Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Discursos latinoamericanos que dejaron marca en la Asamblea General de la ONU

© East News / Alessandro CosmelliDiscursos latinoamericanos que dejaron marca en la Asamblea General de la ONU
Discursos latinoamericanos que dejaron marca en la Asamblea General de la ONU - Sputnik Mundo
Síguenos en
Desde la larguísima alocución del cubano Fidel Castro hasta el famoso “aquí estuvo el diablo” del venezolano Hugo Chávez, Sputnik Nóvosti repasa algunos de los discursos más importantes y recordados de gobernantes latinoamericanos ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Aunque nos han dado fama de que hablamos extensamente, no deben preocuparse; vamos a hacer lo posible para ser breves”, comenzó el líder cubano el 26 de setiembre de 1960, en su primera alocución ante la Asamblea General de la ONU luego del triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959.

A pesar de su propia advertencia, Castro habló durante cuatro horas y media, la intervención más extensa de la historia de la Asamblea General.

Escenario de guerra fría

Unos años después, en 1964, otro representante de la Revolución Cubana, el argentino Ernesto “Che” Guevara, pronunció una mucho más breve pero electrizante intervención en tiempos de Guerra Fría.

En respuesta a acusaciones de que La Habana cometía ejecuciones extrajudiciales, Guevara aseveró que “nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, y la hemos expresado siempre ante el mundo: ¿fusilamientos? Sí; hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario”.

“Nuestra lucha es una lucha a muerte; nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida y también tienen que saber los gusanos (contrarrevolucionarios) cuál es el resultado de la batalla perdida hoy en Cuba”, agregaba Guevara.

“Eso sí, asesinatos no cometemos”, sostuvo.

Nuevas voces

En 2003 daba su primer discurso ante la Asamblea General el entonces presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, un exobrero metalúrgico y líder sindical que galvanizaba por entonces el interés del foro mundial.

En aquella alocución Lula anunció el inicio de conversaciones entre su país, India y Sudáfrica, potencias emergentes de las tres regiones del mundo en desarrollo –Asia, África y América Latina—para hacer frente al “proteccionismo” impuesto por los “países ricos”.

“El proteccionismo practicado por los países ricos penaliza de manera injusta a los productores eficientes de los países en desarrollo”, dijo Lula, quien pidió a las potencias “competir en pie de igualdad” y llamó a que el comercio internacional fuera “una herramienta no solo para crear riqueza, sino también para su distribución”.

El IBSA (India, Brasil y Sudáfrica) supuso la confirmación de un nuevo escenario político y económico, que multiplicaba los centros de poder globales, ahora dispersos por todo el planeta.

En ese mismo discurso, el jefe de Estado de Brasil se refirió a las “complementariedades inesperadas” surgidas de las relaciones de su país con China y Rusia.

Años después, la creación del bloque BRIC (Brasil, Rusia, India y China), al que luego se sumaría Sudáfrica, confirmó lo anunciado por Lula, instaurando un eje de coordinación de potencias cada vez más relevantes fuera del tradicional ámbito de Europa occidental y EEUU.

Otro discurso latinoamericano ante el foro mundial que pasó a la historia fue el pronunciado en 2006 por el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, mientras el mundo asistía a la sangrienta guerra de EEUU contra Iraq.

“Ayer estuvo el diablo aquí; huele a azufre todavía”, dijo Chávez al comenzar su intervención mientras se persignaba, un día después de que se dirigiera a la Asamblea su par de EEUU, George W. Bush.

También son recordadas las intervenciones ininterrumpidas durante los últimos ocho años de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, quien este lunes dará su último discurso como jefa de Estado ante la Asamblea General.

En sus discursos, Fernández supo pelearse con el Fondo Monetario Internacional (FMI), criticar a EEUU durante la crisis económica de 2008 y acusar de “terroristas” a los acreedores especuladores de deuda argentina, popularmente conocidos como fondos buitres.

“No solamente son terroristas los que andan poniendo bombas, también son terroristas económicos los que desestabilizan la economía de un país y provocan pobreza, hambre y miseria, a partir del pecado de la especulación, y es algo que debemos decirlo con todas las letras”, dijo Fernández en su discurso a la Asamblea General de 2014.

Dos años antes, mantuvo un cruce con la directora-gerente del FMI, Christine Lagarde, quien un día antes de la presentación de Fernández, había cuestionado la veracidad de las cifras divulgadas por Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina, y amenazado con sacarle “tarjeta roja” a este país.

“Debo decirle (a la directora del FMI) que mi país no es un cuadro de fútbol, es una nación soberana que toma soberanamente sus decisiones y que por lo tanto no va a ser sometida a ninguna presión y mucho menos a ninguna amenaza de que si no hace tal cosa se le va a poner tarjeta roja”, dijo Fernández.

Otra intervención recordada estuvo a cargo del exguerrillero José Mujica, quien como presidente de Uruguay se dirigió en 2013 a la Asamblea General con su estilo coloquial, salpicado de reflexiones filosóficas, para criticar el consumismo y el “despilfarro” promovido por el capitalismo global.

“Nuestra civilización montó un desafío mentiroso, y así como vamos no es posible para todos colmar ese sentido de despilfarro que se le ha dado a la vida; en los hechos se está masificando como una cultura de nuestra época, siempre dirigida por la acumulación y el mercado”, dijo Mujica.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала