Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Una enorme balsa de piedra pómez surgida de un volcán podría salvar la Gran Barrera de Coral

© AP Photo / KIKE CALVOParte de la Gran Barrera de Coral, en Australia
Parte de la Gran Barrera de Coral, en Australia - Sputnik Mundo
Síguenos en
Una isla flotante hecha de piedra pómez a la deriva en el Pacífico podría salvar los corales de la Gran Barrera de Coral, en Australia. Se trata de una enorme balsa rocosa del tamaño de Manhattan que fue expulsada de un volcán submarino durante su erupción.

El 9 de agosto el satélite Terra de la NASA descubrió por primera vez la enorme masa de piedra flotante y el 13 de agosto se obtuvieron imágenes en color en el trópico del océano Pacífico, cerca de la isla Late, en el Reino de Tonga.

La erupción submarina se produjo sin que nadie se diese cuenta. Del volcán, hasta ahora desconocido y que, según los científicos, se encuentra cerca del Reino de Tonga —un país insular de la Polinesia—, se expulsó gran cantidad de lava. Los científicos explican que cuando esta se enfría muy rápido en contacto con el mar se convierte en piedra muy porosa y más ligera que el agua.

¿Un iceberg de piedra pómez?

Se trata de un enorme iceberg del tamaño de Manhattan o de 20.000 campos de fútbol. Tal es su tamaño que los navegadores australianos que se toparon y se adentraron en ella tuvieron problemas para poder salir. Fue como navegar en un campo de piedra en lugar de hacerlo en el mar. "Todo el océano estaba mate y no podías ver el reflejo de la luna en el agua", relata la pareja que se encontró con la enorme masa rocosa, Michael Hoult y Larissa Brill. En su Facebook publicaron imágenes de las rocas.

Se calcula que aproximadamente el 90% de su tamaño permanece bajo el agua, mientras que solo el 10% es visible desde la superficie.

Puede ayudar a regenerar la Gran Barrera de Coral

La Gran Barrera de Coral —el mayor arrecife de coral del mundo, de más de 2.600 km de longitud— se sitúa frente a la costa australiana, cerca de la superficie del mar, y es el santuario de multitud de fauna y flora marina. El acelerado aumento del nivel del mar debido al derretimiento de los cascos polares calienta el agua en la superficie, lo que mata lentamente al coral hasta dejarlo completamente blanco. La barrera sufrió especialmente durante 2016 y 2017 debido a las olas de calor, que provocaron un blanqueamiento masivo que acabó destruyendo la mitad de los corales.

Se espera que durante los próximos 7 o 10 meses —hacia marzo o junio de 2020— la piedra pómez se vaya desplazando hacia la costa australiana. Allí podría servir como nuevo hogar para los organismos marinos, quienes durante los últimos años están sufriendo los envites del cambio climático. Como explica la NASA en su página web, cuando parte de la masa de piedra pómez llegue a la Gran Barrera de Coral la vida marina que haya ido arrastrando hasta la costa se instalará allí. Así que traerá consigo colonias de corales y demás organismos vivos. Es un mecanismo natural de colonización marina.

"En esos 150 kilómetros cuadrados de piedra pómez que hay ahora mismo ahí fuera hay probablemente de miles de millones a billones de pedazos de pómez, todos flotando juntos. Cada uno de ellos es un vehículo para algún organismo vivo. Cuando llegue [a Australia] estará toda cubierta de todo tipo de organismos, como algas, percebes, corales, cangrejos, caracoles y gusanos", ha relatado Scott Bryan, geólogo y profesor asociado de la Universidad de Queensland (Australia) al periódico australiano ABC.

Bryan señala que el fenómeno sucede una vez cada cinco años y que es una forma de que los corales jóvenes y sanos se introduzcan rápidamente en la barrera.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала