Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Exigencias de padres adoptivos complican acogida de niños abandonados en Buenos Aires

Síguenos en
Las exigencias de quienes buscan convertirse en padres adoptivos en la capital argentina dificultan la acogida de menores abandonados, dijo a Sputnik Nóvosti la presidenta del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Guadalupe Tagliaferri.

“Un 74 por de los aspirantes a la adopción quieren estas condiciones: niños menores de cuatro años, sin hermanos, enfermedades ni contacto con su familia biológica”, dijo Tagliaferri.

“Nosotros tenemos grupos de hermanos que tienen más de cuatro años y quedan fuera de los parámetros de búsqueda de los que quieren adoptar”, añadió.

El tema cobró relevancia a raíz del caso de Faustina, una recién nacida hallada el domingo dentro de una bolsa de residuos en una gasolinera del barrio de Mataderos, donde habría sido dada a luz apenas unas horas antes.

“En Argentina (país con 42 millones de habitantes) no se abandonan muchos bebés, ni son muchos los niños separados de su familia”, destacó Tagliaferri.

“En 2014 fueron abandonados 28 bebés, mientras que en lo que va de año ya llevamos 18. Generalmente son hallados en hospitales, iglesias o administraciones públicas, no en una gasolinera”, explicó la funcionaria.

La capital argentina, con 2,9 millones de habitantes, tiene actualmente 160 niños en situación de adopción, y 1.200 postulantes.

La dirección del hospital que atiende a Faustina informó este martes que la bebé se encuentra en "muy buen estado de salud" y "se alimenta con biberón sin dificultades".

Una pareja fue detenida bajo la presunción de que sean los progenitores de Faustina, pero antes de tomarles declaración indagatoria la justicia espera un informe médico que debe comprobar si la mujer dio a luz recientemente.

El Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes es el organismo encargado de aplicar la ley de protección a la infancia. “Cuando tomamos intervención, corroboramos cómo está el niño e indagamos las acciones de la Fiscalía para ver se puede dar con los padres”, señaló Tagliaferri.

En el caso de Faustina, el Consejo se presentará ante la justicia civil para informar de su situación de abandono con el fin de que se decrete que la bebé puede ser adoptada.

Por su parte, la justicia penal indaga si hay delito de abandono y si se puede ubicar a la madre, mientras el Consejo tiene la tutela de la niña.

“La ley nos obliga a tratar de ubicar a algún familiar de los niños que se encuentren, porque es un derecho de rasgo constitucional el tener una identidad y poder vivir en familia”, indicó la presidenta del Consejo.

“Estudiamos si la madre no puede tener al niño porque está en una situación de pobreza o hay algún otro tipo de complejidad; muchas veces no se encuentra a las madres”, aseveró.

Periplo de un niño abandonado

Una vez que las autoridades decretan que un niño se encuentra en situación de abandono, la justicia solicita los datos de las personas que aspiran a adoptar, que deben inscribirse en el Registro Único de Aspirantes a Guarda, para evaluarlas y monitorearlas.

“El juez decide entre 10 o 20 personas, según estime, la familia o el miembro monoparental que mejor pueda llevar a cabo la crianza del niño”, continuó Tagliaferri.

Estos adultos “están entre seis meses y un año con una guarda preadoptiva”, durante la cual “el Estado supervisa si funciona la nueva dinámica familiar, y al año hay un juicio de adopción en el que estos adultos pasan a tener la patria potestad completa, y el Estado se retira”, explicó.

Cada provincia de Argentina tiene por ley tiene su propio registro de niños en adopción, y se intenta que ninguno de ellos sea trasladado a otra jurisdicción.

En el caso de la capital argentina, “aquellos niños que no son escogidos por ningún aspirante a padre adoptivo viven en los hogares de la ciudad de Buenos Aires. Se los agrupa por edades, hasta 25 chicos en cada hogar, van a la escuela y festejan su cumpleaños. Son conscientes de su realidad y son acompañados por equipos de infancia”, describió la presidenta del Consejo.

En Argentina no está penado ceder a un hijo en adopción, “pero no es algo habitual y socialmente no está bien visto”, admitió Tagliaferri.

“La mujer puede manifestar su deseo de dar a su hijo en adopción en cualquier momento, antes o después de parir”, dijo la funcionaria.

“Vamos con abogados, hacemos preguntas para ver si esta decisión es libre; se firma la adopción por parte de la madre y el organismo se queda a cargo del niño hasta que ingrese a una nueva familia adoptiva”, explicó.

El Consejo está encargado de promover y proteger los derechos de los menores de edad de la ciudad, por lo que sus cometidos son mucho más amplios que la protección de la infancia abandonada.

De momento trabaja con unos 20.000 menores, por lo general acompañando a sus familias para garantizar los derechos de estos niños.

“De ellos, tenemos 5.000 casos de emergencia, cuando nos llaman del hospital para alertarnos de la vulneración de derechos de un determinado niño, incluido el abandono”, concluyó Tagliaferri.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала