Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Ciencia
Los hallazgos más importantes y logros más emocionantes en el campo de la ciencia.

El uso de palabras abusivas hace a la gente más fuerte

Síguenos en
Los atletas, que sueltan palabrotas antes de las competiciones, realmente se hacen más fuertes, aseguraron los médicos británicos en una reunión de la Sociedad Británica de Psicología realizada en Brighton.

Una mujer - Sputnik Mundo
Resulta que las mujeres que dicen palabrotas son más...
"Nuestros estudios anteriores demostraron que las personas, que dicen palabrotas, toleran mejor el dolor en comparación con aquellos que lo sufren en silencio. La razón de esto podría ser el hecho de que el uso de palabras abusivas estimula el sistema nervioso simpático, en concreto, la parte que moviliza el cuerpo y hace que el corazón lata con más fuerza en situaciones peligrosas. Si es así, entonces con el uso de palabrotas, la gente debe hacerse más fuerte. Es lo que nos hemos propuesto comprobar", explicó Richard Richard Stephens de la Universidad de Kiel (Alemania).

Stephens y sus colegas reunieron a tres decenas de voluntarios, cada uno de los cuales pasó una de las pruebas de fuerza o resistencia: pedalearon una bicicleta estacionaria o apretaron un dispositivo que mide la fuerza de prensión manual.

Lea también: Rasgos que evidencian tu genialidad (según los científicos)

Persona joven - Sputnik Mundo
Ciencia
¿Por qué la juventud es siempre amoral? Los científicos tienen la respuesta
A la mitad de los participantes en el experimento les pidieron soltar unas palabrotas antes de la prueba. Durante el ejercicio, los científicos monitorearon el ritmo cardíaco y otras manifestaciones fisiológicas de la actividad que se asocian con el trabajo del sistema nervioso simpático.

Resultó que el uso de palabras abusivas realmente hace a los atletas más fuertes: consiguieron utilizar un 10% más de energía durante el ejercicio en la bicicleta estacionaria y aplicaron un 20% más de fuerza al apretar el dispositivo especial.

Al comparar estos resultados con los datos de medición, los investigadores descubrieron inesperadamente que los insultos no tienen nada que ver con la respuesta fisiológica al peligro.

Lea más: ¿Te despiertas de mal humor y cansado? Ocho consejos para poner fin a las 'mañanas tristes'

El ritmo cardíaco, las variaciones en el pulso, la presión sanguínea y las propiedades eléctricas de la piel de los participantes 'callados' y 'groseros' no hicieron ninguna diferencia.

Por lo tanto, la razón del efecto del uso de palabras abusivas, que estimulan a la persona y la hacen más resistente, sigue sin conocerse. Stephens bromeó con que "todavía no entendemos la fuerza de las palabrotas".

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала