Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Meteduras de pata olímpicas

© AFP 2021 / Franck FifeLas lágrimas de Renaud Lavillenie
Las lágrimas de Renaud Lavillenie - Sputnik Mundo
Síguenos en
Además de las medallas, los récords y los grandes logros deportivos, las Olimpiadas de Río también serán recordadas por la gran cantidad de 'meteduras de pata' y deslices de algunos de sus participantes.

El equipo de natación de EEUU

Gunnar Bentz, Jack Conger, James Feigen y Ryan Lochte, estrellas norteamericanas de la natación, decidieron mentir y afirmar ante todo el mundo que habían sido asaltados, para ocultar así los destrozos que realizaron en una gasolinera de Río de Janeiro.

Los deportistas fueron descubiertos y tuvieron que disculparse frente al público. James Feigen ha pagado una multa de cerca de 11.000 dólares y podrá retornar a su país, mientras que los demás deportistas aún se encuentran en Brasil a la espera de su sentencia.

​"Perdón, estaba borracho"

​"Si Lochte quería culpar a los ladrones para que nadie supiera que estaba borracho… hubiera debido de antemano averiguar cómo roban en Brasil, para que no diera tanta pena"

​"El nadador Ryan Lochte es el Pingüino de la serie Gotham. ¿Qué creen? Borracho y todo el tiempo dice cosas diferentes sobre el pasado.

Hope Solo

La guardameta de la selección nacional de EEUU no pensó en las consecuencias de poner algunas fotos en sus redes sociales sobre su preparación para viajar a Brasil, en la que se podían ver varios repelentes de mosquitos e incluso una máscara contra insectos.  

La norteamericana se ganó el odio de los espectadores brasileños: cada vez que la mujer tomaba el balón en el campo de juego, los aficionados gritaban 'zika, zika', lo que ha afectado el rendimiento de la jugadora, que ante Colombia, por ejemplo, cometió un error bastante infantil.

Renaud Lavillenie

Uno de los estrellas del salto con pértiga masculino, tal vez, tenía razón a la hora de quejarse de los abucheos de los espectadores brasileños; sin embargo, comparar al público del país anfitrión con la multitud nazi que observaba los olímpicos de 1936 fue demasiado.

​Los abucheos en contra del francés lograron desconcentrar al deportista, quien terminó cayéndose en las pruebas finales y quedándose tan solo con la medalla de plata, aunque era el favorito para ganar el oro. Las lágrimas de Lavillenie en el podio, donde los abucheos no pararon, demuestran el error cometido por el deportista.

Eduardo Paes

Eduardo Paes es el alcalde de Río de Janeiro, y también se vio envuelto en una situación bastante ridícula. Antes del inicio de los JJOO, la delegación australiana se quejó por las condiciones de los apartamentos de la villa olímpica. El alcalde no encontró mejor solución que proponer a los australianos traerles un canguro para que se sintieran más cómodos. Los australianos, y el mundo en general, no se rieron mucho de la broma de Paes.

​Muchos atletas y comités olímpicos se han quejado de las condiciones en la Villa Olímpica y del agua utilizable de la región.

​"La bahía de Guanabara está mejor equipada que los apartamentos de la villa olímpica. Allí al menos hay sofás y neveras".

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала