Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

La increíble historia del magnate argentino que defiende la memoria de los excombatientes de Malvinas

© Foto : Facundo SánchezCementerio de Darwin en Malvinas
Cementerio de Darwin en Malvinas - Sputnik Mundo
Síguenos en
Eduardo Eurnekián, es uno de los hombres más ricos de la Argentina. El amor por su país lo llevó a financiar la reconstrucción del Cementerio de Darwin, el sitio de Malvinas donde yacen los caídos argentinos en la Guerra de 1982. Además, pagó el viaje de las familias de los 90 soldados muertos recientemente identificados.

Eurnekián es uno de los miembros más prominentes de la diáspora armenia en Argentina. Nacido en 1932, en Buenos Aires, de padres escapados del genocidio contra su pueblo, forjó su fortuna a partir de negocios en el ámbito de las telecomunicaciones y los medios impresos, radiales y televisivos.

Familias de argentinos caídos en Guerra de Malvinas en el cementerio de Darwin - Sputnik Mundo
América Latina
Familias de argentinos caídos en Guerra de Malvinas visitaron por primera vez sus tumbas
Hoy, sus grupos empresariales poseen decenas de aeropuertos, la mayoría en Argentina, pero también en Armenia. Zvarnots, la terminal aérea de Ereván, está bajo su concesión. Sus operaciones en  le han permitido amasar una fortuna de más de 2.700 millones de dólares, cifra que lo ubica como el segundo hombre más rico de Argentina.

Pero este hombre de 85 años ha devuelto parte de sus ganancias para causas filantrópicas de manera silenciosa. La más reciente, según ha informado el portal argentino Infobae, es la financiación del viaje a Malvinas para las familias de los 90 soldados argentinos que murieron en combate y cuya identidad se ha esclarecido recientemente, tras permanecer 35 años "solo conocidos por Dios".

​Fue el magnate del sector aeroportuario el que brindó los recursos para costear los dos aviones que llevaron a hermanos y madres de combatientes a ver aquel sitio remoto, en el que hasta hace poco no sabían en qué tumba llorar a sus muertos.

Lea también: La difícil experiencia de visitar Malvinas siendo argentino

© Foto : Facundo SánchezCementerio de Darwin en Malvinas
Cementerio de Darwin en Malvinas - Sputnik Mundo
Cementerio de Darwin en Malvinas

Las islas Malvinas - Sputnik Mundo
América Latina
Pescador gallego, condecorado por espiar para Argentina durante guerra de Malvinas
Ahora, las placas de mármol negro del cementerio de Darwin —el camposanto donde yacen 237 de los 649 argentinos caídos en la guerra— rezan un nombre y un apellido que hasta el momento, para los creyentes solo una fuerza divina conocía. Esas piedras identificatorias relucientes también fueron pagadas por Eurnekián.

En realidad, lo fue toda la reconstrucción el Cementerio de Darwin, según detalla la nota del periodista Alfredo Serra para Infobae. A pesar de las repetidas promesas dirigidas a los excombatientes y las familias de los caídos de construir un monumento en memoria de los argentinos fallecidos en ese rincón de su patria, los gobiernos no lo consideraron una prioridad.

Fueron las gestiones ante Eurnekián las que dieron resultado: en 2003, el argentino de origen armenio se comprometió a encargarse del cenotafio. Durante poco más de dos décadas, el cementerio consistía en 237 cruces de madera rodeadas de un cerco. Hoy, aún lo sigue distinguiendo la sobriedad, pero también la monumentalidad para honrar la memoria de los familiares.

Le recomendamos: Minuto de silencio en el Cementerio de Darwin por los caídos en Malvinas

Ezequiel Martel se prepara para surfear en Malvinas - Sputnik Mundo
Crónicas de la Guerra de Malvinas: en el nombre del padre
El constructor fue Hermenegildo Ocampo Chaparro, quien ejecutó un proyecto del arquitecto Carlos Daprile. Partes prefabricadas en la provincia de Buenos Aires partieron primero por camión, y luego por barco de bandera noruega, hasta el archipiélago del Atlántico Sur.

El sitio fue montado por siete isleños —entre ellos, una mujer— además de Chaparro y Daprile. Con poca ceremoniosidad y lejos de los reflectores, fue transferido a las familias de los caídos. Además de una gigantesca cruz frente a las hileras con las tumbas, paneles de granito negro tienen los nombres de todos los soldados que murieron en combate.

Eurnekián continuó su vínculo con los caídos en Malvinas y sus familiares, pero no viajó con la comitiva que arribó a las islas el lunes 26 de marzo. En su lugar, para acompañarlos, fue Roberto Curilovic, excombatiente y piloto de uno de los aviones que hundió en 1982 al buque Atlantic Conveyor.

Eche un vistazo: Crónicas de la Guerra de Malvinas: "Vuelvo al sitio que debió haber sido mi tumba"

Cuenta Serra en su artículo que muchas personas se preguntaban por qué Eurnekián no fue en esta ocasión. A lo que uno de los viajeros respondió: "Yo sé por qué no vino. Dijo que los únicos protagonistas de este día son aquellos que perdieron a su gente amada".

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала