionadas.

Fuera, mientras tanto, se sucedieron movilizaciones de organizaciones feministas y de uruguayos radicados en Barcelona en apoyo a la mujer. Además, la Policía catalana mantuvo una guardia a la espera de que la mujer cumpliera la sentencia y entregara a la menor. El caso ha causado conmoción en Uruguay, donde se viralizó una campaña social de apoyo a María.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала