Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

“Los etíopes sufrimos mucho racismo en Israel”

© REUTERS / Baz Ratner“Los etíopes sufrimos mucho racismo en Israel”
“Los etíopes sufrimos mucho racismo en Israel” - Sputnik Mundo
Síguenos en
Tsaga Malko, nacida en Etiopía hace 46 años en el seno de una familia judía y que llegó a Israel cuando tenía 16 años, cuenta que la comunidad etíope de Israel, que estos días está protagonizando protestas contra el racismo y la violencia policial siempre ha sufrido racismo.

"A veces me paran por la calle para preguntarme si puedo ir a limpiar una casa. Piensan que como soy negra, etíope, me dedico a limpiar", cuenta la periodista y activista israelí Tsaga Malko.

Alega que los israelíes de origen etíope sufren "mucho racismo", pero reconoce que no son la única comunidad del país víctima de este mal.

"Otros grupos de judíos, como los de países árabes, sufrieron discriminación y los árabes de Israel casi están en una situación peor", dice.

Locutora del servicio de la Radio de Israel en amárico (principal lengua en Etiopía), Malko cree que Israel "no es un país racista, en cuanto al Estado y a las leyes", pero entre sus ciudadanos "sí existe mucho racismo".

Explica que en Israel hay colegios que se han negado a aceptar a alumnos etíopes por su origen. Lo denuncia en su libro "Not in our schools" (No en nuestros colegios). "Sólo el 26% de los israelíes está dispuesto a vivir en un edificio donde haya etíopes", advierte.

Los etíopes de Israel, cuya comunidad es denominada Beta Israel (de Bait Israel, Casa de Israel), pero a la que llaman falasha (término despectivo que significa extranjero) están en pie de guerra. Llevan días de protestas contra el racismo y la violencia policial.

Al menos 30 heridos en una protesta contra el racismo y la violencia policial en Tel Aviv - Sputnik Mundo
Al menos 30 heridos en una protesta contra el racismo y la violencia policial en Tel Aviv
El origen de las manifestaciones fue la brutalidad utilizada por un policía contra un soldado etíope en las afueras de Tel Aviv. Los hechos se grabaron en un vídeo que circuló en las redes sociales y provocó protestas que acabaron en enfrentamientos con la policía, con heridos y detenidos.

El incidente del soldado no es el primer episodio de racismo institucional contra los etíopes, que no se consideran una minoría porque pertenecen a la mayoría judía de Israel, pero solo representan el 2% de la población.

Una buena parte de la comunidad etíope de Israel, integrada por unas 130.000 personas, desempeña profesiones que no requieren apenas formación y están muy mal remuneradas. Además, sufren una alta tasa de paro (un 60% entre los mayores de 45 años).

El principal problema de los inmigrantes judíos etíopes fue su bajo nivel de formación.

"Cuando llegué a Israel tenía cien grados de diferencia con los adolescentes de mi edad", recalca Malko.

Hoy en día, los alumnos etíopes de escuelas e institutos han nacido en Israel y reciben la misma educación que sus compañeros. Aún así, "a menudo provienen de familias con un nivel de formación muy bajo y necesitan refuerzo extraescolar", explica a Sputnik Daniel Nadawo, responsable del sur de Israel de la ONG Ethiopian National Project (ENP).

Esta ONG presta asistencia escolar a alumnos etíopes, dirige centros de jóvenes, cursos de formación en liderazgo, talleres para padres de alumnos y becas para la universidad.

En un centro escolar de la zona de Yud Alef, en la ciudad de Beer Sheva —sur de Israel- hay unos 1.200 estudiantes de los que 140 son de origen etíope y siguen el programa de ENP.

"Les damos refuerzo en matemáticas, inglés y hebreo, en grupos reducidos de alumnos", informa a Sputnik Naftali Aklum, monitor del plan escolar de Beer Sheva.

Los niños etíopes de esta ciudad son más de 900 y el 52% vive bajo el umbral de la pobreza. También ocurre en otras ciudades de Israel. Muchos adolescentes abandonan los estudios y corren el riesgo de acabar en bandas de delincuentes o volverse adictos a las drogas.

Para intentar evitarlo, ENP tiene 22 centros juveniles en todo el país. Allí los jóvenes disponen de una pequeña biblioteca, sala de juegos, de televisión y de ordenadores. También asisten a talleres que los ayudan a adquirir conocimientos sobre la historia común del pueblo judío y acercarse a la otras comunidades judías, con las que no tuvieron contacto durante siglos.

"Para mi era muy extraño ver judíos blancos, creía que todos eran negros", comenta Malko con una sonrisa. "Pero los judíos blancos poco saben de nosotros", asegura.

"Es triste que en Israel no se conozca nuestra historia, quiénes somos, nuestras tradiciones", lamenta Aklum, que tenía un año cuando su familia llegó a Israel, en 1980, tras un largo periplo.

"Fuimos de Etiopía a Sudán a pie, me llevaba mi madre a la espalda. Luego a Grecia y de allí a Israel", relata Aklum, nacido en la región etíope de Trigrai en 1979. Su familia fue una de las pioneras en realizar el viaje hacia Israel a través de Sudán, donde se calcula que murieron al menos 4.000 judíos etíopes intentando cumplir su sueño de alcanzar Jerusalén.

Los primeros judíos etíopes llegaron a Palestina bajo mandato británico en 1934, junto a judíos yemeníes que viajaron desde Eritrea. Entre los años 1963 y 1975, un pequeño grupo de hombres de la comunidad Beta Israel visitó el país con un visado turístico y se quedó.

Estos hombres consiguieron regularizar su situación y algunos pasaron por un proceso de conversión porque las autoridades religiosas de Israel no los consideraban realmente judíos.

No obstante, en 1973, el rabino sefardí de Israel, Ovadia Yosef, certificó que los judíos de Etiopía eran descendientes de la Tribu de Dan, una de las diez tribus perdidas del pueblo judío y reconoció su "carácter judío".

En abril de 1975, el gobierno israelí declaró la aplicación de la ley del Retorno (derecho de los judíos a emigrar a Israel) a la comunidad Beta Israel.

Malko se queja de que aún hay israelíes que no consideran a los etíopes como realmente judíos. Sus líderes religiosos, los kessim, no están reconocidos como rabinos.

La gran mayoría de etíopes llegaron a Israel en dos grandes olas: la Operación Moisés (1984) y la Operación Salomón (1991). La segunda fue espectacular: el gobierno israelí, con la asistencia de organizaciones, sacó en 36 horas a 14.325 personas de Etiopía en 34 aviones de la compañía israelí El Al a los que se habían quitado los asientos para que cupieran más pasajeros.

"Lo recuerdo muy bien. Yo tenía once años y viajé en uno de esos aviones con mi familia. Al aterrizar, empezamos a cantar una canción de Jerusalén", explica Nadawo.

Cuenta que al llegar al aeropuerto y decir su nombre un funcionario israelí le dijo que se lo tenía que cambiar por uno judío. "Me quiso poner Eli, pero mi segundo nombre es Daniel, le dije que lo prefería y lo aceptó", cuenta Nadawo, licenciado en Antropología, Sociología y Criminología y padre de tres hijos.

Malko recuerda que a ella también le quisieron cambiar el nombre cuando aterrizó. "Pero me negué y conseguí mantener el mío", comenta.

Tanto Malko, como Nadawo y Aklum lamentan que a lo largo de los años, la comunidad etíope haya ido perdiendo una parte de su esencia para intentar integrarse en la sociedad israelí.

Los jóvenes son los que se enfrentan a un mayor "problema de identidad, comen falafel e injera (pan típico etíope)", indica Aklum.

"Quieren que borres tu pasado para construir tu futuro, pero lo bueno es combinar las dos cosas", sentencia.

Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала