Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Ciencia
Los hallazgos más importantes y logros más emocionantes en el campo de la ciencia.

Nuestro cráneo se deforma y los 'smartphones' podrían tener la culpa

CC0 / Pixabay / Una calavera (archivo)
Una calavera (archivo) - Sputnik Mundo
Síguenos en
Las horas que pasamos mirando nuestros teléfonos inteligentes parecen estar cambiando nuestros cráneos. La gente, especialmente personas más jóvenes, están desarrollando un nuevo hueso justo encima de sus cuellos.

Este hueso se conoce como protuberancia occipital externa y es a veces tan grande que se puede sentir presionando los dedos en la base del cráneo.

El cuerpo humano (ilustración) - Sputnik Mundo
Ciencia
Los científicos descubren una nueva estructura anatómica en el cuerpo humano
Aún no está del todo claro, pero es posible que provenga de doblar constantemente el cuello en ángulos incómodos para mirar los dispositivos inteligentes. La cabeza humana no es ligera, ya que pesa unos 4,5 kilos.

Doblar el cuello puede aumentar la presión en donde los músculos del cuello se adhieren al cráneo, a lo que el cuerpo probablemente responde colocando allí un trozo óseo nuevo. Esta espiga distribuye el peso de la cabeza sobre un área más grande.

En un estudio realizado en 2016 y publicado en el 'Journal of Anatomy', David Shahar, un científico de la Universidad de Sunshine Coast (Australia), y un colega suyo observaron las radiografías de 218 pacientes jóvenes de 18 a 30 años para determinar cuántos tenían estas protuberancias. Las regulares medían al menos cinco milímetros y las grandes, 10 mm.

Además: ¿Es la tripita cervecera un órgano? Los científicos, divididos

Resultó que el 41% del grupo tenía un hueso agrandado y el 10% tenía uno especialmente grande que medía al menos 20 mm. En general, eran más comunes en los hombres que en las mujeres.

Otro estudio de 1.200 individuos de 18 a 86 años de Shahar reveló que estos picos son más prevalentes en personas más jóvenes, con participantes de 18 a 30 años, significativamente más propensos a tener el hueso en cuestión que las generaciones mayores.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала