Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Trump declara la guerra al islamismo radical

© REUTERS / Eric ThayerUn cartel que dice 'Hacer otra vez grande a América'
Un cartel que dice 'Hacer otra vez grande a América' - Sputnik Mundo
Síguenos en
El terrorismo islamista es el objetivo prioritario para Donald Trump en su programa de política exterior, según aseguró el candidato republicano a la Casa Blanca en su esperado discurso pronunciado en la Universidad de Youngstown (Ohio), el pasado 15 de agosto.

La prensa norteamericana representante del 'establishment', esperaba con los cuchillos afilados los planes para la acción exterior del aspirante republicano. Quedaron satisfechos; sus ideas fueron analizadas punto por punto, buscando el menor detalle para criticar —algo lógico—, mofarse o ridiculizar los principales puntos del rival de Hillary Clinton, la favorita de esa prensa políticamente correcta.

Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de EEUU - Sputnik Mundo
Trump promete convocar conferencia mundial contra terrorismo si es presidente de EEUU
Para Trump, Estados Unidos fue capaz de vencer al fascismo, al nazismo y al comunismo en el siglo XX. La amenaza del islamismo radical es el enemigo a batir en el XXI. Y para él, no se trata solo de defenderse de los ataques de Daesh sobre el territorio norteamericano. Trump enumeró uno por uno los principales atentados del autodenominado Estado Islámico en Europa y otros lugares donde, dijo, "los cristianos son crucificados, donde las jóvenes son esclavizadas y hombres y mujeres son quemados vivos".

Plantado el escenario del horror, Trump no lanzó el típico discurso guerrero al que líderes de su país han acostumbrado al mundo. Él y sus asesores prefirieron abordar antes el asunto con un mensaje donde los valores culturales eran subrayados.

Guerra Cultural

Donald Trump, candidato presidencial estadounidense por el Partido Republicano - Sputnik Mundo
Trump promete aplicar riguroso control a inmigrantes si es presidente de EEUU
Así, Trump se refirió a la defensa de los homosexuales y las mujeres, principales víctimas del islamismo radical. Argumentos que una parte de la izquierda europea no utiliza o esquiva, en su ceguera provocada por sus complejos postcoloniales y su afición a la autoflagelación y al masoquismo intelectual.

Fue en ese discurso donde Trump culpó a Barack Obama y a la Administración demócrata de haber facilitado el desarrollo de Daesh y la desestabilización del Magreb y el Oriente Medio.

Trump no hizo sino coincidir con otras voces que en Europa se lamentan de la sucesión de acciones que, con sus aliados, han cambiado el mapa de la zona en los años de mandato de Obama.

Lea más: La responsabilidad de EEUU ante la amenaza de Daesh

La bandera del grupo terrorista Daesh - Sputnik Mundo
Obama: La derrota de Daesh es el objetivo común de EEUU y los países del Golfo
Sus críticas empezaron por la intervención en Libia para derrocar a Muamar Gadafi. En esa aventura, Washington no estuvo solo. Las presiones desde París y Londres para defender a los "luchadores por la libertad" fueron decisivas para revestir de legitimidad 'onusiana' los bombardeos sobre el país.

Consecuencia de aquella acción militar fue el caos y la división que todavía dura en ese territorio y la implantación del EI, que ha provocado una nueva intervención, ahora menos visible y publicitada.

Trump coincide también con muchas críticas europeas a la "ayuda" norteamericana para desembarazarse de su tradicional aliado egipcio, Hosni Mubarak, en su apoyo a lo que muchos ingenuos creían entonces como un cambio hacia la democracia gracias a la llamada "Primavera árabe".

Barack Obama, presidente de EEUU y Hillary Clinton, candidata a la presidencia de EEUU - Sputnik Mundo
Desclasificado: "Obama y Clinton apoyaron a Daesh para derrocar a Asad"
Desde que Obama está en el poder, según Trump, la situación en Siria y en Irak ha degenerado y el EI no ha parado de expandirse por la región. El fracaso de la política de Obama en la zona es también consecuencia, según Trump, del discurso empleado por Obama en el llamado "Tour del Perdón", que tuvo su punto culminante en el mensaje al mundo musulmán, pronunciado por el presidente norteamericano en El Cairo, en 2009.

Obama se disculpó entonces por la "arrogancia" y el "desdén" de la política exterior norteamericana; por su comportamiento como "poder colonial". Trump reprocha al actual inquilino de la Casa Blanca que en ese "tour" no denunciara la situación de las mujeres y de los homosexuales, la violación de los derechos humanos y la financiación del terrorismo por parte de "muchos países musulmanes". Algo que, por cierto, tampoco respetan países que Donald Trump considera aliados indispensables en el futuro.

Más aquí: EEUU financia el terrorismo

En política, dicen, todo vale. En 2009, Obama pensaba como el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, que era posible el "diálogo de civilizaciones" entre Occidente y el mundo musulmán. Con siete años de perspectiva y viendo el actual panorama internacional, la crítica parece fácil, aunque adecuada. Además, en cuanto a ingenuidad, Trump parece querer imitar a su presidente cuando propone, por su parte, un diálogo con el mundo musulmán "moderado" para luchar juntos contra el islam radical.

Rusia y la OTAN, aliados

En la lucha militar contra el EI, Trump cuenta con Rusia y enumeró a Israel, Egipto y Jordania como los principales aliados en la región para combatir a Daesh. Nada nuevo con respecto a los demócratas, salvo el hecho de reprochar a estos el haber rescatado a Irán de las sanciones internacionales. Irán sigue representando al demonio para una parte de la derecha norteamericana.

Tema: Relaciones Rusia-OTAN

Terroristas del Estado Islámico - Sputnik Mundo
¿Aliarse con Rusia contra Daesh? "Eso contradice la moral norteamericana"
A pesar de las críticas a la Alianza Atlántica, Trump también la incluye en coalición contra el terror islamista. Sabiendo que se persigue cada palabra que pronuncia y que pronunció en el pasado reciente, Trump justifica así su cambio de actitud con la OTAN: "Desde que critiqué a la OTAN por su ineficacia contra el terrorismo, la organización ha cambiado y ahora tienen una nueva sección dedicada a ello".

La batalla contra Daesh se juega también en el propio terreno, y ahí Trump despliega su batería de medidas para impedir la infiltración islamista. El veto a la inmigración procedente de países musulmanes se convierte en un filtro estricto que implicará una "prueba ideológica" en la que los aspirantes a la acogida o el asilo se comprometan a respetar los valores de la Constitución de Estados Unidos por encima la sharia. Loables intenciones que los críticos fustigan diciendo que los candidatos al terror saben disimular fácilmente. Pero la medida no va dirigida a los eventuales terroristas, sino a los musulmanes corrientes que emigran o se exilian con sus propios usos culturales. Similar medida se aplica en ciertos países europeos donde el comunitarismo ha hecho estragos y ha impulsado a los populismos de derecha. Para Trump solo serán admitidos "aquellos que compartan nuestros valores". Cierta prensa ya ha sacado a relucir la comparación de estas medidas con las aplicadas en los años 40 contra los sospechosos de pertenecer al Partido Comunista norteamericano.

"Hillary, la Merkel de EEUU"

Hillary Clinton, candidata presidencial demócrata de EEUU - Sputnik Mundo
El sistema quiere imponer a Hillary en la Presidencia
"Hillary Clinton quiere ser la Angela Merkel de Estados Unidos". Así descalificaba Trump a su rival del campo demócrata. Merkel es acusada en toda Europa, y también en su país, de ser la causante del flujo migratorio de millones de personas hacia el Viejo Continente. Esa política se ha convertido en un desastre humano y un problema político que ha dividido y enfrentado a los países de la Unión Europea. Según el aspirante republicano, Clinton planearía admitir a más de 600.000 refugiados y aumentar en un 550% el número de estos procedente de Siria.

Le puede interesar: Las mujeres, rumbo a liderar Occidente

La prensa norteamericana pro-Clinton —casi toda— y sus colegas en Europa, que ya han condenado al 'populista' Trump, han acogido sus planes sobre política exterior con chanza, buscando en cada frase la contradicción y el error. Pero las propuestas para la lucha contra el Estado Islámico no difieren mucho de las aplicadas en Europa y, en algunos puntos, son mucho más livianas que las aprobadas por países como Francia, donde el estado de emergencia ha otorgado a la Policía y a los Servicios Secretos poderes especiales denunciados por las organizaciones de derechos humanos.


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Les invitamos a comentar la publicación en nuestro sitio web, Facebook o Twitter.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала