Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Castigan a casi 30 funcionarios chinos por la injusta ejecución de un joven mongol

© AFP 2021 / Cris BouroncleCárcel en Perú
Cárcel en Perú - Sputnik Mundo
Síguenos en
Casi una treintena de funcionarios chinos han sido castigados por la injusta ejecución de un joven mongol dos décadas atrás en el que supuso uno de los más flagrantes y mediáticos errores de la justicia china.

El más alto cargo es Feng Zhiming, subdirector de la Oficina de Seguridad Pública del distrito de Xincheng (Mongolia Interior), quien responderá por varios crímenes.

El resto ha recibido castigos administrativos, que van desde amonestaciones hasta sanciones.

El caso de Huugjilt, un joven mongol de 18 años, ha ocupado portadas de la prensa china durante los últimos años y evidenciado el preocupante uso de la tortura en las comisarías chinas para arrancar confesiones.

Condena a muerte de un asesino en serie pone fin a un célebre error judicial

Huugjilt fue sentenciado a muerte y ejecutado por la violación y asesinato de una mujer en los baños de una fábrica.

Aunque en un principio negó todas las acusaciones, tras dos días de interrogatorios policiales acabó confesando y la sentencia se cumplió dos meses después.

El caso dio un giro inesperado cuando otro hombre, Zhao Zhihong, confesó tras ser detenido en 2005 que había violado y matado a diez mujeres, entre ellas la que se le atribuyó a Hugjiltu.

Las autoridades demoraron la ejecución de Zhao hasta que este dio detalles del asesinato de aquella joven y dejó una carta a la Fiscalía asegurando la inocencia de Hugjiltu.

Las investigaciones posteriores revelaron que la confesión del mongol sobre cómo había violado y asesinado a la mujer era incompatible con el informe de la autopsia.

Tampoco concordaba su descripción sobre la apariencia de la víctima ni su acento.

Un tribunal exoneró el pasado año al joven, anuló la anterior sentencia y dio 30.000 yuanes (4.850 dólares) a sus padres, quienes habían consagrado sus vidas a limpiar el nombre de su hijo.

La sentencia del joven mongol se produjo durante una campaña de dureza judicial y policial contra el crimen en la que los investigadores soportaron una gran presión para conseguir esclarecer todos los casos.

En los últimos años se han conocido graves errores judiciales que sugieren el uso de la tortura en las comisarías chinas.

China ha dado pasos decididos para acabar con esta práctica, como la instalación de cámaras en las comisarías o limitar la importancia de la confesión como prueba, pero los resultados son aún tibios.

 

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала