Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Fallece Julio Scherer García, icono del periodismo contestatario en México

Síguenos en
El periodista Julio Scherer García, reconocido como el periodista independiente más combativo contra el poder en la historia reciente de México, falleció este miércoles a los 88 años por un choque séptico, informó la revista Proceso, cuyo consejo de administración encabezó hasta la fecha.

Scherer fundó el semanario de información y análisis Proceso en 1976, y desde entonces lo dirigió con su peculiar marca contestataria durante dos décadas, hasta 1996, sin retirarse por completo de su mesa redacción ni de la escritura.

El autor de 22 libros dedicados a sus crónicas de la intimidad de los poderosos, fundó la revista política más influyente de México luego de abandonar con 250 colaboradores la dirección del periódico Excélsior, entonces el más importante del país, tras una conspiración orquestada por el expresidente Luis Echeverría (1970-76).

"El legado de Don Julio fue siempre la crítica hacia el poder, ser la contraparte del poder, hurgar en los excesos del poder cualquiera que este sea, y su confrontación con Echeverría le dio esa impronta", dijo a Sputnik Nóvosti el subdirector editorial de Proceso, Salvador Corro.

Corro, uno de los más veteranos periodistas de Proceso, se excusó de ampliar sus opiniones para mantenerse fiel al legado de Scherer, quien eludía la atención de los medios, era reacio a ofrecer entrevistas o asistir a las presentaciones de sus numerosos libros de periodismo, que siempre entrañaron una crítica de las élites en el poder.

El presidente Enrique Peña, cuyo gobierno y sobre todo su longevo Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue blanco de la aguda pluma de Scherer –quien lo acusó de "mentir" y "corromper"–, publicó un escueto mensaje en su cuenta de Twitter:

Scherer llevó a las páginas de la revista Proceso a las mejores plumas del periodismo latinoamericano, como fue su amigo íntimo y premio nobel, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, quien durante años fue columnista en ese medio, y el galardonado cartonista argentino Fontanarrosam, con su ácido personaje Boogie, el aceitoso, paradigma de la mentalidad del sicario mercenario.

Julio Scherer asumió la dirección de Excélsior a los 42 años, en 1968 y desde sus páginas confrontó con los presidentes Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) y su sucesor Luis Echeverría.

Scherer fundó Proceso a los 50 años y el 7 de diciembre de 2014, un mes antes de su muerte, publicó su último texto en homenaje a su amigo escritor Vicente Leñero, ex subdirector y cofundador de Proceso.

El obituario de Proceso recuerda la postura independiente de Scherer, recordando que el 8 de enero de 1994, tras la declaración de guerra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) del Subcomandante Marcos, rechazó una invitación a fungir como intermediario en un diálogo con el gobierno.

Scherer declinó la oferta en defensa de su postura autónoma: "Mi condición de periodista me obliga a la imparcialidad, difícil de sostener en la doble condición de mediador y cronista de los acontecimientos que vivimos. Debo, pues, cumplir exclusivamente con las reglas de mi profesión", fue su respuesta, para luego realizar una célebre entrevista al líder rebelde encapuchado.

Scherer escribió un total de 22 libros entre 1965 y 2013, entre ellos uno dedicado al pintor comunista David Alfaro Siqueiros: La piel y la entraña (1965), y un retrato del poder en Los Presidentes (1986).

Otras obras confirman su vocación combativa, El poder: historias de familia (1990); Salinas y su imperio (1997); Pinochet, vivir matando (2000); Prensa y poder en México, e Historias de muerte y corrupción (2011), entre otros.

Scherer recibió en 1971 el premio María Moors Cabot, y fue periodista del año por Atlas Word Press Review de EEUU, en 1977.

En 1988 rechazó el Premio Nacional de Periodismo, que entregaba el Presidente de México, pero aceptó el Premio Nuevo Periodismo promovido por Gabriel García Márquez en 2002.

Finalmente aceptó el Premio Nacional de Periodismo en 2003, cuando su entrega se había "ciudadanizado", y en 2014 recibió la medalla John Reed por sus contribuciones a la libertad de expresión.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала