Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Abuelas de Plaza de Mayo encuentran en Argentina al nieto 120

Síguenos en
BUENOS AIRES (Sputnik) — La organización de DDHH Abuelas de Plaza de Mayo anunció la recuperación del nieto número 120 de los varios cientos que fueron sustraídos de sus familias durante la última dictadura (1976-1983) y solicitó a la justicia de la provincia de Santa Fe (centro) que le restituya su verdadero nombre y su filiación.

"Después de conocer en profundidad a José Luis (Maulín Pratto) y su historia", la organización decidió "incorporarlo al listado de nietos restituidos y darle la bienvenida como el nieto 120", indicaron las Abuelas en un comunicado.

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad argentina - Sputnik Mundo
América Latina
Gobierno argentino niega cierre de institución de búsqueda de nietos desaparecidos

En octubre de 1976, un grupo de policías secuestraron en su vivienda a un militante del izquierdista Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), Rubén Maulín, "adelante de sus dos hijos pequeños y de su esposa, Luisa Pratto, embarazado de cuatro meses", explicó el comunicado de Abuelas.

"Los represores se ensañaron con Luisa: fue torturada en su domicilio, frente a sus hijos, y violada en reiteradas ocasiones", detalló la organización.

El 26 de marzo de 1977, Luisa dio a luz en una clínica privada pero fue registrada con el nombre de quien se quedaría con el bebé: Cecilia Góngora de Segretín, lo que evidenció "la premeditación del delito pero, a la vez, dejando la prueba del apellido que llevaría su hijo", según el texto de Abuelas de Plaza de Mayo.

El bebé fue entregado a esta mujer y a su marido, vinculados a la Fuerza Aérea, y José Luis fue inscrito en el Registro Civil con un acta de nacimiento fraguada.

"Después del parto y durante mucho tiempo (Luisa Pratto) siguió siendo visitada por la misma patota policial que había secuestrado a su marido y hermanos, que la sometía a torturas y abusos sexuales", relató la organización.

Presidente de Argentina, Mauricio Macri y presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto - Sputnik Mundo
América Latina
Presidente argentino recibe a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo

Cuando en 1982 Rubén Maulín recuperó la libertad, se presentó ante la justicia junto a Pratto "para reclamar por el niño, pero no obtuvieron respuesta y les dijeron que no podían hacer nada", añadió la asociación humanitaria.

Pasaron varios años hasta que una vecina alertó a los padres sobre el lugar donde vivía su hijo. "Fue así que decidieron ir a reclamar por él, pero la falta de documentación y las amenazas de los apropiadores impidieron el encuentro", detalló el comunicado.

Solo en 2008 la justicia de Santa Fe aceptó investigar el caso. Al año siguiente, José Luis, que dudaba de su identidad, se puso en contacto con su verdadera madre.

"Rápidamente José Luis, Rubén Maulín y Luisa Pratto viajaron a Buenos Aires y realizaron el estudio en el Banco Nacional de Datos Genéticos para confirmar su vínculo: era el hijo que durante 32 años habían buscado", indicó la organización.

Nietos recuperados - Sputnik Mundo
América Latina
Aparece el primer niño apropiado por dictadura argentina cuya madre sigue viva

La semana pasada, puntualizó Abuelas, comenzó en esa provincia el juicio por la apropiación de José Luis, en el que están imputadas Cecilia Góngora y Elsa Nasatsky de Martino, la médica que atendió el parto y falsificó el certificado de nacimiento.

En una carta remitida al tribunal, José Luis explicó que si bien su apellido es Maulín, "estoy obligado aún a nombrarme como José Luis Segretín".

La historia de José Luis no se encontraba entre las denuncias de niños desaparecidos recibidos por Abuelas de Plaza de Mayo, pero la organización decidió incorporarlo como otro caso de sustracción, ocultación y falsificación de identidad de un bebé en el marco del terrorismo de Estado.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo se dedica a buscar y a restituir la identidad de unos 500 niños, sus nietos, robados a sus legítimas familias por agentes de la dictadura militar; la mayoría de ellos nacieron en cautiverio y fueron adoptados de forma ilegal.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала