¡Usted se ha registrado con éxito!
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

La Explanada de las Mezquitas: corazón de conflictos

Síguenos en
La Cúpula de la Roca es probablemente el edificio más fotografiado por los turistas que llegan a Jerusalén y se ha convertido en símbolo de esta ciudad tres veces santa.

La Cúpula de la Roca es probablemente el edificio más fotografiado por los turistas que llegan a Jerusalén y se ha convertido en símbolo de esta ciudad tres veces santa.

Este lugar sagrado, construido entre los años 689 y 691 por decisión del califa omeya Abd al-Malik, alberga una roca desde la que la mayoría de musulmanes cree que el profeta Mahoma ascendió a los cielos a lomos de Buraq -su caballo alado-, acompañado por el arcángel Gabriel, que lo había llevado a la piedra para rezar con Abraham, Moisés y Jesús.

Otros estudiosos musulmanes consideran que Mahoma voló desde la mezquita de Al-Aqsa, el tercer sitio más sagrado para el islam, tras la Meca y Medina (Arabia Saudí). Al-Aqsa se encuentra en frente de la Cúpula de la Roca (santuario pero no mezquita). Los dos majestuosos edificios presiden el Al-Haram al-Sharif, el Noble Santuario, como lo llaman los musulmanes.

Este sitio emblemático por excelencia en Jerusalén, conocido como Explanada de las Mezquitas, es también el corazón del conflicto entre judíos y musulmanes y entre israelís y palestinos. La roca donde se dice que estuvo Mahoma es la Piedra Fundacional para los judíos, que creen que allí se situaba el Sanctasanctórum (Santo de los Santos), el lugar más sagrado del Primer Templo, edificado por el rey Salomón, donde solo entraba el Sumo Sacerdote. El Sanctasanctórum albergaba el Arca de la Alianza que contenía las tablas de la ley que Dios entregó a Moisés.

El lugar exacto donde se ubicaba este espacio se desconoce, pero en todo caso, los judíos consideran que ese recinto acogió el Primer Templo -destruido por los babilonios- y el segundo -arrasado por los romanos en el año 70- y lo denominan el Har haBayit, el Monte del Templo -la cima del Monte Moriah-. Para el judaísmo es el lugar más sagrado.

Judíos y musulmanes comparten la creencia de que en la piedra que esconde la cúpula de la Roca, Abraham preparó el sacrificio de su hijo cuando Dios se lo pidió. Los judíos piensan que el vástago era Isaac. En el Corán no se nombra al hijo, pero la mayoría de musulmanes creen que era Ismael.

El recinto estuvo gestionado durante siglos por las autoridades religiosas islámicas -el Waqf- y solo podían acceder a él los musulmanes. Los judíos rezaban, como ahora, en el Muro Occidental o Muro de las Lamentaciones, que pertenecía a la muralla de la plaza del Segundo Templo.

Durante el período en que la parte este de Jerusalén estuvo bajo el domino jordano, entre 1948 y 1967, los israelís no pudieron acceder a la zona. Cuando en junio de 1967, Israel ocupó el este de Jerusalén, que incluye la Ciudad Vieja, la bandera israelí ondeó brevemente en la Cúpula de la Roca, pero se retiró por órdenes del general Moshe Dayan.

El control de la Explanada de las Mezquitas se devolvió al Waqf "para mantener la paz". Israel prometió preservar los lugares religiosos y aprobó una ley que preveía libre acceso al recinto, pero prohibía que los no musulmanes pudieran rezar dentro o llevaran simbología religiosa.

Con la firma del histórico acuerdo de paz entre Israel y Jordania en 1994 se ratificó el "status quo" de la Explanada que regía desde que se inició la ocupación israelí y Jordania se encarga de administrar el recinto con las autoridades religiosas.

No obstante, grupos ultranacionalistas judíos intentan cambiar ahora esta situación. En los últimos años y especialmente desde hace unos meses, las visitas a la Explanada de las Mezquitas de judíos extremistas se han multiplicado.

A algunos los han detenido por intentar rezar en la zona, a pesar de que la mayoría de las corrientes religiosas judías -especialmente la ultraortodoxa y la ortodoxa- prohíben la entrada en el Monte del Templo porque no se puede pisar el lugar donde se encontraba el Sanctasanctórum y al desconocerse su ubicación exacta, es preferible no pisar ninguna parte del recinto.

No obstante, hay corrientes del judaísmo que aprueban entrar en partes del recinto donde se considera, por la información arqueológica e histórica que se ha conseguido, que no se ubicaba el lugar más sagrado.

También ha ganado peso el movimiento que aboga por "la destrucción de la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa y la reconstrucción del Tercer Templo", como reza el ideario del Movimiento de Fieles del Monte del Templo y la Tierra de Israel, que lidera el rabino extremista Yehuda Glick, que la semana pasada fue gravemente herido en Jerusalén, presuntamente por un palestino.

Las constantes visitas de grupos de judíos radicales han provocado graves disturbios por parte de los palestinos en la Explanada de las Mezquitas, que conllevan el consiguiente cierre del recinto por parte de la policía. El jueves pasado, la Explanada se selló completamente como no se hacía desde 1967, aunque algunas fuentes apuntan que en el 2000, durante la Segunda Intifada hubo un cierre casi completo. La causa fue el ataque a Glick.

Diputados de la Knesset (Parlamento israelí) están a favor de que se permita a los judíos rezar en la Explanada de las Mezquitas. Los representantes Miri Regev, del Likud (derecha) y Hilik Bar, del Partido Laborista, anunciaron en mayo que presentarían una propuesta de ley para que se autorice este rezo, que tampoco pueden llevar a cabo los cristianos.

Algunos analistas interpretan que los diputados podrían solicitar que se divida el recinto en dos espacios, uno para musulmanes y otro para judíos, como se hizo con la mezquita de Ibrahimi en Hebrón, donde se encuentran las tumbas de los Patriarcas Abraham, Sara, Isaac, Rebeca, Jacob y Lea.

La partición del edificio, un lugar sagrado para judíos (el segundo tras el Monte del Templo) y para musulmanes, se decidió después de que un colono judío de origen estadounidense, Baruch Goldstein, matara en la mezquita a 29 musulmanes.

En septiembre del año 2000, el entonces líder de la derecha israelí, Ariel Sharon, visitó la Explanada de las Mezquitas y encendió la mecha que llevó al estallido de la Segunda Intifada.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала