Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

El síndrome de Barbie y Ken: cuando en lugar de ir al cirujano habría que ir al psiquiatra

© AFP 2021 / PAUL J. RICHARDSMuñecas Barbie
Muñecas Barbie - Sputnik Mundo
Síguenos en
'Me gustaría parecerme a Barbie' es la frase con la que cada vez más cirujanos se topan en sus consultas. Jóvenes que no están contentos con su cuerpo y que necesitan ser aceptados por los demás. No es una moda, sino un trastorno psicológico. Sputnik habló con Carlo Gasperoni, profesor de cirugía estética facial en varias universidades italianas.

"Se trata de personas que no tienen otra satisfacción en la vida. Son jóvenes que piensan que, si se parecen a los muñecos que a todos les gustan, también gozarán ellos de la misma aceptación. Es un problema de identidad. Son personas inmaduras y es un problema psiquiátrico, no quirúrgico", subraya.

Una muñeca Barbie - Sputnik Mundo
Una joven se somete a una cirugía ocular para convertirse en una 'Barbie humana' (fotos)
El síndrome de Barbie y Ken, las muñecas de la infancia por antonomasia, se está haciendo un hueco en las clínicas de estética. Muchos llegan a modificar su cuerpo completamente. Se someten a decenas de operaciones de estética con el objetivo de alcanzar su ideal de belleza. El de un modelo o el de una muñeca. En los medios de comunicación destacó el caso del brasileño Rodrigo Alves y de sus 60 operaciones quirúrgicas.

Gasperoni, quien además de ser profesor de universidad ejerce la profesión, asegura que quienes se acercan a su clínica en busca de ese ideal de belleza "están buscando algo casi inalcanzable". Los cirujanos que logran buenos resultados pueden ser muy buenos en su trabajo, asegura, "pero son muy malos médicos", porque "deberían dirigir a sus pacientes a un psiquiatra" y no lo hacen.

© Foto : Carlo CasperoniEl profesor y cirujano plástico Carlo Gasperoni
El profesor y cirujano plástico Carlo Gasperoni - Sputnik Mundo
El profesor y cirujano plástico Carlo Gasperoni

Le puede interesar: Una checa gasta miles de dólares en convertirse en una 'Barbie humana' (fotos)

El problema, añade, es social. "La sociedad ha perdido sus valores", lamenta, y señala la falta de moral entre algunos profesionales. Pero no son los únicos.

Una joven vietnamita, imagen referencial - Sputnik Mundo
¡El truco vietnamita para aumentar el pecho sin cirugía!
Pone como ejemplo la televisión italiana, donde se tiende a mostrar a gente con parecidos razonables a Ken y a Barbie. Dice que "eso no se debería mostrar por la televisión" porque da paso a que aquellas personas con una visión estética de sí mismas poco clara se animen a pasar por el quirófano.

No obstante, Gasperoni matiza, y afirma que ciertas cirugías sí son aceptables y entran dentro de la normalidad.

"Hablamos, por ejemplo, de una chica con serios problemas de peso. Una liposucción puede hacer que los demás la acepten más fácilmente (…) La nariz es también una parte importante de nuestro cuerpo. Hay personas con narices muy poco agraciadas a las que les es difícil encontrar al amor de su vida. Está claro que esa gente debe solucionar esos problemas", matiza.

despacho de cirugía plástica - Sputnik Mundo
Irán, el paraíso de la cirugía estética
Un caso aparte lo protagonizan las chicas que desean tener pechos más grandes, añade. "No podemos negarle a las chicas el deseo de ponerse implantes, es una locura". Recuerda que en Italia está prohibido operarse los pechos hasta los 18 años porque "en teoría" a los 18 años la persona ya es lo suficientemente madura para tomar decisiones por sí misma.

"Sin embargo, algunas chicas ya tienen una talla 5 de pechos a los 12 años, algo que influye no solo psicológicamente, sino también físicamente, ya que significa tener unos 3 o 4 kilos delante de ti y acarrear problemas de columna. No se puede generalizar diciendo que la cirugía estética no se debe aplicar en adolescentes. Se debe analizar cada caso", subraya.

Gasperoni defiende que el cirujano también ha de ser, en parte, un psicólogo, de modo que entienda si es objetivamente posible lo que el paciente desea o si, en cambio, se trata de algo inaceptable. "En este último caso, a la persona se le debería redirigir al psicólogo", sostiene, para entender por qué está insatisfecha con su cuerpo.

Le puede interesar: La 'Barbie rusa': sueños hechos realidad (fotos)

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала