Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Merkel sufre temblando los estragos del estrés

© REUTERS / Jorge SilvaLas manos de la canciller alemana, Angela Merkel
Las manos de la canciller alemana, Angela Merkel - Sputnik Mundo
Síguenos en
Desde hace un mes todo el mundo se fija en los movimientos de la canciller alemana, Angela Merkel. Sus actos públicos son escrutados por los medios de comunicación como nunca antes.

Algo le ocurre a la líder democristiana, pero no se sabe exactamente qué. Propios y extraños observaron, entre incómodos y sorprendidos, como Merkel sufría, el pasado 18 de junio, un ataque de temblores incontrolados que agitaba su cuerpo, mientras recibía al nuevo presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

La propia política quitó hierro al asunto, atribuyéndolo a una deshidratación momentánea. Pero el problema se manifestó estentóreamente apenas unos días después, el 27 de junio, a primer hora de la mañana, durante un acto oficial en Berlín. El cuerpo de Merkel empezó a temblar en el acto de despedida de la ministra de Justicia y la bienvenida a su sucesora en el palacio presidencial. Y sufrió un episodio similar el pasado 10 de julio, al recibir en al primer ministro de Finlandia, Antti Rinne.

"Pero estoy bien, no debe haber preocupación por mí", aseguró a la prensa.

Lo cierto es que los tres episodios ocurrieron de repente. Ella intentó controlarlos con dignidad y aplomo pero sin mucho éxito. Los misteriosos temblores no han parado y provocaron, la semana pasada, que Merkel rompiera el protocolo y tuviera que escuchar sentada los himnos nacionales junto a la primer ministra danesa, Mette Frederiksen. Lo mismo ocurrió con la primera ministra de Moldavia, Maia Sandu.

Angela Merkel, la canciller de Alemania - Sputnik Mundo
Merkel asegura cuidar bien de su salud
La explicación esgrimida por la propia afectada es que se trata de un "proceso" físico que aún no ha concluido y que se inició después del primer ataque. Merkel confía en que "un día, igual que llegó, se marchará"… "Estoy en forma para el trabajo", ha dicho para intentar calmar a quienes se preocupan por su estado de salud dentro y fuera de Alemania.

Ella misma ha insinuado que los temblores pueden tardar un poco en resolverse y ha demostrado que espera que su salud le permita seguir trabajando para poner en marcha sus planes para una sucesión controlada, personificada en la actual ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer o AKK como se la conoce popularmente en Alemania.

Nada seguro

La opinión pública alemana ha respetado, en gran medida, su privacidad. El único medio germano que se ha movido de la foto ha sido el diario más leído del país teutón, el Bild Zeitung, que denunció por internet que el partido de la canciller, la Unión Democristiana (CDU), está censurando el tema y actuando "como si Angela Merkel no hubiera tenido tres ataques de temblores".

Por el contrario, la prensa del resto del mundo no ha dejado de informar de los dichosos temblores, enfocando a la expresión de esfinge de Merkel, cuando aquellos se producían, mientras preguntaba a un tropel de doctores de distintas especialidades para que lanzaran un diagnóstico médico plausible.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin y la canciller de Alemania, Angela Merkel - Sputnik Mundo
Putin felicita "cálidamente" a Merkel por su 65 aniversario
¿Deshidratación o Parkinson? ¿Ansiedad o esclerosis múltiple? ¿Sepsis o demencia? Todas estas preguntas son meramente especulativas porque cualquier médico razonable insistiría en la necesidad de un historial clínico detallado, seguido de las pruebas apropiadas y, a menudo, de observaciones adicionales antes de pronunciar un diagnóstico, especialmente uno con graves consecuencias para el paciente y su familia.

No es nada extraño que una mujer sexagenaria (cumple 65 años este 17 de julio) que trabaja muchas horas en un puesto extremadamente complicado y responsable, sufra en un momento delicado un temblor episódico mientras está de pie a pleno sol. Lo que pasa es que esa mujer es nada menos que la líder del país más influyente del Viejo Continente, porque, como subrayó un periodista del periódico Tagesspiegel, "cuando Angela Merkel tiembla, toda la Unión [Europea] tiembla".

Las causas

Una deshidratación pudo desatar la primera ola de temblores, seguida de un sentimiento de ansiedad ante la idea de que pudieran reproducirse en el mismo contexto. La respuesta al estrés es un mecanismo básico de supervivencia y se activa tan pronto como se percibe una amenaza, incluido el temor de que algo pueda suceder.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, escuchan himnos nacionales - Sputnik Mundo
¿Deshidratación o algo más serio? Qué está detrás del temblor de la canciller alemana
Sin una patología subyacente —y el historial clínico de Merkel es información estrictamente privada—, el temblor ortostático detectado, que se produce al estar de pie, puede significar el resultado de una respuesta normal al estrés. El problema de la reacción es que el cuerpo que la sufre se comporta de esa manera en respuesta a amenazas reales y temidas. De hecho, el temor de que el cuerpo comience a comportarse de una manera aparentemente anormal puede precipitar esa misma respuesta. Se cae entonces en una especie de círculo vicioso.

Según los neurólogos consultados por distintos medios de comunicación, un temblor ortostático puede ser tratado, entre otros métodos, con benzodiacepinas, un medicamento psicotrópico que provoca cansancio y mareo como efectos secundarios por lo que resulta ideal encontrar la dosis correcta para cada paciente y caso.

La idea viene apoyada por una prueba "forense". La emisora de radio de Baviera Antenne Bayern encargó a una persona capaz de leer los labios para que descifrara las palabras que Merkel musitaba durante el tercer y último ataque. Judith Harter dijo que la política repetía como un mantra "puedo hacerlo" "puedo hacerlo" en un vano intento de animarse y convencerse a sí misma y frenar así el molesto e inoportuno temblor.

Conclusión: la gran tensión acumulada le está pasando una mala jugada a la veterana canciller, que en noviembre sumará 14 años consecutivos a los mandos del barco, alcanzando al legendario Konrad Adenauer (1949-1963). Es lógico que esa circunstancia haya disparado los rumores sobre su verdadero estado físico y psicológico pues Alemania es, para bien o para mal, la locomotora de Europa y, además, la jefa del Gobierno ya dijo en público que no tiene contemplado presentarse a las elecciones federales de 2021, aunque desea controlar el proceso de sucesión y garantizar que su formación política sea, de nuevo, la más votada, por delante de los socialdemócratas.


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала