Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Ciencia
Los hallazgos más importantes y logros más emocionantes en el campo de la ciencia.

Contrario a lo que puedes pensar, el frío nos hace felices ¡entérate por qué!

CC0 / Pixabay / Botella de agua (imagen referencial)
Botella de agua (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Síguenos en
¿Alguna vez te has preguntado por qué beber agua fresca o comer helado nos resulta tan placentero y apetecible, especialmente cuando hace calor? Quizá pienses que es porque nos quita el calor del cuerpo, pero no. Según la ciencia, los motivos son otros. Sputnik te cuenta cuáles son.

Beber agua fresca no nos ayuda a bajar la temperatura, pero nos da placer... frío. Contemplar las gotas de condensación en el contorno de un vaso con bebida fresca es tan atractivo como hincar el diente a una manzana fresca. Pero ¿por qué el frío nos hace tan felices?

Teléfonos móviles - Sputnik Mundo
¿Qué podemos hacer los usuarios de teléfonos móviles para reducir la contaminación?

Según un estudio publicado en la revista Appetite en 2013, el frío de los alimentos y su frescor parecen tener más que ver con las sensaciones y el disfrute que con un cambio real de temperatura en el cuerpo.

Los investigadores explican que podríamos caer en el error de pensar que lo frío reduce nuestra temperatura corporal, y por eso nos urge ingerir alimentos y bebidas frías en verano. Sin lugar a dudas, cuando tomamos un trago de agua con limón helado, el placer es inmediato y sentimos que nos vuelve el alma al cuerpo. 

Más: Dime qué ves primero y te diré quién eres: una imagen que está dando la vuelta al mundo

No obstante, la ciencia dice que para enfriar los 60, 80 o 100 kilogramos de los que estamos hechos —y que están a unos 36ºC— necesitaríamos decenas de litros de agua helada, frutas frescas y verduras. O una ducha. Es más, si echamos un trago a una cerveza helada, esta se calentará pocos segundos después en nuestro estómago. 

El interior de un Boeing 787 - Sputnik Mundo
Algunos aviones tienen una habitación secreta y no lo sabías (fotos, vídeo)

El frescor viene por otro lado. Lo que ocurre es que nuestra boca tiene receptores térmicos que sí detectan el frescor y lo asocian a una bajada de temperatura. Nuestro cuerpo no se refresca, pero nuestra boca nos dice que sí. El placer del frío desplaza la importancia de la capacidad térmica.

Lo importante con las bebidas es la sensación térmica que provoca el frío, más que el frío en sí. 

Además, el estudio hace hincapié en otros estudios anteriores que señalan que lo que más quita la sed e hidrata es el agua sin gas. Y que el gas, el azúcar o el alcohol son elementos que deshidratan y que al poco tiempo de haberlos ingerido, nos generan más sed. Aunque nada tiene esto que ver con el goce de beberlos, claro está.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала