Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

"Cuando la política interfiere en la religión, la religión se convierte en un partido"

© SputnikAhmad Badreddin Hassoun, el gran muftí de Siria
Ahmad Badreddin Hassoun, el gran muftí de Siria - Sputnik Mundo
Síguenos en
Toda religión rechaza categóricamente el derramamiento de sangre. Pero cuando comienza a interferir en la política, la religión puede acabar por radicalizarse. En una entrevista con Sputnik, el gran muftí de Siria, Ahmad Badreddin Hassoun, ha explicado el problema de politizar la religión y sobre cómo fortalece al islam radical.

Los debates sobre el papel de la religión —ya sea el islam, la ortodoxa o el catolicismo- en la vida política de cualquier país siguen estando a la orden del día, y en Siria no es ninguna excepción. Según el jurisconsulto musulmán o muftí de Siria, es necesario separar la religión de la política, ya que la gente, dice, no elige ni a un patriarca ni a un muftí, sino a un funcionario público.

"Jesús es único. La Biblia es única. Dios es único en su género. ¿Cómo es que la misma religión se dividió en 30 corrientes distintas? Cuando la política interfiere en la religión, la religión se convierte en un partido. El problema con la religión está en que el clero parece haber abierto un mercado y comenzado a vender en él", explica el gran muftí a Sputnik.

Los seguidores de Daesh - Sputnik Mundo
¿Se puede erradicar el terrorismo islámico?
Badreddin Hassoun pone de ejemplo que a pesar de que existan muchos países en los que la religión es el islam, este solo es uno: "No existe el islam catarí o sirio… el islam es único". Advierte que, "desafortunadamente, el clero hizo alianzas con políticos y lo transformó en 1.000 confesiones distintas".

Para legitimar su agenda político-religiosa, dice, los teóricos del salafismo yihadista que surgieron de Siria han desarrollado interpretaciones alternativas del islam que se valen del terrorismo. Los intentos de contrarrestar este islam radical se enfrentan, una vez más, a los obstáculos de la política.

"¿Y cuál es la razón de este problema? La razón es la misma: la falta de acercamiento entre los líderes religiosos y su compromiso con ciertas posiciones políticas", dice.

Según el gran muftí de Siria, lo único que queda es esperar: "Cuando los líderes religiosos maduren, cuando tengan una filosofía, un mensaje, y no una posición, será posible resolver el problema del islam radical", concluye.

Tema relacionado: Putin llama a no mezclar el islam con el terrorismo

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала