Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

El muro de Cisjordania destruye los olivos de Beit Yala

© REUTERS / Mussa QawasmaEl muro de Cisjordania destruye los olivos de Beit Yala
El muro de Cisjordania destruye los olivos de Beit Yala - Sputnik Mundo
Síguenos en
Los vecinos de la localidad palestina de Beit Yala (Cisjordania), la parroquia de la población y los monjes y monjas del valle de Cremisán han luchado durante diez años para evitar que se construyera en sus tierras el muro de separación que Israel levantó en Cisjordania y que cuando esté acabado arrebatará el 10% de este territorio palestino.

Durante este tiempo, han llevado a cabo marchas de protesta y misas entre los olivos y han llamado la atención de medios de comunicación de todo el mundo y de organizaciones de diversos países que los han apoyado en su batalla contra el muro.

Los vecinos de Beit Yala parecían haber ganado el combate cuando el pasado abril, el Tribunal Supremo decretó que el Ejército israelí no podía levantar el muro en la zona de Beit Yala donde pretendía hacerlo, que comprendía el valle de Cremisán, una zona repleta de olivares y viñas que constituye uno de los pulmones del área de Belén, y una de las principales fuentes de ingresos de las familias de Beit Yala.

Según la decisión del Supremo, el muro no podía pasar por las tierras de 58 familias de la localidad, cruzar el monasterio y el convento históricos del valle de Cremisán, la escuela para niños palestinos vinculada al convento, ni las viñas del vino más famoso de Palestina, que lleva el mismo nombre que el valle.

Pero en julio, el Supremo israelí revocó su propia orden y mantuvo la prohibición de levantar el muro solo en el monasterio y el convento, según aclara a Sputnik Dalia Qumsieh, del equipo de abogados que asiste a las familias afectadas.

La nueva orden supone que el muro pasará por las tierras de 58 familias a las que les están destrozando sus terrenos de cultivo, la mayoría surcados por olivos que producen uno de los mejores aceites de Palestina. Incluso algunas casas quedarán aisladas, rodeadas por el muro y con el único acceso de una puerta que el Ejército israelí dice que habilitará.

El muro, que se erige en territorio palestino, no israelí, fue declarado "ilegal" en el 2004 por el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), el principal órgano judicial de la ONU.

Israel alega que es necesario que pase por Beit Yala y el valle de Cremisán "por cuestiones de seguridad". Pero los vecinos aseguran que la finalidad de levantar el muro allí es ganar terreno para las colonias judías de Har Gilo y Gilo.

"Esta tierra es de nuestros antepasados, es una plantación de olivos que consideramos nuestra tierra santa", cuenta Ilham Abu Eid, dueña, junto a su esposo, de un olivar en el que el Ejército israelí ha causado estragos.

"Hace más de una semana vinieron soldados israelís y nos arrancaron 20 olivos. Cuando llegamos para ver qué pasaba nos prohibieron el paso, nos lanzaron gases lacrimógenos y nos pegaron", explica Ilham.

"Se llevaron los olivos, había algunos árboles de casi 2.000 años a los que llamamos olivos romanos. Un soldado le prometió a mi marido que los plantarían en la tierra que les dijera, pero no es cierto, no sabemos qué ha sido de ellos", señala esta mujer cristiana de 67 años.

El 80% de los vecinos de Beit Yala son cristianos. La iglesia local ha liderado la lucha contra el muro desde el primer momento. Desde que el Ejército israelí empezó a arrancar olivos hace casi dos semanas, las misas que han simbolizado el combate por conservar la tierra se celebran a primera hora de la mañana ante los olivares despojados de parte de sus árboles.

El Ejército israelí ha desarraigado al menos un centenar de árboles en Beit Yala desde que el pasado 6 de julio el Tribunal Supremo de Israel decidió levantar el veto que mantenía sobre la construcción del muro en esa zona. Y aún se llevará muchos más olivos. Los soldados han marcado algunos con señales rojas que anuncian que serán las próximas víctimas.

"Los israelís, arrancando nuestros olivos centenarios, nos roban el pasado, el presente y el futuro. Arrancar estos árboles es un crimen contra la humanidad", afirma el párroco de Beit Yala, Ajtam Hijazim. "Quieren ganar espacio para sus colonias y se sienten con capacidad para hacer lo que sea porque nadie les dice nada. Necesitamos el apoyo de Europa", subraya el sacerdote.

Según Hijazim, el ministerio de Defensa israelí ha propuesto abrir una puerta en el muro para que los dueños de los terrenos puedan acceder a ellos. Pero estas situaciones suelen acabar con la confiscación de las tierras por parte de Israel.

Las autoridades israelíes solo suelen dar permisos para entrar en las tierras a sus propietarios titulares, que a menudo son mayores y no están en condiciones de encargarse de los olivos. Al no poder mantenerlos como es necesario, los campos se van abandonando y finalmente, Israel los expropia.

El paso del muro por Beit Yala tendrá un enorme y negativo impacto en el medio ambiente, el paisaje de la zona, la vida de sus vecinos y su economía, puntos que el Supremo israelí no ha tenido en cuenta.

Sí parece haber atendido, en cambio, las peticiones del Vaticano para que el muro no pase por los terrenos del histórico monasterio salesiano de Cremisán, construido en 1885 sobre las ruinas de uno bizantino del siglo VII.

Las relaciones entre Israel y el Vaticano han pasado por momentos tensos en el último año, sobre todo a raíz del acuerdo que la Santa Sede firmó con "el Estado de Palestina" sobre diversas cuestiones, especialmente religiosas. En el texto, el Vaticano reconocía implícitamente a Palestina como Estado, hecho que Israel lamentó y condenó.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала