Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Gobiernos del PT brasileño: neoliberales con acento social que incomodó a la élite

© AFP 2021 / Raphael Alves Bandera del Partido de los Trabajadores de Brasil
Bandera del Partido de los Trabajadores de Brasil - Sputnik Mundo
Síguenos en
MONTEVIDEO (Sputnik) — El Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) sostuvo en sus 13 años de Gobierno la agenda económica neoliberal, con algunas condicionalidades sociales que a la postre resultaron intolerables para las élites, dijo a Sputnik Nóvosti el filósofo y sociólogo Cândido Grzybowski.

Para Grzybowski, cofundador del Foro Social Mundial y director del Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicos (Ibase), esas condicionalidades, “que fueron poco, incomodan mucho y están en el origen del esfuerzo para derrotar al PT y al Gobierno de Dilma Rousseff”, suspendida de sus funciones el 11 de este mes mientras el Senado conduce un juicio político en su contra.

Bandera del Partido de los Trabajadores - Sputnik Mundo
América Latina
"Partido de los Trabajadores no reconoce este gobierno golpista"
El PT, creado en 1980 como alternativa de izquierda democrática, llegó al poder con Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y se mantuvo con Rousseff (2011-2016).

Su acento social se resume, para Grzybowski, en un crecimiento de 70 por ciento del salario mínimo en términos reales, “la mejora más sustancial”, el programa Beca Familia, “una obligación ética para garantizar lo más básico a la gente muy pobre”, y las cuotas universitarias para negros y pobres.

A tono con el Banco Mundial

Rousseff aumenta el salario mínimo un 11,6% - Sputnik Mundo
América Latina
Rousseff aumenta el salario mínimo un 11,6%
A juicio de Grzybowski, el Beca Familia es un programa de emergencia, “muy adecuado a la visión del Banco Mundial, distribuir renta en pequeñas proporciones sin cambiar las estructuras sociales”, si bien su alcance “es impactante, porque son 13 millones de familias beneficiarias, más de 50 millones de personas” en un país de 200 millones de habitantes.

Su costo es muy bajo, “menos de un día del interés que cobran los que especulan con la deuda del Estado; nada”, sentenció.

Sin embargo, “incomoda porque da un mínimo de dignidad y se lo considera un gasto improductivo, se le critica que no estimula a la gente a trabajar, etcétera”, observó.

Injusticia fiscal

La próxima semana, el presidente interino Michel Temer debe anunciar medidas para reducir el déficit fiscal y estimular la economía, que en 2015 se contrajo 3,8 por ciento y este año puede sufrir un retroceso similar.

Michel Temer, presidente interino de Brasil - Sputnik Mundo
América Latina
Presidente interino brasileño admite que no podrá "hacer milagros" en dos años
Temer ha dicho que no tocará los programas sociales, pero ha advertido que mantener el valor del salario mínimo no es sostenible y que se necesita una reforma laboral y previsional así como revisar los montos asignados a la educación y a la salud.

En el debate de cómo se gastan los recursos del Estado, ni Temer “ni ninguno de sus economistas discuten que la mitad del presupuesto se destine a pagar a los acreedores de la deuda pública”, criticó Grzybowski.

Un estudio realizado en 2010 estimó que 20.000 familias brasileñas detentaban entonces el grueso de la deuda pública brasileña.

“Si se considera a la familia extensa que va de los abuelos a los nietos, un millón de personas recibían unos 3.000 reales por día de intereses (850 dólares al cambio actual)”, dijo.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff - Sputnik Mundo
América Latina
Banco Mundial abre debate sobre transparencia en plena crisis brasileña
Esta “enorme transferencia de recursos no es vista como el centro de la crisis fiscal”, añadió.

En cuanto a las fuentes del presupuesto, “los Gobiernos de Lula y de Dilma nada hicieron en justicia impositiva: nos quedamos con un sistema regresivo en el que el pobre, proporcionalmente, paga más que el rico”, dijo Grzybowski.

En opinión de Grzybowski, si Temer insiste en tocar los gastos de salud, educación, pensiones y asistencia social, sobre los cuales la Constitución fijó recursos obligatorios del Estado, “puede generar de inmediato una reacción contraria incluso de sectores que se manifestaron contra Dilma”.

Universidades más populares

Grzybowski reconoce como un “gran cambio” el sistema de cuotas universitarias para negros y pobres.

“Las universidades públicas y gratuitas de Brasil eran para las élites”, y cuando “los pobres querían estudiar, tenían que ir a la universidad privada”, aseguró.

Dilma Rousseff durante la ceremonia de toma de posesión realizada en la capital Brasília - Sputnik Mundo
América Latina
"Brasil, patria educadora" el lema del segundo mandato de Dilma Rousseff
Una ley de 2012 reserva la mitad de los cupos a estudiantes de enseñanza pública; 50 por ciento de ellos deben proceder de familias con un ingreso mensual de 1,5 salarios mínimos, mientras las cuotas para negros e indígenas se determinan proporcionalmente en cada estado según los censos oficiales.

El sistema comenzó en 2002 en el sureño Río de Janeiro y se fue extendiendo durante la administración de Lula.

Hoy las universidades son más populares y la matrícula tuvo una “expansión formidable” de tres a 10 millones de estudiantes, dijo el analista.

Pero se redujeron a la mitad los cupos para quienes no son pobres, negros o indígenas, “y esto también incomoda a las élites brasileñas”, sostuvo Grzybowski.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала