Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Crónicas del horror sufrido por los sobrevivientes de Hiroshima

© AP Photo / Stanley TroutmanHiroshima después de la explosión atómica (archivo del septiembre de 1945)
Hiroshima después de la explosión atómica (archivo del septiembre de 1945) - Sputnik Mundo
Síguenos en
Hiroshima recuerda el 70º aniversario de la explosión atómica que se llevó la vida de cientos de miles de personas y dejó para siempre afectados a los sobrevivientes, los 'hibakusha'.

Hibakusha, en japonés "persona bombardeada", es el término con el que denominan en el país asiático a los testigos de la catástrofe que provocaron en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945 los bombardeos nucleares perpetrados por EEUU.

"Tenía 20 años cuando tuvo lugar el bombardeo, estaba junto al epicentro, a 1,2 kilómetros del ayuntamiento, donde ahora se encuentra el Parque Memorial de la Paz", recuerda Sunao Tsuboi, jefe del Consejo de Organizaciones de Víctimas de los Bombardeos Nucleares, quien era estudiante y se dirigía a universidad en el momento del ataque.

Hiroshima (archivo del septiembre de 1945) - Sputnik Mundo
Internacional
Bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, crímenes que no caducan
Tsuboi afirma que no volvió a ver más a tres amigos que se encontró por el camino, en el comedor del centro de estudios, porque todos los que se encontraban en ese comedor perecieron, y él sobrevivió solo gracias a que se alejó un poco más de epicentro de la explosión.

"Cuando recobré el conocimiento, todo estaba a oscuras, pensé que había anochecido", rememora otra sobreviviente, Keiko Ogura, una niña que tenía ocho años cuando la bomba cayó sobre su ciudad a las 8.15 de la mañana.

La anciana recuerda que la ciudad estaba "como aplastada", como si "un enorme pie la hubiera pisado", y más tarde comenzaron a aparecer incendios en diferentes partes de la urbe, y añade que, para huir del fuego, "había que correr por encima de los cadáveres".

"A causa de las quemaduras, la piel se desprendía de los cuerpos de la gente junto con la carne, les dolía bajar los brazos y caminaban con los brazos extendidos al frente, como fantasmas, y de ellos colgaba la piel desgarrada", indica Keiko, quien hasta el día de hoy sufre de pesadillas que reavivan en su mente el horrendo siniestro.

Afirma que aprendió rápidamente a detectar a los fallecidos, pues "si una persona ha dejado de moverse, a pesar de las molestias que le causan los insectos, significa que ha muerto, y la mostraba a los adultos que se dedicaban a quemar los cuerpos".

Planta nuclear Goesgen en la ciudad de Daeniken, Suiza - Sputnik Mundo
Sí a la energía nuclear en el aniversario de Hiroshima
El Parque Memorial de la Paz alberga actualmente un museo con muestras del crimen, entre ellos el pelo blanco de una niña que lo perdió de golpe al intentar peinarse después de la explosión, un arroz carbonizado dentro de un contenedor de metal, lo único que una madre pudo encontrar de su hijo aquel día, aunque hay quien afirma que la realidad fue mucho más horrenda.

"Lo que pasó en realidad es espeluznante, lo guardan en los archivos, temen por los niños", asegura Tsuboi, quien vio a un niño con un ojo colgándole cerca de la mejilla, una mujer de unos 30 años que trataba de sostener sus tripas con las manos, un hombre con cristales encajados en la cabeza y otras imágenes de película de terror que nunca podrá olvidar.

El defensor de los hibakusha describe que cuando trataba de pedir ayuda para sacar a la gente de debajo de los escombros y descubrió que los demás huían de él, pues él mismo "parecía un fantasma, con la piel y las orejas arrancadas, la cara y los brazos quemados, la sangre roja corriendo por los brazos chamuscados y negros", a tal punto que su propia abuela no pudo reconocerlo.

© Flickr / Maarten HeerlienHiroshima después de la explosión atómica
Hiroshima después de la explosión atómica - Sputnik Mundo
Hiroshima después de la explosión atómica

Pero algo de similar crueldad esperaba a los sobrevivientes más tarde, cuando la sociedad los comenzó a discriminar y muchos tuvieron que ocultar que habían presenciado la explosión nuclear por miedo a ser segregados.

"Hubo muchos casos cuando los padres del novio o la novia se oponían al matrimonio si el futuro cónyuge era un hibakusha, un afectado por la radiación", afirma Ogura, explicando que los niños que nacieran de esa alianza podrían tener deformaciones, y realmente después del siniestro nacieron muchos niños con malformaciones genéticas.

Bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki - Sputnik Mundo
Bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki
En aquella época existía además la creencia de que la radiación era contagiosa, y los sobrevivientes que tenían cicatrices evidentes no lograban encontrar un trabajo y eran evitados hasta por sus propios familiares.

"Muchos lo ocultaron largos años, mi hijo supo que era un hibakusha de segunda generación cuando mi foto apareció en los periódicos japoneses después de mi viaje a EEUU", subraya Ogura.

Algo que une a todos los que sufrieron en carne propia las consecuencias de la explosión nuclear y aquellos que votan en contra de las armas nucleares es el afán por hacer todo lo posible para que algo semejante no vuelva a repetirse, y muchos hibakusha japoneses han viajado en reiteradas ocasiones a EEUU para prestar testimonio de lo ocurrido.

"No hubo odio, el miedo, el horror y la conmoción eran los sentimientos más fuertes que eliminaban el resto, y después lo más importante se hizo simplemente sobrevivir, encontrar solo comida y ropa", asegura Ogura, quien afirma que "ahora no siente ningún odio por los estadounidenses", aunque reconoce que cuando viajó a EEUU y descubrió que existe otra visión de lo ocurrido, sintió "un choque cultural".

En EEUU se puede escuchar que los bombardeos fueron oportunos, pues permitieron evitar nuevas víctimas y acercaron el final de la campaña militar, obligando a Japón a capitular.

En 1985 Keiko Ogura publicó su libro "Manual de Hiroshima", en el que explicaba, entre otras cosas, las consecuencias de la radiactividad y el peligro que oculta la energía nuclear, libro realmente actual hoy en día, cuando el temor a la aniquilación nuclear parece comenzar a desvanecerse.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала