Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Ciencia
Los hallazgos más importantes y logros más emocionantes en el campo de la ciencia.

Por querer 'independizarse' de Rusia, la NASA podría quedarse sin el santo y sin la limosna

CC0 / Unplash / Un astronauta estadounidense (imagen referencial)
Un astronauta estadounidense (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Síguenos en
En su intento de 'liberarse' de Rusia, la NASA puso el futuro de su exploración espacial en manos de dos empresas privadas estadounidenses. Sin embargo, si estas no logran poner a punto sus naves espaciales para 2019 —como temen algunos— la NASA podría quedarse fuera de la EEI por un tiempo.

En Estados Unidos corren tiempos de 'rusofobia' y lamentablemente el campo de la exploración espacial —que alguna vez fue un terreno fértil para la cooperación de ambos países—, no escapa a esta realidad.

Cosmonauta ruso durante una caminata espacial cerca de la EEI - Sputnik Mundo
Codo con codo: a dos décadas del amanecer de la Estación Espacial Internacional
Desde 2011 cuando la NASA canceló su programa de transbordadores espaciales, la nave rusa Soyuz se convirtió en el único vehículo del mundo capaz transportar astronautas y carga hacia y desde la Estación Espacial Internacional (EEI).

Para garantizar que los astronautas estadounidenses pudieran seguir volando al satélite artificial, la NASA firmó con un contrato con Rusia. Sin embargo, esto fue visto como una humillación por algunos sectores del país que se autoproclamó "vencedor de la carrera espacial".

"Estar, en efecto, bajo el control de Rusia para (desarrollar) nuestro programa espacial no me sienta nada bien y no creo que tampoco le sienta bien al pueblo estadounidense", llegó a decir en 2010 el veterano astronauta John Glenn, el primer estadounidense que orbitó la tierra en 1962.

Representante de la oposición en Kiev, Ucrania (archivo) - Sputnik Mundo
Economía
A cinco años del Euromaidán: ¿a dónde va Ucrania?
Pero en ese momento el presupuesto de NASA no podía darse el lujo de sucumbir a los fervores patrióticos y —quizás lo más importante— las relaciones entre los gobiernos de Rusia y EEUU atravesaban un buen momento.

Todo ese cambió en 2014. El derrocamiento del Gobierno legítimo de Ucrania, el surgimiento de las milicias separatistas en el este de ese país, la posterior reunificación de la península de Crimea con Rusia y las sanciones unilaterales que la Administración de Barack Obama le impuso a Moscú, llevaron las relaciones bilaterales a su punto más bajo desde la época de la Guerra Fría.

No te lo pierdas: Drama en la EEI: disputa entre rusos y estadounidenses

En septiembre de ese mismo año, la NASA le adjudicó 6.8 millardos de dólares a la empresas SpaceX, fundada por Elon Musk, y a la corporación Boeing para que construyeran dos vehículos capaces de llevar astronautas estadounidenses a la EEI.

Un vuelo plagado de turbulencias

El objetivo inicial de la NASA era llevar astronautas estadounidenses a la EEI en estas naves para 2017.

La Estación Espacial Internacional, foto archivo - Sputnik Mundo
La EEI cumple 20 años: las curiosidades que pocos saben sobre la estación espacial
Sin embargo, ambas empresas han reportado numerosos contratiempos en el desarrollo de sus proyectos y un año después de cumplido el plazo inicial, la agencia espacial estadounidense es incapaz de decir con certeza cuándo podrá realizar su primer vuelo 'independiente' al satélite artificial.  

El polémico Musk prometió que su cápsula SpaceX Crew Dragon —como la bautizó— estará lista para junio de 2019.

Boeing, por su parte, también prometió que en marzo de 2019 realizará un vuelo de prueba no tripulado de su nave CST-100 Starliner y, si todo sale bien, en agosto del mismo año realizará la prueba tripulada.

Tema relacionado: Un astronauta retirado emite un veredicto decepcionante para la NASA y SpaceX

Pero todo parece indicar que estos plazos tampoco se cumplirán.

Estación Espacial Internacional (EEI) - Sputnik Mundo
¿Cuánto costaría retirar la Estación Espacial Internacional de su órbita? La NASA tiene la respuesta
En enero de este año SpaceX retrasó 4 meses el cronograma de lanzamiento del primer vuelo de su vehículo.

El pasado mes de junio Boeing reportó un fallo en los motores de emergencia de su CST-100 Starliner durante un ensayo. Estos componentes tienen la tarea de propulsar la cápsula habitada en caso de que el cohete principal falle durante o después del despegue.  

Un mes después la Oficina de Contabilidad del Gobierno de EEUU publicó un informe sobre el programa de la NASA en el que asegura que SpaceX no estará certificada para volar astronautas a la EEI hasta diciembre del 2019, mientras que la certificación de Boeing podría producirse en febrero del 2020.

El documento también advierte que ambas empresas serán incapaces de satisfacer los estándares de seguridad fijados por la NASA y que esta tendrá que "aceptar el alto nivel de riesgo para los astronautas a bordo".

Y como si esto no fuese suficiente, el diario The Washington Post informó hace dos días que la NASA inició una investigación sobre las medidas de seguridad en las instalaciones de SpaceX y Boeing tras la difusión de un vídeo en el que se ve a Elon Musk fumado cannabis durante la grabación de un podcast.

Además: Elon Musk se queja de trabajar hasta 120 horas a la semana

Aún no se sabe si los resultados de esta investigación podrían retrasar —aún más— los lanzamientos de prueba previstos para el próximo año.

¡Asientos agotados!

Rusia por su parte, ya anunció que su contrato con la NASA para llevar astronautas estadounidenses a la EEI y regresarlos a la Tierra concluirá el próximo año.

Un vuelo de la nave Soyuz previsto para abril de 2019 "completará el cumplimiento de nuestra obligaciones establecidas en el contrato con la NASA para el transporte de astronautas estadounidenses a la EEI y su retorno a la Tierra", declaró el vice primer ministro ruso Yuri Borísov en agosto.

El mismo informe de la Oficina de Contabilidad del Gobierno estadounidense publicado en julio señala que "la compra de asientos adicionales en la nave Soyuz luce poco probable, ya que el proceso para fabricar la nave y contratar esos asientos usualmente toma tres años —lo que significa que no habrá asientos disponibles [para los astronautas estadounidenses] antes del 2021".

El documento también asegura que "la NASA está considerando opciones potenciales" en caso de que Boeing y SpaceX no cumplan con los plazos prometidos.

Te puede interesar: Durante los 20 años de existencia de la EEI Rusia gastó 10 veces menos que EEUU

Sin embargo, el ente reconoce que EEUU no tiene un plan de contingencia "para garantizar la continuidad del acceso [de sus astronautas] a la EEI".

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала