Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a

Una escuela de convivencia en Jerusalén

© Foto : Ana AlbaEscuela de convivencia en Jerusalén
Escuela de convivencia en Jerusalén - Sputnik Mundo
Síguenos en
La escuela 'Max Rayne Mano a mano' es un centro único en Jerusalén donde estudian casi 600 niños israelíes y palestinos, judíos, musulmanes y cristianos. Donde todos aprenden hebreo y árabe, todos estudian las narrativas de los dos pueblos y les explican que son seres humanos con el mismo valor y pueden vivir juntos y respetarse.

La escuela 'Max Rayne Mano a mano' es un centro único en Jerusalén donde estudian casi 600 niños israelíes y palestinos, judíos, musulmanes y cristianos. Donde todos aprenden hebreo y árabe, todos estudian las narrativas de los dos pueblos y les explican que son seres humanos con el mismo valor y pueden vivir juntos y respetarse.

Unos vándalos, presuntamente extremistas judíos, incendiaron el sábado pasado por la noche un aula de esta escuela, situada en el barrio de Pat, en Jerusalén oeste –la parte israelí de la ciudad–, muy cerca de la zona este, la palestina, que está ocupada por Israel.

La policía y los servicios de bomberos hallaron frases escritas con spray en el muro de la escuela como "No hay que coexistir con el cáncer" (en referencia a los árabes), “Muerte a los árabes” y “Kahane tenía razón”.

Kahane fundó el partido Kach, prohibido por el Gobierno israelí en 1988 por racista y anti-democrático. Entre otras cosas, Kahane sugería que el Gobierno israelí animara a los árabes a abandonar el estado de Israel y les compensara por ello. Si se negaban, Kahane proponía que permanecieran en Israel sin derecho a voto o que se les echara por la fuerza.

El colegio es la mayor institución de judíos y árabes del país. Ha sido co-dirigido por un judío y un árabe desde su fundación en 1998 por la organización no gubernamental Hand in Hand.

En los últimos años la escuela ha sido atacada en varias ocasiones por judíos de ultraderecha que han llevado a cabo pintadas racistas contra los árabes en sus paredes.

El ataque de la semana pasada provocó un gran impacto en los alumnos del colegio, a los que los profesores y psicólogos han tenido que explicar bien lo que ha ocurrido.

La noticia conmocionó a muchos ciudadanos que no tienen nada que ver con el centro escolar, pero que están en contra de la violencia y el racismo.

Esta mañana, unas 3.000 personas se han sumado a la marcha que el colegio ha organizado para rechazar la violencia y el racismo y decir bien alto que “nadie nos va a separar (a árabes y judíos)”, como se leía en algunas pancartas.

Con globos de colores azules y amarillos, carteles en hebreo, árabe e inglés, familias de la escuela, maestros y también gente ajena al centro se han sumado a la marcha para defender la convivencia entre árabes y judíos.

“Tengo tres hijos en esta escuela, quiero que se eduquen pensando que todos podemos vivir juntos. No tengo miedo, los niños están un poco asustados, pero tenemos que ayudarlos a superar esto”, ha explicado a Nóvosti Mimi, una madre palestina que lleva a sus hijos a Hand in Hand.

En la zona donde vive, la policía de fronteras ha instalado varios controles desde hace unos meses que dificultan la vida diaria de los palestinos del barrio.

“Estoy muy contenta de ver tanta gente hoy aquí que nos apoya”, ha añadido Mimi, que ha completado la marcha hasta el colegio, donde se han celebrado diversas actividades, entre ellas un pequeño concierto.

El hecho de que hayan acudido tantas personas a la marcha “demuestra que sigue habiendo gente que no ha perdido la cabeza, que cree que la democracia es también defender este tipo de cosas”, ha dicho Quique Kierszenbaum, padre de un alumno israelí del colegio.

“Esta semana ha sido muy dura, fue como si nos hubieran quemado la casa, fue un acto bárbaro y racista. Pero hoy cerramos esta semana con mucha claridad, con mucha gente que no tiene que ver con la escuela, algunos ni siquiera comparten nuestro mensaje, pero sienten que tienen que apoyarnos”, ha subrayado Kierszenbaum.

La policía sigue investigando el ataque, pero aún no ha arrestado a nadie sospechoso de estar implicado en él.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала